El hospital veterinario que tus mascotas merecen

Publicado el 16 junio 2020 por Marta Sánchez
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin

Miguel Bajón Román, veterinario en Madrid, tiene más de 30 años de experiencia en clínica equina. En sus comienzos sólo realizaba, como muchos de sus compañeros de profesión, clínica ambulante con todas las dificultades que conllevaba entonces, muchos kilómetros diarios (de media 350), desplazamientos a hípicas y casas particulares sin medios de contención para tratar animales doloridos que se pueden defender de quien trata de aliviarles o salvarles la vida.

Trabajaba de lunes a domingo, carreteras y autovías en obras o en construcción (M-30, M-40, carreteras radiales inexistentes…), sin horario, ya que las mascotas no tienen reloj ni calendario. Los clientes avisan cuando están junto a su caballo, a la puesta del sol en verano, los festivos, los sábados y domingos, etc. Miguel es autónomo, por lo que no tiene un límite de horas de trabajo semanales.

En 1990 contactó con Luis Patricio de la Ossa y Jaime Chapa, que en esos momentos necesitaban una persona que sustituyera al veterinario que se ausentaba para cumplir el servicio militar. En esas fechas, Luis ya tenía en mente, y en un cuadernillo dibujado a mano alzada, el proyecto de construir un hospital veterinario para caballos y pequeños animales. Al inicio de la colaboración con ellos, durante la temporada de reproducción en las yeguas, de marzo a finales de junio, Miguel se desplazaba al Depósito de Sementales en Alcalá de Henares, atendido por Jaime (en ese momento capitán militar) para adquirir el manejo y adiestrarse en reproducción equina.

Aprendió el seguimiento de ciclos en yeguas por ecografías transrectales, a detectar el momento óptimo para la cubrición, el manejo de los sementales, cómo conseguir la extracción, la valoración, la dilución de dosis seminales y la inseminación de yeguas. También aprendió a detectar por ecografías el diagnóstico de gestación y otras posibles patologías.

Explica Miguel que las yeguas son poliéstricas estacionales, lo que significa que sólo tienen el celo durante cierta época del año, les influye el fotoperiodo, una vez terminada la temporada de celos se produce un silencio ovárico y dependiendo de la zona (latitud) en la que se estabule el animal, puede durar más o menos tiempo y empezar la temporada reproductiva antes o después. Diariamente se desplazaban para atender casos rutinarios o avisos de urgencia, cubriendo la zona centro Madrid y provincias limítrofes (Guadalajara, Cuenca, Toledo, Ávila y Segovia). Llegando a tener una cartera de más de 1200 caballos.

A finales de 1994 en la Finca La Cartilla, situada en San Agustín del Guadalix, empezaron los movimientos de tierras y la planificación de tareas y gastos para construir el futuro Hospital Veterinario. El proyecto era levantar una edificación de 1100 metros cuadrados en una finca con una extensión de casi 7 hectáreas, a tan sólo 34 km de Madrid por la A1 y muy cerca del núcleo de población. Por fin, en mayo de 1996 invitaron a personalidades, a destacados profesionales veterinarios, a compañeros, así como a clientes y amigos a la inauguración de las instalaciones. Y desde entonces no han parado de crecer, de formar veterinarios, de diagnosticar y dar solución médica o quirúrgica a multitud de mascotas.

Comenzaron de forma modesta, tanto en medios como en personal (por aquel entonces eran sólo 6 personas), pero rápidamente fueron creciendo. Actualmente, la plantilla consta de 28 personas entre administración, mantenimiento, internos-residentes y veterinarios senior. Tenían muy claro lo que buscaban: calidad máxima en el servicio y la atención, trato personalizado, protocolos estandarizados, técnicas diagnósticas de vanguardia y todo ello cohesionado por un personal especializado en cada área. Únicamente les quedaría añadir una gestión sin fisuras y con el liderazgo justo. Con sacrificio y fe en el éxito, han pasado a ser uno de los hospitales de referencia en el sector de la salud animal.

La especialización de Miguel es la de Veterinario en clínica equina, con interés y manejo en reproducción, también ha realizado anestesias y sigue en rotación de guardia semanal en cirugía abdominal. Debido al crecimiento de la empresa, ha ido aparcando la clínica y realiza más tareas de gestión económica y administrativa, asignatura pendiente de todos los profesionales. Hasta ahora, la gestión se aprendía por intuición, por equivocación y corrección de errores. Así pertenece a asociaciones profesionales clínicas (AVEE) y también a asociaciones profesionales de gestión (AGESVET).

Miguel, ¿qué te motivó a hacer este trabajo?

Como a la mayoría de mis compañeros, la vocación, que la llevamos por dentro y que de forma inconsciente toma decisiones por tu parte consciente. Considero que la labor veterinaria es la profesión vocacional por excelencia. Todos los días te enfrentas a retos, cada paciente te pone a prueba y además la actualización es permanente. Necesitas formación constante, de por vida. Desarrollas habilidades manuales e intelectuales. La evolución de nuestros conocimientos y técnicas no para.

En mi periodo de formación, antes de licenciarme, a quién se le podría ocurrir que emplearíamos a diario ecógrafos, aparatos de Rx, endoscopios, artroscopios, gastroscopios, TAC, Resonancia Magnética, Fluoroscopia, radiología digital, aparataje y técnicas laboratoriales, microcirugía, manipulación y transferencia de embriones, …

¿Quién sabe hasta dónde podremos llegar?

¿Qué es lo que más os apasiona en el Hospital Veterinario Sierra de Madrid al ofrecer tratamientos veterinarios para pequeños y grandes animales?

Llegar a un diagnóstico certero y administrar un tratamiento médico o quirúrgico que resuelva el proceso que padecía la mascota y preocupaba al propietario.

 Y, sobre todo, escuchar por parte del propietario frases como:

  • “Fulanito está mejor, lo ha curado”.
  • “he recuperado a Mengano”.
  • “le ha salvado la vida a Moro”.
  • “volvemos a disfrutar de Pipo”.
  • “Oscar dejó de cojear y vuelve a competir, gracias”.
  • “¡Tempo vuelve a casa para recuperarse, gracias a todo el equipo!”.
  • “Gracias a vosotros Zutanito, con vuestro Plan de Salud va a estar controlado, sano y eso me hace sentir tranquilo y seguro”.
  • “¡Gracias doctor!”.

También, como se describe en Marketing, crear “Clientes Apóstol” (cliente fidelizado, muy satisfecho con nuestros servicios y que habla muy bien de nosotros por la experiencia que ha tenido en nuestra relación). Los clientes son nuestra referencia y la salud de los pacientes nuestra meta. Pacientes y clientes son nuestro estímulo diario. Su satisfacción nos anima a seguir en el día a día.

¿Qué parte de vuestro equipo de trabajo es esencial para garantizar la efectividad de los tratamientos veterinarios que ofrecéis? ¿Hay algún elemento o equipamiento que nunca debería faltar?

La implicación personal y motivación diaria, el querer ser cada día mejor, el estar más preparado y siempre actualizado.

No puedo elegir un equipamiento que sobresalga entre los demás, todos se complementan, son piezas de un mismo puzle. Por ejemplo, no puedo anestesiar un caballo o un perro para pasar a cirugía, sin realizarle una analítica previa para conocer en qué condiciones está y decidir si podemos intervenirle o esperar y estabilizarle antes de someterlo al riesgo quirúrgico. Tampoco realizamos una anestesia sin la ayuda de un monitor multiparamétrico que nos informa de la situación del paciente en cada instante y que puede ser determinante en el éxito de la cirugía.

Según vuestra experiencia profesional, ¿cuáles son las recomendaciones que vosotros daríais a vuestros pacientes para garantizar la efectividad de los tratamientos veterinarios que ofrecéis?

Siempre tratamos de que comprendan lo necesario que es cuidar la medicina preventiva en nuestros nobles amigos. Atender a las desparasitaciones, prestando especial atención a la época del año a fin de elegir el producto adecuado para que incida en el parásito predominante en ese periodo. Las vacunaciones practicadas con rigor ayudan de forma eficaz a reducir el riesgo de multitud de enfermedades.

Pero no sólo el manejo sanitario, siempre de la mano del profesional veterinario, es importante; tampoco han de olvidarse otros aspectos igualmente necesarios, como son los herrajes regulares y adecuados, la alimentación necesaria y equilibrada o la previsora idea de recurrir a las compañías aseguradoras para que con sus coberturas podamos estar todos más tranquilos.

Recomendamos que el propietario no pierda el tiempo, este es precioso en el caso de muchas patologías. Prefiero pasearme y comprobar que la preocupación del propietario no tenía importancia, a que nos avisen cuando el caballo lleva con dolor o con un proceso infeccioso desde hace días y esto hace que su recuperación sea más difícil o imposible.

En el volumen de divulgación que publicamos de Clínica Equina, cada capítulo terminaba con la misma frase “para más información, consulte con su veterinario”.

Recomendamos dejar de consultar al “Dr. Google” y acudir al conocimiento del profesional. Si no lo hace, puede estar poniendo en riesgo la vida de su mascota.

¿Cuáles son las patologías que pueden ser tratadas dentro de sus instalaciones mediante los tratamientos personalizados que ofrecéis?

Casi todas las que suelen ocurrir de forma habitual, contamos con Diplomados por el Colegio Americano en Cirugía Equina, por el Colegio Europeo en Medicina Interna, especialistas en Traumatología, Neurología, Reproducción, Cirugía de tejidos blandos, Diagnóstico por Imagen (Rx, Ecografía, Endoscopia, TAC…), Anestesia, Oftalmología, Rehabilitación, Ortopedia, Etología, adiestramiento canino, etc.

Laringes, fracturas, artroscopias, distocias, cesáreas, cólicos médicos y quirúrgicos, diagnósticos de celo y gestación, inseminaciones y atención a partos, extracción de semen y espermiograma, casos neurológicos, claudicaciones, hernias vertebrales, colitis, potros inmaduros, castraciones, hernias umbilicales, hernias inguinales, extracciones dentales, ovario histerectomía, intoxicaciones, hemorragias, atropellos, golpes de calor, torsión de estómago, laceraciones, accidentes de caza, convulsiones, heridas, inspecciones para seguros de vida…

En estos 24 años de hospital han pasado por nuestras instalaciones casi 160.000 mascotas de pequeños animales, hemos recibido más de 10.600 équidos referidos desde todos los puntos de España, de los cuales hemos intervenido por distintas patologías quirúrgicas a 3.840 pacientes equinos.

Me gustaría añadir que el caballo es el peor paciente del mundo con diferencia al resto de las especies. Y, además, que la profesión de veterinario, con la especialización de “equinos” está catalogada como la más peligrosa del mundo, por encima y a distancia de los bomberos. Sufrimos fracturas, golpes, pérdidas de conocimiento, pisotones, aplastamientos, patadas, mordiscos con “pérdida de sustancia”, pinchazos y algunos fallecimientos. (En Francia la Veterinaria es la 1ª profesión en suicidios).

Líderes en servicios veterinarios

Miguel Bajón Román lleva toda su vida profesional dedicado a cuidar de la salud de los caballos. Desde hace casi 25 años lleva a cabo su labor en el Hospital Veterinario Sierra de Madrid, si bien sigue acudiendo a visitar a los pacientes y clientes. Nos explica que el proyecto del hospital se ha hecho realidad a base de trabajo duro y esfuerzo individual y colectivo llevado a cabo por unos profesionales comprometidos que manejan los mejores aparatos para ofrecer las técnicas veterinarias de vanguardia, lo que les obliga a una formación permanente para ofrecer siempre los mejores servicios a las mascotas y a sus dueños.

Comparte el artículo:
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin
Publicado el 16 junio 2020 por Marta Sánchez
Últimos Artículos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo funciona ProntoPro

Haz una solicitud
1

Haz una solicitud

Dinos que te hace falta en pocos clics
Compara los presupuestos
2

Compara los presupuestos

En poco tiempo recibirás 5 presupuestos personalizados.
Elige al profesional
3

Elige al profesional

Elige al profesional más adecuado para ti después de haber comparado las ofertas y consultado los perfiles.