Educa a tu perro para tu felicidad y la suya

Publicado el 23 diciembre 2020 por Marta Sánchez
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin

Antonio Ruiz de Conejo Viloria es adiestrador canino profesional y desde 1989 se dedica al perro como animal de compañía y colabora con sus propietarios para aprender a convivir con ellos, enseñándoles a construir la relación perfecta que convierta a su mascota en un verdadero miembro de la familia. Durante su carrera, Antonio ha ayudado a unas 4000 familias a disfrutar plenamente de todos los beneficios que aporta la convivencia con un perro, evitando y eliminando las consecuencias negativas que puede tener un mal comportamiento de un lobo descafeinado que vive en el salón de casa.

En 1991 fundó ConductCan, dedicada en sus inicios exclusivamente al adiestramiento a domicilio en toda la provincia de Barcelona. A partir de 2007 cuentan con instalaciones propias para cubrir la demanda de una residencia canina personalizada, en la que los perros están bien cuidados de manera familiar. Cinco años después se trasladaron a las instalaciones actuales, que les permiten atender a sus huéspedes de una manera más cómoda.

A pesar de disponer de mucho más espacio, siguen teniendo pocas plazas en aras de esa atención cercana. Esa ampliación implicó la formación de un equipo de profesionales caninos, pero en la actualidad, Antonio atiende de forma exclusiva y personal todas las solicitudes de educación y adiestramiento. Pretende ofrecer servicios “boutique” en el mundo del perro

Desde hace 30 años la especialidad de Antonio es el adiestramiento civil, es decir, ayudar a los propietarios de un perro a llegar a un entendimiento absoluto con su mascota, con un manejo adecuado y una tenencia responsable. El resultado en su conjunto es una convivencia feliz de muchos años. Si bien es cierto que en los últimos años ha crecido la preocupación por tener un perro bien educado desde su entrada a la familia, les siguen llegando animales con todo tipo de problemática comportamental.

Explica Antonio que en la mayoría de los casos subyace la falta de un conocimiento adecuado de qué es un perro y cómo educarlo. La motivación de Antonio para desempeñar este trabajo siempre ha sido su pasión por los perros desde bien pequeño. Esa misma pasión es la que todavía hoy le motiva para seguir mejorando en una profesión que ama.

Educa a tu perro para tu felicidad y la suya

¿Cuál es el coste del servicio de educador canino? ¿Cuántas sesiones de adiestramiento incluye el coste?

Cada perro es un animal único, de la misma manera que lo es la familia en la que convive. Es por ello que, en vez de ofrecer un «servicio enlatado”, en ConductCan hacemos un trabajo absolutamente personalizado, siempre a la medida de cada situación exclusiva de cada cliente. Evidentemente, tenemos una tarifa de precios muy clara en la que cada uno puede encontrar esa solución “taylor made”.

¿Cuáles son los problemas que ayudáis a resolver con el servicio de adiestrador de perros?

Me resulta muy difícil dar una respuesta concreta a esta cuestión, pues son innumerables los diferentes problemas que pueden aparecer en la relación entre un perro y su familia. Algo parecido podría pasar si intentásemos enumerar los problemas que pueden aparecer entre miembros humanos de una misma familia.

¿Por qué creéis que es importante contratar a un entrenador canino profesional?

La convivencia con un perro puede alargarse durante muchos años. Asegurar que esa relación sea fructífera para ambas partes me parece una inversión esencial, pues un animal puede dar muchas satisfacciones, pero también puede generar muchísimos problemas en la familia. Siendo así, ¿por qué no asegurarse el éxito?

¿Cuál es la edad recomendable para entrenar a un perro? ¿Cuándo son cachorros? ¿Por qué?

El perro aprende desde el día en que nace. Por lo tanto, su educación es factible desde edades muy tempranas. En los últimos años ha crecido considerablemente la conciencia pública respecto a la importancia de tener mascotas bien educadas, y eso nos permite trabajar a menudo con cachorros de dos y tres meses en adelante.

Para no estresar al cachorro, es importantísimo adaptarse a su edad, de la misma manera que lo hacemos con los niños, a quienes llevamos primero a un parvulario y luego empezamos con la primaria. En el caso de los perros es a partir de los seis o siete meses cuando el proceso educativo puede empezar a ser ya más exigente, pues a esa edad nos acercamos a la pubertad del animal y este tiene ya plena capacidad de trabajo.

Me gustaría añadir aquí que no hay una edad límite para la educación de un perro. Cuanto más mayor sea el animal, más complicado será el trabajo, pero siempre se está a tiempo de rectificar su comportamiento. He trabajado exitosamente con perros de 12 años, cuyos dueños se tiraban de los pelos por no haberles llevado a un adiestrador mucho antes.

Comparte el artículo:
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin
Publicado el 23 diciembre 2020 por Marta Sánchez
Últimos Artículos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo funciona ProntoPro

Haz una solicitud
1

Haz una solicitud

Dinos que te hace falta en pocos clics
Compara los presupuestos
2

Compara los presupuestos

En poco tiempo recibirás 5 presupuestos personalizados.
Elige al profesional
3

Elige al profesional

Elige al profesional más adecuado para ti después de haber comparado las ofertas y consultado los perfiles.