Fotografía que fluye con la boda y su magia

Publicado el 31 octubre 2019 por Marta Sánchez
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin

Eusebio Fernández Carrión (también conocido como Use) nació en 1982 en Baza (provincia de Granada). A los 19 años se fue a estudiar a Almería. Es un fan de los viajes y le encanta conocer nuevos lugares, el buen cine, la buena música como la de Manolo García y David Bowie, perderse por los sitios paseando e ir de cañas. Empezó a trabajar como fotógrafo para obtener ingresos, ya que estaba desempleado, pero después, el hecho contemplar la felicidad de la gente se convirtió en una motivación. Hoy en día, ya no lo ve como un trabajo, sino como un modo de hacer recordar a los novios su gran día y compartirlo.

Eusebio se casó en el 2012 y su fotógrafo de bodas vio algo en él, por lo que le propuso formarle y contratarle. Aunque Eusebio nunca había trabajado como fotógrafo, le apasionaba la idea. Estuvo tres años en la empresa de su maestro hasta que se independizó y creó su propia firma de bodas. Se fue a estudiar fotografía a la escuela EFTI de Madrid y hoy día tiene su oficina en Aguadulce (Almería).

Trabaja en solitario, aunque en la mayoría de bodas cuenta con otros fotógrafos de confianza para que le ayuden con aquellas ceremonias en las que sean convenientes más profesionales. Está especializado en sesiones en exterior, en la búsqueda de un escenario y en contar historias de amor. Le encantan las parejas y las personas que se quieren, así como la magia del día de la boda: aún hoy, se emociona como si fuese su propia boda.

Eusebio, cada fotógrafo tiene su propio estilo, ¿qué crees que te hace diferente de otros fotógrafos de bodas? ¿Cuál es el estilo que te define?

El estilo de fotografía tiene muchos nombres. Cada fotógrafo lo llamará seguramente de una forma distinta, documental, foto-periodismo, emocional… Realmente, cada boda se ajusta a un estilo que la pareja propiamente define. Me suelo centrar mucho en los detalles, en los gestos…

La manera de trabajar es muy sencilla: se trata de interrumpir lo menos posible el transcurso de la boda o sesión, siempre corrigiendo ciertas cosas, posturas o aportando ideas. Son fotografías muy sencillas, naturales, con el posado justo y necesario, al igual que se obliga a hacer las típicas fotos grupales o de familia, se intenta hacer que cada boda sea distinta de la anterior y que sea propia y exclusiva de los novios.

En cuanto al retoque, es muy básico, no todas las bodas tienen el mismo retoque, y voy variando, aunque siempre es una edición que sigue una misma línea y poco o nada de photoshop. Imagino que, en cuanto a la diferencia es personal, como hoy en día hay miles de fotógrafos y todos hacemos las mismas fotos prácticamente, imagino que el factor humano es el más importante, que congenies con los novios.

¿Qué equipos prefieres utilizar durante las sesiones de fotos que realizas y por qué?

Equipo, el justo y necesario. Siempre voy con dos cámaras, cada una con diferente óptica. Uso la luz natural y ambiental, nunca flashes ni iluminación de estudio, salvo que sea imposible o ya que las bodas sean de noche y no haya luz. Intento darle naturalidad y calidez humana.

¿Con cuánto tiempo de antelación deben ponerse en contacto contigo las parejas? ¿Qué deben tener en claro para la primera reunión?

Hoy en día no hay nada establecido. Lo ideal son 8-12 meses de antelación. Hay parejas de todo tipo, que te avisan casi dos años antes y otras que a los 3 meses se casan. Cuanto más cerca de la fecha más arriesgado. 

Sólo hago una boda por fecha. Para mí, lo más importante es tener claro que te gusta el trabajo y el estilo de fotografía del fotógrafo que vas a contratar. Es importante documentarse antes de ir a una reunión sea en el ámbito que sea.

¿En qué situaciones recomiendas a las parejas realizar las fotos de preboda y postboda?

Una sesión de preboda creo que es muy recomendable, sirve para iniciar una relación de confianza y amistad. Es una forma de romper el hielo para antes de la boda, que los novios no se sientan intimidados por la cámara. Además de que salen sesiones muy chulas, que con un móvil y selfies no puedes conseguir.

En cuanto a la sesión de postboda, lo recomiendo para novios que no tienen mucho tiempo durante el transcurso de la boda para hacerse fotografías de recién casados.

Ya depende de la importancia que cada pareja le da a sus fotografías.

Bodas inmortalizadas en pedazos de eternidad

Eusebio Fernández apuesta por una fotografía natural, sin artificios, que no interrumpa la manera en la que fluye la ceremonia y que recurra al menos número de posados posibles. Considera Eusebio que su labor como fotógrafo es la de inmortalizar momentos que transmitan las emociones destiladas en la ceremonia y que para ello es mejor encontrar la foto que crearla. Por este motivo, Eusebio afila su ojo profesional de fotógrafo ya experto para esperar agazapado y pasando inadvertido el momento concreto que convertirá en un pedazo de eternidad inolvidable para los retratados y los asistentes a la boda.

Comparte el artículo:
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin
Publicado el 31 octubre 2019 por Marta Sánchez
Últimos Artículos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo funciona ProntoPro

Haz una solicitud
1

Haz una solicitud

Dinos que te hace falta en pocos clics
Compara los presupuestos
2

Compara los presupuestos

En poco tiempo recibirás 5 presupuestos personalizados.
Elige al profesional
3

Elige al profesional

Elige al profesional más adecuado para ti después de haber comparado las ofertas y consultado los perfiles.