Cambio de profesión: la vida como fotógrafo de éxito

Publicado el 17 julio 2019 por Marta Sánchez
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin

Siempre nos han dicho que el trabajo ideal posiblemente sea en un puesto fijo, ganando un sueldo considerable y así nuestros problemas se resolverán. Al menos, los financieros. Pero gracias a que muchas personas deciden arriesgar y dar un paso más allá, las aficiones pueden convertirse en un trabajo que puedes realizar felizmente, pero no sin dedicar todo tu tiempo y esfuerzo. Si estarías dispuesto a ello y necesitas un poco de inspiración, lee esta entrevista que presentamos a continuación.

Hablamos con Sergio Vega Vázquez, natural de Asturias de 59 años y fotógrafo profesional. Actualmente es el propietario de su empresa junto con su mujer. Sergio estudió la carrera de Maestro Industrial y ha trabajado para grandes empresas pero sentía que debía seguir su instinto y hacer algo que le llenara de verdad. Hoy en día se dedica a lo que en un momento fue una afición, la fotografía. Después de abandonar un trabajo fijo y bien remunerado, empezó con 23 años un duro camino de talleres, cursos y congresos que junto con su aprendizaje autodidacta le ha llevado a conseguir el título de Maestro fotógrafo instructor que otorga la federación española de la fotografía y la imagen (FEPFI). También ha presidido la asociación de fotógrafos de Asturias durante 16 años y la federación española de fotógrafos durante 3 años. Nos cuenta que conocer a grandes fotógrafos de toda España, Europa, México y Estados Unidos le enriqueció enormemente.

Sergio Vega Fotógrafo, ¿cómo se logra contar una boda, desde el punto de vista totalmente documental?

Una boda es una reunión de gente que se une para celebrar que dos personas van a formar una familia. Es la formación de un núcleo social. Desde ese punto de vista el fotógrafo debe poner el ojo en contar con imágenes ese evento. Tienes que desprenderte de tus prejuicios y dejarte llevar por lo que está ocurriendo, teniendo en cuenta que estas reteniendo en la memoria un momento muy importante para esas personas. El ojo del fotógrafo tiene que estar atento a todas las emociones que van surgiendo, incluso anticiparse antes de que ocurran. Dicho ojo debe tener oficio para estar siempre en el sitio adecuado.

Novios en un bosque.
Para Sergio, es fundamental dejar atrás los prejuicios y dejarse llevar por lo que ocurre en este tipo de eventos, es la mejor manera de capturar esos recuerdos.

¿Qué tipo de cámara preferís utilizar para fotografiar retratos de estudio y por qué?

Trabajo con cámara full frame y con objetivos fijos de 35, 50 y 80. En estudio utilizo casi siempre el de 80, porque es un objetivo que comprime muy poco la perspectiva y me permite hacer retratos sin invadir el espacio vital del modelo.

Novios al borde de un lago.
Sergio trabaja con cámaras full frame y objetivos fijos, que le permiten realizar tomas sin invadir el espacio de los modelos.

A la hora de fotografiar bodas en la iglesia, ¿cuál es la mejor posición para que el fotógrafo capture ese momento?

Depende de la iglesia, pero considero que el mejor sitio es el que mejor pase desapercibido. Generalmente me sitúo del lado de la novia, ya que por contraste y composición tengo mejores ángulos.

Novios y el cielo.
Para Sergio, la mejor posición suele ser donde pase más desapercibido, generalmente esto esto es del lado de la novia.

¿Qué pensáis que refleja un retrato de estudio a blanco y negro? ¿En este tipo de fotos es fundamental que la persona pose?

El blanco y negro permite exprimir al máximo la esencia del retrato, la expresión de la persona, el interior. Hay una ley que dice que todo lo que no aporta a una fotografía sobra, en el blanco y negro al prescindir del color tenemos que centrarnos mucho más en la composición y sobre todo en la comunicación entre la persona a fotografiar y el fotógrafo, en la esencia. En cuanto a la pose, hay dos formas de afrontar un retrato: una es el robado, que es cuando el/la modelo no son conscientes de que están siendo retratados. Esta se utiliza mucho en el reportaje; y otra, cuando sí son conscientes. En esta última también hay dos variables, una cuando el fotógrafo manipula o dirige a la persona a retratar, con lo que se produce un resultado poco creíble y otra cuando el fotógrafo se pone delante de la persona y dialoga con ella, buscando expresiones, analizando el rostro, la luz, y acciona el obturador justo en el momento que el/la modelo ofrece su complicidad con la cámara. En este retrato se busca más lo personal que lo estético y los grandes fotógrafos de retrato se diferencian porque sus retratos hablan de lo que hay detrás, de la persona y de sus vivencias.

La vida es atrevimiento y en ocasiones significa éxito

Lo hemos comprobado: se puede cambiar de vida y en ocasiones también se puede vivir de los sueños. Las aficiones pueden convertirse en tu día a día y, lo mejor de todo, cobrar por ello. Pero ojo, nadie dijo que fuera fácil. Como podemos imaginar, seguro que a Sergio Vega le ha costado su esfuerzo, su tiempo y sus ganas y creo que puede servir como ejemplo de motivación si quieres iniciarte en la fotografía pero no te atreves a dar el paso.

Comparte el artículo:
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin
Publicado el 17 julio 2019 por Marta Sánchez
Publicado en: Eventos, Fotografía, Matrimonios
Últimos Artículos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo funciona ProntoPro

Haz una solicitud
1

Haz una solicitud

Dinos que te hace falta en pocos clics
Compara los presupuestos
2

Compara los presupuestos

En poco tiempo recibirás 5 presupuestos personalizados.
Elige al profesional
3

Elige al profesional

Elige al profesional más adecuado para ti después de haber comparado las ofertas y consultado los perfiles.