Danza oriental: un viaje musical y plástico al Oriente

Publicado el 3 junio 2020 por Marta Sánchez
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin

Miren González, bailarina y profesora de danza oriental en Bilbao y alrededores, se dedica a esta profesión desde hace 13 años. Siempre le ha gustado bailar, es algo que le hace feliz. Miren considera un privilegio el poder dedicar sus horas de trabajo a algo que le hace sentir tan bien y que puede compartir con otras personas, como hace con las actuaciones y las clases. Explica que para ella merece la pena poder transmitir ese sentimiento a alguien más.

Miren recibió sus primeras clases con tan solo 6 años y desde entonces ha practicado distintas disciplinas: ballet clásico, bailes de salón y bailes caribeños. Hasta que en el 2001 descubrió la danza oriental, de la que se enamoró en la escuela Sarabi de Devorah Korek. De la mano de Devorah se ha formado en el método Sarabi, junto con Cristina Manrique y Natalia. Después ha continuado su formación con otros profesores como Mahmoud Reda, Tito Seif, Jillina, Bozenka, Aida Bogomolova, Pablo Acosta y Rachel Brice, entre otros.

Además, ha completado esta formación con clases de Pilates, abdominales hipopresivos, trapecio, zouk brasileño, danzas polinesias, yoga y pole dance. Todo esto le permite integrar distintos aspectos en su baile, con un estilo elegante y muy personal. Comenzó a impartir clases de danza oriental hace ya 13 años en diferentes escuelas. Y, tras 9 años, dejó de dar clases regulares y desde entonces mantiene talleres esporádicos y actuaciones en distintos eventos, como fiestas de carnaval o bodas.

Miren, ¿qué es lo que tanto apasiona de la danza oriental? ¿Cuáles son los principios del método Sarabi?

Lo que más me gusta de la danza oriental es el baile en sí, sus movimientos centrados en el torso y en las caderas, tan distintos de otros bailes, normalmente centrados en las extremidades. Mueves tu cuerpo de formas totalmente diferentes a como lo puedes hacer en el resto de tu vida diaria. Además, descubres música de otra cultura, con sonidos y ritmos que no tenemos en la nuestra. Es entrar en otro mundo.

El método Sarabi es una metodología de enseñanza de danza oriental desarrollada por Devorah Korek. En dicha metodología se incluyen también conocimientos de otras disciplinas como Programación Neurolingüística, Tai Chi, Yoga, y lo aprendido por Devorah durante sus años como bailarina de jazz, ballet y su licenciatura en Comunicación No Verbal. El resultado de todo esto es una forma fácil de comprender los movimientos de la danza oriental y saber transmitirlos a las alumnas.

¿Qué herramienta especial prefieres utilizar para hacer la danza del vientre y por qué?

Lo bueno de la danza oriental es que no necesitas de ninguna herramienta aparte de tu propio cuerpo. Aunque se pueden utilizar accesorios como velos, candelabros, velas, espadas o Alas de Isis, entre otros, no son imprescindibles. Y, de hecho, la mayor parte del tiempo no utilizo ninguno. 

Pero si tuviera que escoger, me quedaría con el velo y el bastón: el velo porque es un elemento suave y dulce para fluir, para volar, que te permite trabajar de forma más moderna y fusionar; y el bastón justo por lo contrario: tiene una conexión más terrenal y es un elemento más tradicional.

¿Cuáles son los beneficios de practicar danza del vientre? ¿Se requiere alguna condición física especial para practicarla?

Al ser un ejercicio de bajo impacto, cualquier persona de cualquier edad y condición puede practicarla. Los pasos básicos son suaves.

Dentro de sus beneficios físicos encontramos que mejora la circulación, ayuda a bajar la presión arterial alta y a mantener las articulaciones sanas, mejora la coordinación y el equilibrio, trabaja el suelo pélvico, reduce los dolores menstruales, y previene el envejecimiento cerebral.

Además, como beneficios psicológicos puedo añadir que el acudir a una clase de baile y socializar con otras personas con tus mismas aficiones ayuda a mantener una buena salud mental. Y he visto cómo algunas alumnas, después de un tiempo practicando, iban perdiendo algunos complejos sobre su físico.

¿Cuál es tu experiencia profesional en danza oriental? ¿En qué tipo de celebraciones puedes participar? ¿Cómo se pueden contratar tus servicios?

Ahora enseño en talleres puntuales, como un workshop de fin de semana, o clases particulares. El tema del taller dependerá de si es gente que comienza o si llevan un tiempo y quieren trabajar algo específico: coreografía, algún accesorio, técnica, etc.

Y, en el caso de las actuaciones, estoy disponible para eventos como: celebraciones, bodas, cumpleaños, despedidas de soltera, fiestas temáticas… Para contratarme basta con entrar en mi página web: www.mirengonzalez.com y enviarme un email.

Mejorando tu salud y bienestar a través de la danza oriental

De todos es conocido que la danza oriental destaca por su exotismo y el dinamismo con el que el cuerpo de las bailarinas ejecuta los movimientos al ritmo de una música hipnótica, relajante y estimulante al mismo tiempo. Pero, además del deleite estético que comparten los espectadores y quien practica la danza, Miren nos explica que esta actividad conlleva numerosos beneficios tanto a nivel mental como físico, dándonos la oportunidad de mejorar la relación con nuestro cuerpo y obtener las ventajas de un ejercicio que fomenta nuestro dinamismo.

Comparte el artículo:
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin
Publicado el 3 junio 2020 por Marta Sánchez
Publicado en: Eventos, Matrimonios
Últimos Artículos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo funciona ProntoPro

Haz una solicitud
1

Haz una solicitud

Dinos que te hace falta en pocos clics
Compara los presupuestos
2

Compara los presupuestos

En poco tiempo recibirás 5 presupuestos personalizados.
Elige al profesional
3

Elige al profesional

Elige al profesional más adecuado para ti después de haber comparado las ofertas y consultado los perfiles.