El apoyo psicológico profesional que marca la diferencia

Publicado el 7 diciembre 2020 por Marta Sánchez
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin

Antonio Luis Maldonado Cervera, granadino de 52 años, trabaja en el Centro de Psicología Alborán, fundado en 1998, realizando terapia psicológica de los principales trastornos del comportamiento. También realizan formación de psicólogos con un enfoque práctico, centrados en la capacitación profesional de los psicólogos.

En 2018, Antonio Luis fundó Top Psicólogos, empresa que selecciona a los mejores psicólogos de cada ciudad con el fin de que las personas de cada ciudad puedan acceder a tratamientos psicológicos eficaces. Siempre se ha dedicado a atender a adultos. Aplica protocolos de intervención cognitivo conductuales para abordar los principales trastornos. También trabaja con parejas y trastornos sexuales. Una de sus especialidades es el área de adicciones.

También se dedica al área de Psicología Forense, mediante la realización de informes psicológicos y la defensa de los mismos en los tribunales. En 1986 sufrió un accidente grave siendo militar con secuelas psicológicas que le llevaron a requerir ayuda profesional. Le ayudó mucho una psicóloga de Granada, Isabel García.

Le dejaba libros de autoayuda y por esa experiencia y los libros que leía sobre psicología cada vez tenía más claro que le gustaba esta profesión y que quería dedicarse a ayudar a las personas que sufren y se propuso llegar a ser un buen psicólogo. Le sigue ilusionando como el primer día poder ayudar desde la psicología a las personas. Se considera un psicólogo vocacional porque no podría dedicarse a ninguna otra profesión.

Antonio Luis nos explica que la terapia de pareja tendría que ser una opción a tener muy en cuenta cuando vemos que nuestra relación no va bien y no conseguimos mejorarla por nosotros mismos. Afirma que los problemas de pareja pueden deberse a múltiples causas, los más conocidos son: problemas de comunicación.

Puede ser falta de comunicación o malas interpretaciones tan frecuentes que llevan a los miembros de la pareja a sentir que no son comprendidos por el otro o que es imposible comunicarse con su pareja. Otro problema frecuente es la existencia de discusiones demasiado frecuentes o demasiado intensas. También la dificultad para tomar decisiones en pareja por discrepancias entre los valores compartidos o su prioridad.

Indica que hay veces que una pareja discute tanto, casi por todo y discusiones tan acaloradas que, al principio, evitan hablar de determinados temas, porque saben que desencadenará una discusión. Pero cuando ya discuten casi por todo, se puede llegar a una incomunicación verbal casi total. Asimismo, nos explica que puede haber cuestiones sexuales que provoquen problemas en la pareja o adicciones de uno o de los dos miembros.

También hay trastornos de personalidad que es probable que lleven a problemas de pareja: trastorno esquizoide de la personalidad, trastorno paranoide de la personalidad o trastorno límite de la personalidad, serían los que con mayor probabilidad conllevarán problemas de pareja. Algunos trastornos clínicos, como la depresión o trastorno bipolar, trastorno delirante, celos patológicos, trastorno obsesivo compulsivo, etc. también pueden dar lugar a problemas de pareja.

Otros problemas vienen por malos hábitos y falta de cuidado de la relación. Además, está el caso más habitual de parejas que acuden a terapia por una crisis de la relación debida a circunstancias diversas, como una infidelidad.

Concluye Antonio Luis explicando que una relación de pareja es como una planta muy delicada. Dicha planta hay que cuidarla de forma adecuada para que dure muchos años. Pero, como es tan delicada, hay que tener en cuenta que se puede ver afectada por muchas circunstancias. Finalmente, según Antonio Luis, los requisitos que debe cumplir una pareja para beneficiarse de una terapia de pareja son: que sigan queriéndose, no haber tomado ya la decisión de separarse, que no haya una tercera persona y estar ambos dispuestos a cambiar, siguiendo las propuestas del terapeuta.

¿Cuándo creéis es el momento indicado para pedir una cita con psicólogo especialista en parejas?

Es importante iniciar la terapia de pareja lo antes posible. Las personas debemos darnos antes la oportunidad de solucionar los problemas por nosotros mismos. Si ya lo hemos intentado y tras varias semanas no vemos avance, es el momento de solicitar ayuda a un profesional.

Hay parejas que acuden a terapia, que llevan años con problemas de pareja e intentando sin éxito mejorar ellos solos, sin ayuda y cuando vienen (más o menos forzados) dicen “esto lo podemos superar nosotros solos”. No es muy coherente, pero en psicología suele ocurrir. ¿Si no lo has podido resolver solo en varios años, que te hace pensar que lo vas a conseguir en unos meses más?

¿Cuáles son los tipos de terapias familiares que ofrecéis a vuestros clientes?

La terapia de pareja es totalmente adaptable a las circunstancias concretas de cada una de las parejas. Tras la evaluación de la pareja (que se realiza durante las 3 primeras sesiones), se lleva a cabo la propuesta de intervención individualizada para cada pareja, siempre adaptada a sus necesidades.

Hay veces que hay que realizar terapia de pareja y al mismo tiempo, terapia individual de algún trastorno psicológico de uno de los miembros. Por ejemplo, terapia de pareja y tratamiento psicológico de la depresión en uno de los miembros de la pareja.

¿Después de cuantas sesiones de terapia suelen verse avances?

Cuando una pareja acude a la primera sesión se les da unas pautas para llevar a cabo durante la primera semana. Cuando llevan a cabo dichas pautas, en la segunda sesión ya vienen con una actitud mucho más positiva. Sin embargo, para avanzar en otras áreas, por ejemplo, la comunicación, se necesitarán al menos 4-8 sesiones.

En general, las pautas que se dan en la primera sesión suelen ser: 1) No sacar temas del pasado. 2) No discutir. 3) Incrementar las actividades juntos, al menos una actividad agradable juntos. Dependiendo de las circunstancias específicas de cada pareja se le da alguna pauta más.

¿Cuál es la diferencia entre asistir a una terapia psicológica en pareja o de forma individual?

Tras la primera sesión, las parejas que llevan a cabo las tareas propuestas suelen mejorar y vienen a la segunda sesión con una actitud más positiva. A partir de ahí, se va mejorando progresivamente, conforme se va trabajando sobre el área de comunicación, etc. El tratamiento medio tiene una duración de unas 10 a 15 sesiones.

Comparte el artículo:
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin
Publicado el 7 diciembre 2020 por Marta Sánchez
Últimos Artículos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo funciona ProntoPro

Haz una solicitud
1

Haz una solicitud

Dinos que te hace falta en pocos clics
Compara los presupuestos
2

Compara los presupuestos

En poco tiempo recibirás 5 presupuestos personalizados.
Elige al profesional
3

Elige al profesional

Elige al profesional más adecuado para ti después de haber comparado las ofertas y consultado los perfiles.