Creando conciencia y fomentando la prevención en materia de seguridad alimentaria

Publicado el 29 abril 2020 por Marta Sánchez
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin

Cipriano González, vive en Sevilla y se dedica a ayudar a las empresas de alimentación a cumplir con todos los requisitos que exige sanidad y a que tomen las medidas apropiadas para evitar que sus productos causen algún problema sanitario en la población.

Actualmente trabaja solo, como autónomo, en empresa: Concali Calidad Alimentaria., aunque no es extraño que trabaje de forma colaborativa con otros profesionales cuando los proyectos son grandes o necesita de personas que estén más especializadas que él en algún tema en concreto, y también en algunas ocasiones para evitar desplazamientos excesivos a otras zonas de España que le quedan distantes, compensa coordinando con algún profesional de la zona.

Su especialidad son los establecimientos de hostelería y la pequeña industria alimentaria, pero además de esto, trabaja como auditor de certificación de la norma del ibérico, que es una norma de obligado cumplimiento para todas las empresas que fabrican o comercializan jamones, paletas o cañas de lomo ibéricas.

Su mayor motivación ha sido su propia formación como Licenciado en Farmacia. Probó trabajar en este sector durante un periodo de 2 años aproximadamente, pero pronto vio que no le  terminaba de llenar, debido a que no podía acceder a ningún puesto superior dentro de la empresa.

Mientras se desempeñaba como farmacéutico adjunto en una oficina de farmacia, buscó algo que le permitiera crecer como profesional y se adaptara a sus inquietudes. De esta forma   inició sus estudios en un Master sobre Seguridad Alimentaria, una rama en la que podía aplicar los conocimientos adquiridos en su formación académica y un sector que está en crecimiento. 

Lo que más le entusiasmó desde el inicio, es  la posibilidad de aportar su granito de arena a la sociedad, contribuyendo a la protección de la salud de los consumidores y en la concienciación de las empresas para que cumplan con las medidas adecuadas en materia de seguridad alimentaria.

¿Qué es lo más apasionante para Concali del trabajo en el área de seguridad agroalimentaria?

 Al dedicarme de lleno a pequeñas empresas que en muchos casos son proyectos familiares o personales, me complace enormemente ayudar en estos proyectos a tomar forma y cumplir los sueños de estas personas. Cuando se monta una empresa hay muchas cosas a tener en cuenta y todo se puede hacer cuesta arriba, y si se trata de una empresa de alimentación, los requisitos son aún mayores, debido a la responsabilidad que tiene estar gestionando la comida que va a consumir posteriormente la gente.

Por tanto, significa tener de alguna manera en sus manos la salud de la población. Este hecho hace que muchos pequeños proyectos se queden en el camino sobrepasados por trámites y desconocimiento sobre medidas de seguridad alimentaria que deben aplicar. Es en ese punto  que mi trabajo les da el empujón que necesitan para llegar a cumplir sus sueños.

Otro momento que me gusta mucho es cuando me llama un nuevo cliente que ha tenido una inspección y por desconocimiento no cumplía con todos los requisitos y le ayudo a arreglarlo todo y además les enseño que mantener las normas de seguridad alimentaria muchas veces no es tan complicado, sino que una vez asumido como una rutina, se puede hacer sin que sea un esfuerzo desmedido (como puede parecer en un principio).

¿Cuáles son las herramientas indispensables para llevar a cabo vuestra labor en el campo agroalimentario?

Las principales herramientas son empatía y paciencia, ya que mucha parte del trabajo consiste en motivar al personal para que entienda la importancia de las medidas preventivas y que las cumpla siempre.

Pero si te refieres a instrumentos, el más importante sin duda es el termómetro, ya que la temperatura es la clave en muchos de los procesos para eliminar la carga microbiológica o evitar que esta se reproduzca. También se usan equipos para medir el estado del aceite de fritura, para analizar el agua y algunos controles más.

¿Qué tipo de asesoría alimentaria ofrecéis a vuestros clientes?

Por un lado ayudamos a las empresas a gestionar y conseguir el número de registro sanitario o autorización sanitaria necesarios para ejercer su actividad, para lo cual, no solo se hace un trámite administrativo, sino que se asesora al cliente en las características que deben cumplir las instalaciones, se establece un sistema de autocontrol en el que se establecen las medidas especificas para cada empresa que tienen que tomar para asegurar la seguridad de los productos que elabora o comercializa y se forma al personal.

Por otro lado, damos formaciones para mejorar el conocimiento de los trabajadores e implicarlos en los controles de seguridad alimentaria que quedan en sus manos.

También informamos a nuestros clientes de la nueva legislación sanitaria que va saliendo y cómo aplicarla a su empresa, realizamos auditorías higiénico-sanitarias que sirven para detectar fallos y posibles mejoras en las medidas de seguridad alimentaria.

¿Dónde y cómo procedéis para realizar las auditorias higiénico-sanitarias?

Realizamos estas auditorías en empresas de hostelería, distribución y en industrias. Estas auditorías se pueden hacer frente a cumplimiento de la legislación vigente o también frente al cumplimiento de normativas específicas, como puede ser IFS o BRC, que son norma de seguridad alimentaria muy estrictas que no son obligatorias, pero su cumplimiento facilita a las industrias acceder a los mercados extranjeros y a los grandes distribuidores. 

En estas auditorías seguimos un check list y vamos comprobando el estado de las instalaciones, las prácticas de manipulación del personal, la correcta aplicación de los protocolos establecidos en el sistema de autocontrol de la empresa, y además se verifican mediante termómetro calibrado el correcto funcionamiento de los equipos de frío y se toman muestras para analizarlas en el laboratorio.

Trabajando por la seguridad alimentaria, porque la salud cuenta

Porque la salud cuenta, Concali Calidad Alimentaria., es el nombre de la empresa de Cipriano González, un autónomo que decidió emprender en su ciudad natal, Sevilla, en el sector de la seguridad alimentaria. Su trabajo consiste en ayudar a las empresas de alimentación, tales como las de hostelería y pequeña industria alimentaria, a cumplir con todos los requisitos exigidos por sanidad y a que tomen las medidas preventivas necesarias para que sus productos sean garantía de una alimentación saludable. También se encarga, como auditor, de la certificación de la norma del ibérico. Disfruta pudiendo contribuir a la protección de la salud de todos los miembros de la sociedad, en su condición de consumidores  de alimentos. Asimismo, se dedica a generar conciencia en las empresas para que cumplan con las medidas adecuadas en materia de seguridad alimentaria.

Comparte el artículo:
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin
Publicado el 29 abril 2020 por Marta Sánchez
Últimos Artículos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo funciona ProntoPro

Haz una solicitud
1

Haz una solicitud

Dinos que te hace falta en pocos clics
Compara los presupuestos
2

Compara los presupuestos

En poco tiempo recibirás 5 presupuestos personalizados.
Elige al profesional
3

Elige al profesional

Elige al profesional más adecuado para ti después de haber comparado las ofertas y consultado los perfiles.