Aprendiendo a comer y desmontando mitos nutricionales

Publicado el 24 octubre 2019 por Marta Sánchez
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin

Nuria Romero Lozano es Dietista-Nutricionista, Graduada por la Universidad de Granada, ciudad en la que reside y ejerce la profesión de Dietista-Nutricionista en su propia consulta (Nuria Romero nutricionista). A Nuria siempre le ha gustado ayudar a la gente y en esta profesión vio la oportunidad perfecta para mejorar la salud y calidad de vida de las personas, por lo que se animó a estudiar la carrera.

Esa vocación de ayudar a la gente y el feedback positivo de sus pacientes le lleva a esforzarse más cada día para seguir aprendiendo y superar los obstáculos que tiene el hecho de ser una mujer emprendedora. Su carácter activo y creativo le lleva a implicarse en talleres y proyectos sobre nutrición, cosa que ya hacía en la Universidad organizando actividades divulgativas. Ahí fue cuando comprendió que la clave para lograr que la población mejore sus hábitos alimenticios de manera duradera, es brindarles de una buena educación nutricional.  Solo así puede lograrse lo que Nuria llama “el cambio de chip”. Es decir, pasar del “estoy a dieta” al “he cambiado mis hábitos de alimentación”. Para ello es fundamental que la persona tome conciencia de lo que realiza y de lo que debe mejorar para acercarse hacia un estilo de vida más saludable.

La metodología de trabajo de Nuria consiste en educar a la persona que acude a consulta para que sepa crear sus propios menús, enseñarle recetas saludables y deliciosas, aliños, a jugar con las especias, hacer elecciones saludables en la calle, comer de tupper, leer el etiquetado de los productos, a flexibilizar, gestionar diferentes situaciones y dificultades que se le pueden ir presentando, motivar y empoderar a la persona. En sus consultas siempre trabaja todos estos puntos, de cara a que el paciente adquiera total autonomía y sea capaz de continuar el hábito por su cuenta. La diferencia entre una dieta y un cambio de hábitos es que la primera es temporal, tiene fecha de caducidad. Además se asocia a pasar hambre, comer soso, no poder salir a la calle… como vemos, algo imposible de mantener a largo plazo. Sin embargo, en un cambio de hábitos aprendes que se puede disfrutar de la comida, comer sabroso y que sea saludable, que no pasa nada porque salgamos a tomar algo, o que tengamos una boda/cumpleaños. Somos personas y seres sociales y no es cuestión de vivir encerrados de por vida. Explica Nuria que “si no se trabajan todos estos aspectos en consulta, cuando la persona deba seguir por su cuenta no va a saber cómo gestionarlo, y va a vivir en la ‘montaña rusa’  de las dietas”.

Además, Nuria apuesta por hacer muy partícipe a la persona en todo el proceso. Debe implicarse y asumir su parte de responsabilidad. Por eso procura hacer consultas dinámicas en las que practican diferentes herramientas, para ir trabajando los distintos puntos mencionados, e ir así adquiriendo las diferentes habilidades. Sobre todo, la última parte del proceso, es la más práctica. Una vez el paciente ha adquirido bastante información, esta se ha ido poniendo en práctica poco a poco hasta que realiza por sí mismo los menús. Han adquirido autonomía con el sencillo símil de aprender a conducir.

Nos comentas, Nuria, que te has especializado en esta área de psiconutrición y coaching, ¿qué otras áreas de especialización tienes?

Otras especialidades que trabajo en consulta serían: alimentación vegetariana y vegana, embarazo y lactancia, dietoterapia (diabetes, celiaquía, colon e intestino irritable, alergias, intolerancia a la fructosa y lactosa, hipotiroidismo) y nutrición deportiva.

Mi pasión por el deporte viene desde muy pequeñita, por lo que desde que entré a la carrera tenía claro que quería especializarme en este área. Dentro de la nutrición deportiva, los deportes que más llevo serían: carrera (´running’), bici de montaña (MTB), triatlón, y crossfit®. También ayudo a los opositores a policía nacional, guardia civil y bombero a mejorar su rendimiento de cara a las pruebas físicas.

Dentro del área de nutrición deportiva consto también de la especialidad de antropometría por la ISAK. Lo cual me permite analizar la composición corporal del deportista de manera aún más específica, y poder así acercarle a su rendimiento máximo.

Aunque he centrado mi formación y experiencia en estas áreas, la nutrición infantil siempre me ha gustado. Estuve un año dando charlas y talleres formativos con el Ayuntamiento en los colegios de Granada, y he hecho talleres de cocina saludable con niños de 8-12 años. Guardo muy buenos recuerdos de esta época, por lo que actualmente me estoy especializando aún más en el área de nutrición infantil.

¿Trabajas sola o en equipo?

Actualmente trabajo sola, aunque me gustaría en un futuro cercano poder formar equipo con más Dietistas-Nutricionistas y profesionales de otras áreas. Considero que, como personas, somos un todo (cuerpo, mente, emociones, entorno, familia, trabajo….), y dichos factores van a influirnos en nuestro proceso de cambio de hábitos, no vamos a estar aislados. De ahí que vea importante trabajar  junto con profesionales de la actividad física, psicología etc.

Aunque no tenga un equipo en sí, siempre apuesto por un trabajo conjunto. De esta forma, si la persona que acude a mí está recibiendo a su vez ayuda de un entrenador/a ó psicólogo/a, siempre ofrezco que haya comunicación entre ambos profesionales, de cara a buscar lo mejor para la persona que acude a consulta.

Esta visión de trabajo global me llevó a formarme en coaching nutricional por Nutritional Coaching experts. Asimismo, he cursado la formación de experto en Psiconutrición, de cara a trabajar conjuntamente con profesionales de la psicología.

Nuria, ¿cómo es tu propia dieta? ¿De qué manera eliges cuidar tu alimentación?

Elijo cuidar mi alimentación desde la visión de que me quiero. Es una frase que suelo utilizar mucho en redes sociales #mecuidoporquemequiero. Es muy frecuente oir la frase de ‘de algo hay que morir’, a la cual yo siempre respondo: ‘por eso elijo vivir con la mayor calidad de vida que pueda’.

Por tanto, cuido mi alimentación desde el disfrute de la comida saludable. Como explico en consulta, comer sano puede ser delicioso si aprendemos recetas sencillas. Si disfrutas del camino, y es algo que te gusta, no es un esfuerzo. No se trata de controlarse, sino de disfrutar de lo que se hace, y saber flexibilizar. Comer 100% saludable los 365 días del año, dejaría de ser saludable, ya que estaríamos obsesionados por hacerlo perfecto, y dejaríamos de disfrutar del camino.

Además de la alimentación, soy consciente de lo importante que es ser activos, realizar deporte, encontrar nuestros momentos de desconexión y autocuidado, descansar bien, y cuidar el estrés. Trato por ello de aplicarlo lo máximo posible.

¿Hay muchas mentiras en torno a la alimentación? ¿Cuáles son algunas de esas mentiras?

Sí, desgraciadamente todo el mundo “sabe” de alimentación. Parece que por el hecho de comer ya todos somos especialistas en el área. Además, como en la mayoría de profesiones, hay mucho intrusismo, lo cual daña la imagen de los Dietistas-Nutricionistas.

Esto, sumado al auge de las redes sociales, puede a veces crear más confusión aún. ¡Ojo! No tengo nada en contra de las redes sociales, de hecho en mi instagram, y Facebook, suelo hacer mucha divulgación sobre nutrición. Es simplemente que, como cualquier otra fuente de internet, debemos ser críticos, ya que siempre vamos a encontrar mucha información y desinformación.

Por ello, hay que tratar de fiarnos más de cuentas/páginas/blogs de profesionales especializados en el áreas que estemos leyendo, y también sacar nuestro propio juicio crítico. No hay que seguir todo a pies juntillas siempre. También es conveniente percibir si esa persona está actualizada. En áreas de ciencias el mundo avanza a pasos agigantados y “donde dije digo… digo Diego”. No es que pretendamos liaros, es que se avanza y se hacen nuevos descubrimientos, y por tanto las recomendaciones pueden variar.

En cuanto a las mentiras más típicas: la fruta tiene mucho azúcar, el pan engorda, el huevo tiene mucho colesterol, o hay que hacer cinco comidas al día, pueden ser algunas de las más comunes y perpetuadas en la población. Por eso escribí este post y la segunda parte, hablando de los mitos más típicos en cuanto a la alimentación.

¿Cuándo se debe comer la fruta: a principios de la comida, al final, o entre las comidas?

Cualquier momento es bueno para tomar fruta, no hay ningún momento específico en el que sea mejor. 

Si por ejemplo tienes un poco de apetito tras comer, puedes acabar con una fruta, pero si ya estás saciado/a, no hay que forzarse a tomarla. Hay personas que entre horas les va bien, pero hay otras que solo realizan 3 comidas en el día, y llegan con un apetito normal a las mismas, por lo que no vería necesario incluirla entre horas. Puede tomarse de postre, ó el desayuno ó incluirlo en la ensalada del medio día y/o cena.

Previo a la comida simplemente lo recomiendo en caso de llegar con mucha hambre, porque sin querer ese día se nos haya pasado un poco la hora, entonces como una a media mañana muy tardía.

A fin de cuentas se trata de escuchar tu cuerpo, las sensaciones de hambre y saciedad, y saber por tanto, cuándo te vendría mejor incluirla. Si escuchas tu cuerpo, tú mismo/a puedes autorregularte, ya que tu apetito no va a ser el mismo cada día. Habrá veces que necesites postre, otras que no, algún día harás una comida a media mañana o incluso dos y otros días ninguna… Somos seres vivos y cambiantes, (biología, fisiología…) y no podemos pretender tener todo milimetrado como si fuéramos matemáticas.

 Mi página web, la dejo aquí: www.nuriaromeronutricionista.com 

El conocimiento es el mejor aliado para comer sano

Nuria Romero vive la nutrición con la pasión de quien desea ayudar a la gente a mejorar su calidad de vida y su salud. Para ello, trata de condensar y transmitir los conocimientos adecuados para dotar de “autonomía nutricional” a sus pacientes. Procura que estos entiendan el concepto del cambio de hábitos alimenticios y que lo lleven a cabo de manera gradual y no traumática para lograr mayor adherencia a los nuevos hábitos.

 

CrossFit® es una marca registrada de CrossFit Inc.

Comparte el artículo:
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin
Publicado el 24 octubre 2019 por Marta Sánchez
Últimos Artículos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cómo funciona ProntoPro

Haz una solicitud
1

Haz una solicitud

Dinos que te hace falta en pocos clics
Compara los presupuestos
2

Compara los presupuestos

En poco tiempo recibirás 5 presupuestos personalizados.
Elige al profesional
3

Elige al profesional

Elige al profesional más adecuado para ti después de haber comparado las ofertas y consultado los perfiles.