Formación en alimentación saludable desde edades tempranas

Publicado el 13 abril 2020 por Marta Sánchez
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin

Irina Casablanca, es Dietista-Nutricionista, graduada por la Universidad de Granada. Es de Granada, pero desde hace unos años vive y trabaja en Jaén.

Cuando finalizó la carrera hizo un Máster en nutrición deportiva, pero vio que eso no era lo que realmente le gustaba. Siempre le han gustado los niños (de hecho de pequeña quería ser pediatra), por lo que comenzó a especializarse en nutrición infantil y educación alimentaria, tanto para niños como para adultos.

Cuando salió de la carrera, mientras estudiaba el máster y cursos de experta universitaria en nutrición infantil, decidió crear su blog, Educando en Nutrición, desde donde busca acercar información de calidad sobre alimentación saludable, fácil de entender para que cualquier persona pueda aprender a comer sano.

A partir de ahí comenzó a desarrollar su marca de forma profesional. Desde entonces ha trabajado en consulta e impartiendo formaciones, tanto de forma presencial en Jaén y algunos servicios en Córdoba y Granada, como de forma online.

Actualmente pasa consulta de forma presencial en Centro Destrezas de Jaén y en Clínica López-Obregón en Baeza, colaborando con psicólogos, psicólogos infantiles y fisioterapeutas para ofrecer un servicio multidisciplinar a los pacientes. También pasa consulta de forma online y hace formaciones de distintas temáticas, para adultos y niños en Jaén y provincias de alrededor, además, de divulgación en medios de comunicación.

Es cofundadora de Escuela de Nutrición, un proyecto creado por Dietistas-Nutricionistas y Técnicos en Dietética de distintas partes de España a través del que ofrecen formación y actividades extraescolares de alimentación y cocina saludable para niños y adolescentes desde centros educativos, ayuntamientos y empresas dedicadas al sector infantil.

Está especializada en Nutrición infantil, educación alimentaria y obesidad. Lo que le motivó a trabajar con educación alimentaria fue el ver que en muchos de los sitios donde se trabaja algo relacionado con la alimentación (muchos de ellos sin ser Dietista-Nutricionistas o Técnicos Superiores en Dietética) se limitan a dar una dieta y pesar a la gente para ver si han perdido peso o no, y en eso basan su éxito.

Irina, no quería hacer eso, porque no cree que sea la mejor forma de ayudar a los pacientes. Por eso decidió que quería trabajar de una forma diferente, enseñando a los pacientes para que puedan aprender, alcanzar sus objetivos y sobre todo mantenerlos en el tiempo, que es algo que no ocurre cuando te dan una dieta sin más, sin enseñarte el por qué de esos alimentos o cómo adaptar esas recomendaciones a situaciones en las que no puedas o no quieras comer lo que pone en el papel.

Y el hecho de trabajar con niños y familias principalmente fue porque vio la importancia de la alimentación saludable desde edades tempranas, ya que si desde pequeños los educan para comer sano, se evita muchas de las enfermedades que encontramos en la edad adulta y cada vez en personas más jóvenes. Por eso ve tan importante y tan necesario trabajar con esta población.

¿Qué servicios ofrece tu empresa?

Mis servicios están enfocados principalmente a familias que quieren mejorar su alimentación y la de sus hijos, bien porque haya alguna patología o simplemente porque quieran cambiar su forma de alimentarse para prevenir problemas futuros. Trabajando desde la educación alimentaria, sin dietas, dejando a un lado el número de la báscula y centrándonos en cosas realmente importantes, como la mejora de los hábitos, la mejora de la calidad de vida y de la salud, y consiguiendo que los cambios se mantengan para siempre.

Los servicios que ofrezco son consultas, tanto presenciales como online para niños y adultos. En las consultas de nutrición infantil trabajamos desde la alimentación complementaria y lactancia, método Baby-led-weaning, etc., hasta mejora de hábitos en niños y adolescentes más grandes, con alguna patología como obesidad, alergias, intolerancias alimentarias, etc., o que presenten algún tipo de selectividad alimentaria, rechacen alimentos o tengan una mala alimentación aunque no tengan ninguna patología, para prevenir enfermedades futuras.

También trabajamos con toda la familia, para mejorar los hábitos de todos los miembros de la familia, ya que esto hace que el cambio sea más efectivo y duradero. En las consultas con adultos trabajamos el cambio de hábitos alimentarios para conseguir el objetivo que se hayan propuesto, de mejora de calidad de vida o como tratamiento a alguna patología (obesidad, enfermedades digestivas, hipertensión, hipercolesterolemia…). Estas consultas están enfocadas al aprendizaje del paciente, a proporcionarle los conocimientos necesarios para que aprenda a cambiar sus hábitos de forma autónoma y para siempre, sin tener que estar dependiendo de dietas toda su vida.

No nos centramos en el peso y en dar un menú cerrado, sino que aprendemos a planificar ese menú, a hacer la compra y leer el etiquetado, a saber elegir cuando comemos fuera de casa, así como a conocer bien las pautas alimentarias para las patologías que presenten, en caso de que las haya. Por otra parte, desde el servicio de formación, imparto cursos y talleres de distintas temáticas para adultos, y desde Escuela de Nutrición también para niños y adolescentes. Este servicio lo realizo de forma presencial en Jaén, Granada y Córdoba y también para adultos de forma online.

Además de esto, otra parte de mi trabajo la dedico a la divulgación en medios de comunicación, así como a asesoramiento a empresas que quieran dar formación a sus empleados y adaptar su empresa para que sea más saludable.

¿Qué parte de tu equipo de trabajo es esencial para garantizar la salud física mediante la nutrición balanceada? ¿Hay algún elemento que nunca debería faltar?

Lo que no debería faltar nunca es la información y educación alimentaria. Ofrecer a los pacientes los conocimientos necesarios para que sean autónomos en su alimentación y puedan mantener los hábitos que aprendan durante las sesiones para toda la vida lo considero fundamental.

Esto hace que se liberen de la obligación de estar toda la vida a dieta. Aprenden a ser capaces de valorar críticamente la información que puedan encontrar en redes, internet, etc., y no dejarse llevar por dietas de moda y mitos alimentarios.

Cuando adquieren estos conocimientos son capaces de llevar una alimentación saludable durante toda su vida, lo cual repercute positivamente en su estado de salud.

Según tu experiencia profesional ¿Cuáles son las recomendaciones que les darías a tus pacientes para garantizar la efectividad de los tratamientos nutricionales que ofreces?

Yo siempre les digo que los protagonistas de este cambio son ellos, el 80% del trabajo tienen que hacerlo ellos. Yo soy una guía, alguien que les aporta la información y les doy las herramientas para ponerla en marcha, pero quienes tienen que andar por el camino son ellos.

La implicación y motivación intrínseca de los pacientes es lo más importante para conseguir los objetivos. Si ellos realmente están motivados, quieren cambiar y mejorar su alimentación y se implican en el proceso ya tenemos mucho ganado.

Si por el contrario vienen buscando la solución fácil, el «milagro», el creer que no van a tener que esforzarse y que por el simple hecho de venir a las consultas van a conseguirlo al final se desmotivan porque no vamos a conseguir nada.

¿Cuándo y en qué condiciones le recomendarías a un posible paciente que debe buscar tratamiento nutricional?

Siempre digo que posiblemente todos necesitaríamos ponernos en manos de un dietista-nutricionista, porque aunque no tengamos sobrepeso, obesidad o cualquier otra patología, por desgracia nadie nos enseña a comer sano, y por tanto todos cometemos errores que a la larga pueden desencadenar en patologías muy diversas.

En cualquier caso, si tienen alguna patología, algún síntoma digestivo, o simplemente son conscientes de que no tienen unos hábitos alimentarios correctos, sería recomendable acudir a un dietista-nutricionista para contarles su caso y poder valorar la necesidad de seguir un tratamiento nutricional o al menos ver qué cosas están fallando en su alimentación y resolver cualquier duda.

Además, a todas las mamás y papás o embarazadas, siempre es recomendable acudir a un profesional de la nutrición para que podamos asesorarles con la alimentación durante el embarazo, la lactancia y la alimentación complementaria, y ayudarles con la alimentación de sus hijos si se encuentran alguna dificultad o si algo les hace sospechar que la alimentación de sus hijos no está cubriendo sus necesidades nutricionales.

Cambio de hábitos de manera fácil y efectiva

Irina Casablanca ofrece todas las orientaciones para mejorar la alimentación de los niños  y resuelve dudas sobre alimentación en el embarazo o la lactancia. Su acompañamiento durante el proceso es constante para que ocurra el cambio de hábitos de manera fácil y efectiva, pues anima a que se haga en familia, con menús personalizados, aprendiendo juntos a mejorar la alimentación. Sus talleres son muy dinámicos y divertidos. También presta servicio diseñando menús de comedores escolares y empresas acorde a las necesidades de cada grupo.

Comparte el artículo:
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin
Publicado el 13 abril 2020 por Marta Sánchez
Últimos Artículos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo funciona ProntoPro

Haz una solicitud
1

Haz una solicitud

Dinos que te hace falta en pocos clics
Compara los presupuestos
2

Compara los presupuestos

En poco tiempo recibirás 5 presupuestos personalizados.
Elige al profesional
3

Elige al profesional

Elige al profesional más adecuado para ti después de haber comparado las ofertas y consultado los perfiles.