Cuidando de tus mascotas

Publicado el 29 noviembre 2019 por Marta Sánchez
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin

Desde siempre le atrajeron los animales. En el momento de tomar la decisión final de qué opción de estudio tomar, siempre surgen dudas. Pero pudo más la motivación y el amor por los animales que otras opciones que también barajaba. Desde entonces iniciaron un camino largo, del que aún queda un largo recorrido y esperan que no por ello dejen de sentir lo que hizo que se inclinaran por esta opción. Hoy entrevistamos a Sergio Ruiz Montero, 42 años, nacido en Burgos y con una afición desde pequeño por los animales. Otros hobbies que le acompañan desde crío son el deporte, los amigos, y desde hace unos quince años, su mujer y sus hijos.

Lleva más de doce años realizando cursos, másters y acudiendo a congresos de carácter nacional e internacional dirigido a la especialización en traumatología, ortopedia, neurología y neurocirugía. Hace dos años y medio, deciden dar un pequeño giro e impulso a la clínica, y adquieren un aparato de tomografía computarizada, cuya versatilidad diagnóstica les iba a permitir contar en la ciudad, con uno de los sistemas de diagnóstico más completos que existen actualmente en medicina veterinaria. Puede nombrar como puntos estrella, la posibilidad de diagnosticar y delimitar problemas de naturaleza oncológica, neurológica, traumatológica, ortopédica, vascular y estructural para poder emitir tanto un pronóstico como las alternativas terapéuticas adecuadas, bien sean médicas, quirúrgicas o una combinación de ambas.

La clínica Veterinaria Vistalegre, surgió en un principio prácticamente sin pensarlo. Poco a poco, y pasando los meses, el proyecto fue tomando forma, y la ilusión y las ganas de intentarlo por cuenta propia fue creciendo. De esa manera, en julio de 2004, se inauguraron las instalaciones de la clínica. Estas instalaciones, de manera continua y progresiva, hasta la fecha actual, se han ido reformando, renovando y ampliando para intentar ser una clínica única y diferente en Burgos. En un principio, comenzaron a trabajar únicamente un veterinario y una auxiliar. Actualmente, son tres auxiliares, cinco veterinarios y una persona de limpieza. Cada uno está dirigiendo su carrera hacia las áreas de trabajo que más le interesa, intentando cubrir al máximo las necesidades de sus clientes.

¿Qué es lo que más os gusta de atender animales en Clínica Veterinaria Vistalegre? ¿Cuál es el animal más extraño que habéis atendido hasta ahora?

Obviamente, lo que más satisface, es ver cómo la gente tiene la confianza de poner en nuestras manos a sus mascotas. Hay que entender que este concepto ha evolucionado de manera exponencial en los últimos años, y para los propietarios estos pequeños bichitos son parte de su familia. Con lo cual, el pensar que nos los traen y entregan para cortar uñas, vacunar, diagnosticar, tratar e incluso someter a pruebas y cirugías complicadas, nos llena de orgullo, pero también de responsabilidad.

Si además de esto, tenemos en cuenta que estos animales son considerados como un artículo de lujo con el gravamen del 21% de IVA, y que no existen ayudas sanitarias como en medicina humana, hay que pensar que el esfuerzo por parte de los clientes no es sólo emocional, sino también económico.

En cuanto al animal más extraño, es difícil comentar uno. Atendemos únicamente pequeños animales, ya sean los tradicionales de compañía, o bien alguno menos común. Quizá el que se lleve una mención especial, por ser algo diferente, es un corzo. El pobre animal fue encontrado en una cuneta por un cliente, y lo trajo a la clínica a ver si podíamos hacer algo por él. Desgraciadamente, el estado del animal era extremadamente delicado y a pesar de intentarlo no conseguimos sacarlo adelante. Por lo que pudimos comprobar, fue atropellado, presentaba múltiples lesiones y una fractura craneal cuya herida, para más complicación, estaba invadida por larvas de mosca.

¿Qué parte de vuestro equipo de trabajo es esencial? ¿Hay algún elemento que nunca debería faltar?

Quizás, como hemos anticipado anteriormente, lo que más diferencia a la clínica es el TAC. En estos momentos es el único de la provincia, y en su momento fue el primero que se instaló en Castilla y León. Desde entonces han ido incorporándose más en la región, pero de momento continuamos siendo los pioneros y únicos en Burgos capital y provincia. Por eso, muchos compañeros nos remiten casos que requieren de este procedimiento diagnóstico para intentar concluir y determinar el problema del animal, y poder poner una solución adecuada y resolutiva. 

También, nos refieren bastantes casos de traumatología y neurología principalmente, aunque el equipo que forma parte actualmente de la clínica cubre prácticamente todas las necesidades de la mascota, y lógicamente, como todo grupo de trabajo, es importante desde la primera a la última pieza del equipo para que todo funcione debidamente. 

Por lo tanto, consideramos que el elemento que nunca debería faltar en un negocio de nuestro tipo es la coordinación, el trabajo multidisciplinar coordinado, y el trato personal, concreto y directo con cada paciente, además de la empatía con los propietarios, entendiendo en cada momento por lo que ellos pasan y lo que sufren ante las patologías y problemas de sus pequeños.

¿Cuáles son las emergencias más comunes que os toca atender? ¿Cómo procedéis?

Esta podría ser una pregunta de respuesta muy larga, pero a groso modo, y dependiendo de la época del año, las urgencias más frecuentes pueden ser por ejemplo en verano: espigas que se introducen en oídos, ojos, interdigitales, etc. Unas “amigas” muy pesadas en esta época del año. Reacciones alérgicas por picaduras de insectos y culebras/víboras, atropellos, golpes de calor. 

En invierno: tos de las perreras, atropellos (menos frecuentes por la menor cantidad de luz del día), gastroenteritis etc. 

Y luego, sin especificar época del año, siempre existen las típicas situaciones en las que se “resisten” a traer al animal durante la semana, pero continúa estando mal, y se deciden durante el fin de semana a acudir, porque está peor, o ellos no aguantan verle así.

¿Cuáles son los errores más comunes que cometen los dueños de mascotas? ¿Algún consejo que dariais a dueños de mascotas?

Los errores más comunes son casi los mismos que en medicina humana. Los propietarios, tienden a intentar un tratamiento previo a acudir al veterinario, y si no da resultado, es cuando vienen a consulta. El problema de esto, es no solo que el cuadro ha progresado y clínicamente puede estar más grave el animal, sino que pueden existir incompatibilidades entre el tratamiento que nosotros tenemos que instaurar con el ya administrado en su casa. 

Otro error importante, es la falta de tiempo y el miedo al “sablazo” económico. Conviene advertir, que si un animal se encuentra apático o mal durante unas horas o un día, puede no revestir importancia. Pero si esa sintomatología continúa en el tiempo, sería adecuado con la mayor brevedad posible el acudir a un especialista. Con esto conseguimos dos cosas: una, estar a tiempo de coger el proceso en sus fases iniciales y que las pruebas diagnósticas sean en menor número necesarias (con el consiguiente ahorro económico) como el pronóstico pueda ser mejor. Sin embargo, cuando un animal lleva varios días mal, por protocolo nos vemos abocados a realizar un panel completo de pruebas diagnósticas que pueden llevar al propietario a la sensación de que el gasto es muy superior al esperado. Y es muy importante, que la gente conozca que las pruebas son fundamentales para intentar emitir un diagnóstico y/o un pronóstico para el proceso que sufre el animal. 

Es cierto, que en numerosas ocasiones estas pruebas están dentro de la normalidad. Esto no quiere decir que se hayan realizado sin necesidad, sino que entran dentro de un protocolo y nos sirven para ir descartando enfermedades y patologías que están dentro de un diagnóstico diferencial, que conviene ir acotando, para intentar llegar al punto concreto de la dolencia del animal, para así tomar la decisión adecuada. Por desgracia, todo esto, al tratarse de un servicio privado, conlleva unos costes. 

Resumiendo brevemente, podemos decir, que el sector veterinario, de moda en estas últimas fechas, por problemas sanitarios recientes que han afectado a la población española, es un gremio un tanto especial. Por una parte, se nos exige una formación continua, unos conocimientos científicos tanto generalistas como de especialidad muy elevados, una equipación en nuestros negocios completa, una atención exquisita tanto a propietarios como a mascotas, pero sin embargo todavía hay una considerable masa social, que quiere todos estos servicios a un coste bajo. Lógicamente, esto es muy complicado. Y podríamos poner muchos ejemplos de distintos sectores económicos en los que sería inviable mantener infraestructuras de última generación y profesionales en continua actualización formativa con una repercusión económica de sus servicios de bajo coste.

No son caprichos, son familia

Tener un animal de compañía, supone una gran responsabilidad. Aquellos que adquieren un perro o un gato por poner un ejemplo y lo hacen sin tener en cuenta lo que ello supone, los acaban descuidando o incluso llegan a abandonarlos. Las mascotas, requieren una serie de cuidados, que son necesarios para vivir con salud. Necesitan acudir al veterinario con cierta frecuencia para ser vacunados y para sus revisiones periódicas.  Si además de ello, notamos cualquier comportamiento anómalo del animal, con más razón aún hay que llevarlo sin falta a que el profesional le haga las pruebas pertinentes que dictaminen si sufren alguna enfermedad. Es muy importante mentalizarse de que los animales, no son juguetes, ni caprichos, son seres vivos, que en el caso de las mascotas forman parte del entorno familiar y por ello hay que tratarlos como tales.  

Comparte el artículo:
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin
Publicado el 29 noviembre 2019 por Marta Sánchez
Últimos Artículos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo funciona ProntoPro

Haz una solicitud
1

Haz una solicitud

Dinos que te hace falta en pocos clics
Compara los presupuestos
2

Compara los presupuestos

En poco tiempo recibirás 5 presupuestos personalizados.
Elige al profesional
3

Elige al profesional

Elige al profesional más adecuado para ti después de haber comparado las ofertas y consultado los perfiles.