Consejería de seguridad para garantizar el cumplimiento de las normativas

Publicado el 2 octubre 2019 por Marta Sánchez
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin

Germán Cañavate Buchón, valenciano de 43 años que reside en su ciudad natal, se licenció en Bioquímica y su primera vocación fue la investigación. Pero, tras estar un año trabajando en un laboratorio del CSIC, decidió pasarse al sector industrial y pronto descubrió que la consultoría en PRL y en mercancías peligrosas es un trabajo muy entretenido, dinámico y que da la posibilidad de conocer a mucha gente interesante y muchos procesos industriales asombrosos. Comprendió que había encontrado en este empleo su verdadera vocación.

Desde hace 20 años, Germán se dedica a la seguridad y a la salud como técnico de prevención de riesgos laborales y a la asesoría para el transporte de mercancías peligrosas por carretera (Consejero de Seguridad). En el 2002 empezó como asesor de seguridad en prevención de riesgos y en el 2004 (tras enterarse de la por entonces nueva normativa sobre ADR) se presentó por su cuenta al examen de consejero, logrando obtener la titulación. Pronto comprendió que las empresas apenas conocían la normativa y no entendían que debían contratar a un consejero de seguridad.

Contactó con Ecosmep, una de las pocas empresas que se dedicaban a dar soporte en mercancías peligrosas y ADR de forma seria y ahí sigue trabajando a día de hoy. La red de consejeros de Ecosmep les permite abarcar toda la geografía española. Aunque forma parte de un equipo, Germán indica que es un trabajo que se realiza en solitario.

Dada su procedencia formativa en bioquímica, Germán empezó con la higiene industrial (mediciones de contaminantes químicos, ruido, agentes biológicos, etc…). Después se especializó en el asesoramiento relativo al uso, etiquetado, manipulado y almacenaje de productos químicos peligrosos en la industria. Más tarde pasó al ámbito del ADR como consejero de seguridad en Valencia, cuyo mayor desarrollo se basa en lo referente a las mercancías peligrosas.

¿Qué fue lo que os motivó a abrir Ecosmep como la mejor opción para obtener un servicio de consejería de seguridad para manipular y transportar mercancías peligrosas?

Ecosmep es un servicio de consultoría basado en un profundo conocimiento de la normativa. Cuando surgió esta actividad, había muchas dudas y muy pocos profesionales de la materia. En el año 2003, éramos muy pocos los que nos dedicábamos a este tema y teníamos un profundo mar de dudas.

Ecosmep empezó como un servicio de asesoramiento y consultoría en materia de ADR, trabajando conjuntamente con la administración para ser capaces de entender entre todos los requisitos de la vasta normativa que regula el ADR.

¿Qué parte de vuestro equipo de trabajo es esencial para garantizar un mejor servicio? ¿Hay algún elemento que nunca debería faltar para manipular y transportar mercancías peligrosas? ¿Por qué?

El equipo de trabajo que utiliza un consejero de seguridad es su conocimiento. Personalmente, voy siempre con mi ropa de seguridad obligatoria (calzado, chaleco reflectante, etc…), una libreta un bolígrafo y el móvil para hacer fotografías (antiguamente era una cámara digital).

Llevo varios años llevando mi portátil a las visitas de asesoramiento, pues al trabajar con una plataforma web online, puedo elaborar el informe de visita y chequeo de seguridad tras la visita. Lo cual me permite ser mucho más eficaz, pues cuando salgo por la puerta el cliente ya dispone de su certificado de formación, diplomas y plan de acción a desarrollar para resolver las deficiencias.

Para manipular mercancías peligrosas, personalmente recomiendo utilizar el medio de transporte más adecuado según embalaje utilizado. Normalmente se trata de mercancías peligrosas en bultos paletizados y bien flejados, en lo que se llama sobreembalaje y se moviliza con una carretilla elevadora.

¿Cuál es el procedimiento que seguís para brindar un servicio de consejería de seguridad lo más acertada posible?

El procedimiento de trabajo consiste inicialmente en hacer una visita técnica y documental con la persona encargada de la organización de gestionar este tema. Verificamos sus obligaciones legales al respecto (si transportan, cargan o descargan) y vemos el nivel de cumplimiento.

A partir de aquí, empezamos a trabajar a dos niveles. Por un lado, visitamos todos los centros donde se manipulan estas mercancías peligrosas y formamos a los operarios involucrados. Además, se realiza una visita técnica de seguridad anual para comprobar que se aplican los procedimientos de carga y descarga y otros muchos relacionados con el transporte.

Y por otro lado, hacemos una visita de asesoramiento con la persona que gestiona el ADR de la organización, para informar del resultado de cada una de las visitas de seguridad y asesorar sobre el resto de obligaciones documentales y técnicas que tienen que desarrollar.

En definitiva, se trata de un servicio de consultoría donde prima el buen trato, la cercanía y sobre todo la confianza entre el Consejero y la empresa.

¿Cuáles son las principales diferencias entre transportar mercancías peligrosas en carreteras, ferrocarriles, barcos o aviones? ¿Qué consejos les darías a vuestros clientes para seleccionar la mejor opción dependiendo de sus exigencias y necesidades?

En general, podríamos decir que no existen muchas diferencias de cumplimiento legal entre los distintos medios de transporte por carretera, ferrocarril, vía navegable o por avión. Existe una necesaria correlación en los requisitos más básicos como el etiquetado, cartas de porte, formación, etc… puesto que existe lo que se llama el transporte multimodal, que es cuando una mercancía peligrosa inicia su transporte por un medio y acaba con otro: como puede ser el caso de las mercancías que llegan en camión hasta el puerto para salir por vía navegable a otros países.

A partir de aquí, el cliente debe tomar su elección de transporte en base a criterios económicos y tiempos de entrega razonables. Es decir, todos los medios de transporte son igual de seguros, por eso existe una normativa armonizada que debe garantizar la seguridad sea cual sea el medio de transporte elegido. Es aquí donde nos toca trabajar a los consejeros de seguridad. Para asegurar que sea cual sea el medio elegido, se cumplan los requisitos legales de transporte.

Aconsejando cómo mantener la seguridad y cumplir las normas

Germán lleva a cabo una labor esencial para muchas empresas de diversos sectores, tanto en prevención de riesgos laborales como en el transporte de mercancías peligrosas. La compleja y heterogénea normativa que rige muchos de estos ámbitos provoca que algunas empresas no sean conscientes de lo importante que es cumplir las reglas. No solo para evitar las sanciones por incumplimiento, sino, sobre todo, para evitar percances y accidentes que pueden resultar extremadamente lesivos no solo para los empleados de la empresas sino incluso para el público. En el peor de los casos, dichos incumplimientos o inobservancias de las normas pueden incluso poner en peligro la persistencia de la empresa incumplidora en el mercado. Es por eso que la asesoría de profesionales como Germán resulta esencial y necesaria.

Comparte el artículo:
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin
Publicado el 2 octubre 2019 por Marta Sánchez
Publicado en: Cuidado y Asistencia
Últimos Artículos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo funciona ProntoPro

Haz una solicitud
1

Haz una solicitud

Dinos que te hace falta en pocos clics
Compara los presupuestos
2

Compara los presupuestos

En poco tiempo recibirás 5 presupuestos personalizados.
Elige al profesional
3

Elige al profesional

Elige al profesional más adecuado para ti después de haber comparado las ofertas y consultado los perfiles.