El sendero hacia el equilibrio psicológico a tu alcance

Publicado el 28 febrero 2020 por Marta Sánchez
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin

“Acudir a un psicólogo e iniciar un proceso de terapia, es un síntoma de madurez y de responsabilidad con uno mismo”.

Mabel González es Psicóloga y desde el año 2004 ejerce su profesión en Cartagena, su ciudad natal. En septiembre de 2009 abrió su propia consulta: “Neuropsique, Centro de Psicología Integral”, un proyecto personal y profesional que comenzó con mucha ilusión y que en breve cumplirá 10 años. Actualmente, Neuropsique cuenta con un equipo de profesionales especializados en diferentes áreas para poder ofrecer un servicio más completo. Todos ellos comparten la concepción de la salud desde una perspectiva holística en la que cuerpo, mente y espíritu están interconectados.

Mabel González eligió la psicología por vocación, porque ayudar a los demás y contribuir al bienestar de otras personas es para ella una experiencia muy gratificante y enriquecedora. Mabel entiende la psicología como una profesión basada en ayudar a la persona a descubrir su propia sabiduría, su poder interior. Durante las sesiones de terapia, Mabel acompaña a cada paciente en su proceso de aprendizaje y de cambio, teniendo como objetivo alcanzar el bienestar y el equilibrio emocional de la persona.

“La psicología es una profesión que se basa en ayudar a la persona a descubrir su propia sabiduría, su poder interior”. 

Aunque la terapia infantil ha sido muy protagonista en su trayectoria profesional, Mabel también ha trabajado con adolescentes y adultos. La terapia es un camino de aprendizaje cuya meta es el autoconocimiento. El terapeuta, en su labor de ayuda, se convierte en testigo de la evolución y el cambio de cada paciente que acude a terapia.

“La terapia es un camino de aprendizaje cuya meta es el autoconocimiento”.

 

Mabel, ¿qué fue lo que te motivó a dedicarte a la psicología y ofrecer mejoras en la salud mental de sus pacientes?

Un día, allá por el año 1992, Mabel miraba el escaparate de un kiosco y vio una edición de la revista “muy interesante” dedicada a la psicología. Compró ese ejemplar (que aún conserva) y a partir de ahí comenzó a interesarse por los mecanismos de la mente y el comportamiento humano. Su indagación la llevó a elegir la Psicología como profesión.

Desde entonces se ha formado en diferentes disciplinas, ha realizado numerosos cursos y actualmente continúa en un proceso de formación para seguir madurando profesionalmente y ofrecer un mejor servicio. La motivación principal que condujo a Mabel a dedicarse a la psicología fue poder ayudar a otras personas a sentirse mejor para tener una vida más completa y más sana. 

¿Qué parte de tu equipo de trabajo es esencial para garantizar la salud mental? ¿Hay algún elemento que nunca debería faltar?

Según la perspectiva de Mabel, un elemento esencial para garantizar que la terapia sea eficaz, es que el profesional esté en continua formación y supervisión. Esto favorece que el profesional esté reciclando sus conocimientos continuamente.

Mabel afirma, que para que una terapia funcione, es esencial que se elabore una relación de confianza entre el paciente y el terapeuta. La consulta es un espacio protegido, donde la persona debe sentirse escuchada y respetada… El profesional está en actitud de “no juicio”. Mabel considera que cualquiera de estos elementos es imprescindible dentro de un proceso de terapia.

“La consulta es un espacio protegido”.

Según tu experiencia profesional, ¿cuáles son las recomendaciones que les darías a tus pacientes para garantizar la efectividad de los tratamientos psicoterapéuticos que ofreces?

El trabajo terapéutico es un trabajo compartido: el paciente tiene una parte de responsabilidad y el terapeuta tiene otra. Ambos deben asumir su parte. Es importante tener en cuenta que el terapeuta es un guía que acompaña a la persona en su proceso de aprendizaje hasta que se consiguen alcanzar los objetivos propuestos.

Para que una terapia sea eficaz, Mabel propone las siguientes recomendaciones:

  • Apartar las resistencias: la desconfianza y el ego son dos buenos ejemplos. La labor del psicólogo no es juzgar, es ayudar.
  • Ser atrevido/a: a la consulta van los/las valientes, quienes quieren encontrar soluciones, quienes se atreven a mirarse tal y como son, quienes se permiten llorar, quienes deciden tomar el control de su vida.
  • Trabajar: la terapia realmente comienza cuando el paciente sale de la consulta. Poner en práctica lo aprendido en las sesiones, reflexionar, tomar conciencia de uno mismo para aceptar lo que me gusta y lo que no, convertir “lo que deseo en lo que tengo”. En definitiva, tener una actitud proactiva.
  • Paciencia: la terapia no es rápida, pero es eficaz. Hay que hacer una inversión en tiempo y en esfuerzo para beneficiarse de los resultados de la terapia.  

“La terapia realmente comienza cuando el paciente sale de la consulta”.

¿Cuándo y en qué condiciones le recomendarías a un posible paciente que debe buscar tratamiento psicológico?

No es necesario presentar un cuadro clínico (p. ej.: depresión mayor) para acudir a un psicólogo. El psicólogo puede asesorar a unos padres sobre su hijo adolescente, puede trabajar ejercicios de autocontrol con una persona que presenta ansiedad o facilitar una terapia de crecimiento personal.

Sin embargo, es recomendable que se busque ayuda psicológica cuando aparece un malestar clínicamente significativo, es decir, cuando se manifiestan síntomas físicos (ej. presión en el pecho, insomnio) o de tipo emocional (p. ej.: pensamientos negativos, tristeza, ansiedad,) cuya intensidad genera interferencias en la vida cotidiana la persona.

¿Cuáles son las principales diferencias entre los servicios psicoterapéuticos que ofreces para infantes y jóvenes, y los servicios psicoterapéuticos para adultos?

Se podría decir que con los adultos y adolescentes se puede trabajar desde un plano más consciente, a través del cuestionamiento socrático y la reflexión ya que ambos han desarrollado la capacidad de introspección. Con los niños se trabaja fundamentalmente de manera lúdica a través del juego y se utilizan técnicas proyectivas, herramientas simbólicas o materiales sensoriales. No obstante, algunos de estos materiales también se utilizan en la consulta con adultos.

Terapia como camino hacia el equilibrio

Mabel González nos ha desvelado en esta entrevista que acudir a terapia es transitar por un sendero en busca del equilibrio y la paz interior. No es necesario tener un trastorno mental para ir al psicólogo. Acudir a terapia es cuidarse. Es entender que cada persona dispone de los recursos necesarios para conseguir ese equilibrio. El psicólogo, por tanto, no es como un mecánico que arregla nuestra mente, sino más bien como alguien que nos ayuda a descubrir caminos que debemos transitar por nosotros mismos. 

Comparte el artículo:
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin
Publicado el 28 febrero 2020 por Marta Sánchez
Últimos Artículos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cómo funciona ProntoPro

Haz una solicitud
1

Haz una solicitud

Dinos que te hace falta en pocos clics
Compara los presupuestos
2

Compara los presupuestos

En poco tiempo recibirás 5 presupuestos personalizados.
Elige al profesional
3

Elige al profesional

Elige al profesional más adecuado para ti después de haber comparado las ofertas y consultado los perfiles.