El photocall que necesita tu evento para divertir a tus invitados

Publicado el 29 noviembre 2019 por Marta Sánchez
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin

Carlos Jiménez, de 22 años, reside en su ciudad natal, Madrid. Estudió Bachillerato de Ciencias y el Grado Superior de Actividades Físicas (TAFAD), pero descubrió que no era lo que realmente le gustaba, por lo que comenzó a trabajar en su verdadera vocación como comercial. Trabajó para aseguradoras, eléctricas, bancos y otras empresas mientras compaginaba este empleo con un trabajo extra los fines de semana como técnico de fotomatones en Flash Flash Box y estudiaba un curso superior de Organización de Eventos por la Universidad de Valencia, y otro de Marketing Digital por la Universidad Rey Juan Carlos. Perfeccionó su inglés trabajando como operario de logística en Holanda y al regresar a España le hicieron director del Departamento de Producción de Flash Flash Box.

En la actualidad lidera el Departamento de Producción, el Departamento de Marketing Digital, el Departamento de Ventas, el Departamento de RRHH, es codirector del Departamento Comercial y continúa haciendo algunos eventos para clientes con los que lleva mucho tiempo trabajando o para marcas importantes (Laboratorios GSK, Bulldog Gyn, Elecciones Europeas,…). A Carlos siempre le gustó el sector de los eventos y lo considera un trabajo muy entretenido y relacionado con el ámbito comercial que tanto le motiva.

Flash Flash Box fue fundada en 2013 por Gilberto Mokbel, amante de la fotografía. Gilberto comenzó creando un fotomatón de cajas de madera, y posteriormente 2 cabinas cerradas. No pasó mucho tiempo hasta que decidió invertir en innovación y patentó su Tótem®, que fue todo un éxito por su diseño contemporáneo y moderno, y por su utilidad. Era mucho más fácil de transportar, de colocar, de personalizar y de utilizar que el resto de cabinas abiertas del mercado. Rápidamente se hizo un hueco en el sector y fue alquilado por las mejores fincas de España (Palacio del Negralejo, La Casa de Mónico, El Chaparral, Mas Pujol,…), por las mejores marcas y empresas (Shiseido, Givenchy, FC Barcelona, FitBit, …) y por cientos de parejas que querían poner la guinda en el pastel de su boda, ofreciendo a los invitados un pasatiempo divertido e inolvidable.

En 2017 llegó su gran momento cuando fue premiado con el IDA Award 2017 (Premio a la innovación y diseño). Flash Flash Box está especializada en alquiler, fabricación y venta de fotomatones y photocalls. El producto que más trabajan sin duda es el Tótem, pero también alquilan, fabrican y venden cabinas cerradas y photocalls por encargo. Actualmente realizan colaboraciones con distintas empresas del mundo del photocall para ampliar su catálogo.

¿Hay algo que especialmente os enamore de vuestra profesión en ffbox? ¿Qué es lo que más os gusta?

Personalmente, me encanta asistir a eventos y ferias, conocer gente del sector, compartir anécdotas y curiosidades, y, por supuesto, el trato con los clientes y colaboradores. Aunque es un trabajo que tiene cierta parte de estrés, ya que no hay segundas oportunidades y todo tiene que salir bien a la primera, cuando coincides en un montaje de una boda con el equipo de Hey Mickey! (Dj’s profesionales de bodas y eventos) o muchos otros colaboradores, las risas están aseguradas. Y no hay nada mejor que disfrutar de tu trabajo.

Es un trabajo muy entretenido, ya que estás continuamente viendo como avanza el sector y tienes que estar atento para no quedarte atrás. La competencia llega pisando fuerte, pero podemos decir orgullosos que de momento no hay ninguna empresa que ofrezca un servicio con nuestras características ni un acabado tan profesional, por eso clientes como Dior o Ikea siguen confiando en nosotros.

¿Qué parte de vuestro equipo de trabajo es esencial? ¿Hay algún elemento que nunca debería faltar?

Si hablamos de la parte humana, todos los elementos son esenciales. Desde la persona que coge el teléfono, llevando a cabo el primer contacto con un cliente potencial, pasando por el departamento de producción donde las máquinas quedan listas para su uso, y terminando por el que es quizás para mí el eslabón más importante de la cadena: el técnico que sacrifica su viernes o sábado noche para realizar un evento y que pone todo de su parte para que salga perfecto, y siempre con una sonrisa.

¿Cómo se usa la cabina de fotos que ofrecéis en FFBox? ¿Quién se encarga de utilizar la cabina durante un evento?

La parte técnica de todas nuestras cabinas es similar. Por fuera podemos encontrar: 

La pantalla táctil, en la cual la gente escoge una opción (foto, vídeo, email,…) y se previsualiza antes de hacerse la foto. La cámara, Canon profesional de última generación que realiza unas fotos de máxima calidad sin importar el espacio en el que se lleve a cabo el evento. El flash profesional, con una velocidad de sincronización con la cámara imposible de percibir para el ojo humano, y con luz propia fija para iluminar el espacio. Leds: alrededor y enfrente de la máquina, haciendo que sea más visible.

Por dentro tenemos:

El ordenador Shuttle i5 o i7, con una memoria RAM, una tarjeta gráfica y un disco duro de máxima calidad, que garantizan su perfecto funcionamiento durante el evento. La impresora Mitsubishi de impresión láser. Imprimen la foto en 10-15 segundos con calidad de estudio profesional, y con la garantía de que es imposible que la tinta se corra (aunque metas las fotos por accidente en la lavadora, algo que pasa a menudo tras las bodas).

Los software que utilizamos son de uso sencillo, y aunque el técnico se encarga de utilizar la máquina en todo momento durante el evento, los asistentes aprenden pronto cómo funciona y a menudo son ellos los que piden usarla o pulsar los botones. Y si el papel o la tinta se acaban, ¡no pasa nada! Nuestro técnico se encargará de cambiarlo en menos de 5 minutos para que podáis seguir disfrutando del fotomatón.

¿Cuántas fotos se pueden tomar y cuántas fotos se pueden imprimir por evento?

En Flash Flash Box, el alquiler se hace por horas, y durante el tiempo que dure el evento las fotos son ilimitadas. Las impresiones dependen del formato, ya que si el elegido es 10X15 solo se imprime una copia, pero si es 5X15 se imprimen dos. Aun así, con ambas opciones damos la posibilidad de contratar por un poco más impresiones ilimitadas, para que todos los asistentes puedan llevarse su copia.

Al final del evento, se le entrega al cliente un link y una contraseña donde pueden descargar las fotos y vídeos de una galería online durante tiempo ilimitado, e imprimir ellos directamente las que más les gusten en el tamaño que deseen.

No te quedes sin tu photocall ideal

La posibilidad de que los invitados a una fiesta o evento puedan realizarse fotos divertidas y pintorescas es cada vez más solicitada y estimada tanto por los organizadores como por los propios asistentes. Flash Flash Box es una empresa líder en este sector gracias a sus diseños, las múltiples opciones de ofrecen a sus clientes y a la ejemplaridad del servicio técnico que ofrecen y que garantiza la prestación del servicio contratado.

Comparte el artículo:
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin
Publicado el 29 noviembre 2019 por Marta Sánchez
Últimos Artículos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo funciona ProntoPro

Haz una solicitud
1

Haz una solicitud

Dinos que te hace falta en pocos clics
Compara los presupuestos
2

Compara los presupuestos

En poco tiempo recibirás 5 presupuestos personalizados.
Elige al profesional
3

Elige al profesional

Elige al profesional más adecuado para ti después de haber comparado las ofertas y consultado los perfiles.