Ayudando a que los demás puedan ayudar mejor

Publicado el 24 octubre 2019 por Marta Sánchez
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin

Ramón Pérez Lucena, aunque jienense de nacimiento comenzó sus estudios de derecho en Sevilla. Los terminó en Girona, y empezó a ejercer como abogado en Marbella en 1983, desde donde marchó a Roma, ciudad en la que trabajó seis años, obtuvo un doctorado en derecho y empezó su labor con fundaciones. También se dedicó a la búsqueda de recursos. Ambas actividades las sigue realizando desde 1992 ya en Zaragoza. Actualmente, Ramón forma parte de fundaciones como Fundacom, de los directivos de la comunicación de España, de las fundaciones Castillo de Loarre, Carlos Pauner, Músicos por la salud, etc.

Su dedicación tan específica surgió ante las trabas y dificultades que encontraban muchas personas que querían hacer algo por los demás. Quiso ayudar a que otros ayudaran y con el tiempo, esta tarea se fue profesionalizando. Desde su despacho se contribuye a la constitución de fundaciones, a músicos, a deportistas y clubs deportivos, a organizaciones animalistas y medioambientales, sanitarias, familias, temas sociales… también por temas culturales, enfermedades raras, cooperación internacional… ejemplos se pueden ver en abogadodefundaciones.com o en la asociación de fundaciones, Pymef, que Ramón preside.

En 2013, para manejar el incremento de fundaciones requiriendo sus servicios, Ramón se asoció al grupo Alcázar y a través de «Alcázar Mecenazgo» inició una nueva etapa uniendo al trabajo de constituir fundaciones el asesoramiento contable, fiscal y jurídico. Cuenta actualmente con oficinas abiertas en Málaga, Granada, Madrid, Zaragoza, Huesca y Barcelona. Son ya más de 130 las fundaciones que son asesoradas con un equipo muy profesional de economistas, fiscalistas, abogados, expertos en redes, etc.

Ramón, ¿qué destacas de tu profesión como abogado de fundaciones? ¿Con qué tipo de problemáticas tienes que lidiar día a día?

La especialidad, únicamente trabajo para las fundaciones, ha convertido nuestro despacho en único en España. De hecho, constituimos más de 40 fundaciones al año por toda la geografía y asesoramos a casi dos centenares de fundaciones. En buena parte nuestro éxito se debe a la falta de unidad de criterio de la administración, a sus pegas y obstáculos sin motivo.

Mientras que una sociedad mercantil se puede poner en marcha en dos días, y una asociación casi en menos tiempo, una fundación, que es un derecho fundamental amparado en nuestra Constitución por el artículo 34 (Se reconoce el derecho de fundación para fines de interés general, con arreglo a la ley) y que debería ser animado, favorecido, sólo obtiene dificultades. De hecho es un derecho que al igual que otros preceptos del capítulo II del Título I de la Constitución vincula directamente a las Administraciones Públicas (sin necesidad de mediación del legislador ordinario ni de desarrollo normativo alguno) tal y como se desprende de la STC 80/1982.

¿Qué parte de tu equipo de trabajo es esencial? ¿Hay algún elemento que nunca debería faltar?

Pienso que una parte muy importante de nuestro trabajo es la confianza, especialmente en un sector casi sin especialistas, y la receptividad antes los fines de interés general que mueven a las personas a buscar en las fundaciones su traje jurídico más apropiado.

Muchas veces, cuando me reuno por ejemplo con entidades que buscan ayudar a las personas mayores con la forma jurídica de sociedades mercantiles, ante su cara de asombro, les digo: lleváis años tomando el sol en la playa vestidos de bomberos al ser sociedades mercantiles, cuando el traje de baño habría sido vuestro traje jurídico ideal. ¿Por qué pagar impuestos cuando el Estado te dice que si lo haces con esta forma jurídica tienes beneficios fiscales? 

Muchas de las tareas de las fundaciones son actividades, de interés general, que el Estado debería realizar y no llega a hacer, por falta de proyecto, de perseverancia, de dinero.

¿Cuáles son los beneficios que reciben las organizaciones al contar con la ayuda de un abogado de fundaciones?

La mayor parte de las veces, el principal beneficio es el ahorro en el tiempo y evitar futuros problemas. Si actualmente una fundación de ámbito nacional puede llegar a tardar la decena de meses en ser registradas, cualquier error o descuido por no haber sido bien asesoradas puede llevar a superar el año de tardanza en ser registrada la fundación y así obtener la personalidad jurídica.

El BOE está lleno de ejemplos de fundaciones constituidas hasta dos años antes de su registro. Buena parte de culpa de esto lo tienen los protectorados con falta de unidad de criterios, con cambios no legales que ni avisan y hasta por parte de algunos funcionarios, sobre todo en protectorados de algunas comunidades, que no conocen lo que es una fundación.

¿Qué se necesita para constituir una fundación? ¿Cuáles son los detalles e impuestos a tener en cuenta?

Para constituir una fundación se necesita tener la posible solución a un problema, a una necesidad y querer ayudar con sus propios medios o con los de otros. Luego, en la práctica necesitamos unos estatutos, una dotación fundacional y al menos tres personas (físicas o jurídicas) que serán los miembros del patronato, su órgano de gobierno.

La constitución de una fundación no tiene impuestos que pagar, aunque fuera aportando grandes inmuebles, luego a lo largo de su vida está exenta de impuestos estatales como el impuesto de sociedades y locales como el IBI. De todos modos, no es el fiscal el principal motivo para constituir una fundación, algunas veces es por imagen, pero siempre el motivo principal es la consecución de fines de interés general, lo que afecta a muchos.

Guía en la jungla normativa de las fundaciones

Ramón Pérez Lucena nos explica que la situación normativa de las fundaciones en España complica la intención de las personas de perseguir fines de interés general. Ante el laberinto normativo, Ramón ofrece una guía eficaz y asesoría profesional y experimentada para que los promotores de la fundación puedan llevar a buen puerto su proyecto. Mediante esta especialización como abogado, Ramón contribuye a mejorar la sociedad facilitando que más personas y fundaciones persigan fines de interés general de los que todos nos beneficiamos como miembros de la ciudadanía.

Comparte el artículo:
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin
Publicado el 24 octubre 2019 por Marta Sánchez
Últimos Artículos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo funciona ProntoPro

Haz una solicitud
1

Haz una solicitud

Dinos que te hace falta en pocos clics
Compara los presupuestos
2

Compara los presupuestos

En poco tiempo recibirás 5 presupuestos personalizados.
Elige al profesional
3

Elige al profesional

Elige al profesional más adecuado para ti después de haber comparado las ofertas y consultado los perfiles.