Una foto para cada ocasión

Publicado el 15 julio 2019 por Marta Sánchez
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin

Las fotografías son el soporte de nuestros recuerdos, una vieja foto encontrada por casualidad, nos transporta a momentos vividos y nos provoca emociones de todo tipo. Las fotos son tesoros que nos recuerdan quienes fuimos, a nuestros seres queridos y lugares que, de otro modo, el tiempo borraría de nuestra memoria.

Conversamos con Eduardo, un fotógrafo ovetense que lleva 24 años en la profesión, antes de ello ya la ejercía de manera amateur. De hecho, nos comenta que a pesar de haberse formado en academias y workshops, se considera un autodidacta en continua formación. Él realiza todo el trabajo y de manera esporádica, se apoya en otro compañero. Inicialmente compartía su estudio y los trabajos de reportaje social con una pequeña tienda para revelado, pero con la irrupción de la tecnología digital abandonó la tienda y se centró en el estudio y el reportaje social. En la actualidad su trabajo abarca desde la fotografía de embarazo a la familiar, juvenil, de moda, bebés y comuniones.

Eduardo Breña, ¿qué visión del mundo obtienes a través de la fotografía de familias? ¿Qué es lo que más te gusta de ese tipo de fotografías?

Conocer gente me gusta, aunque pueda parecer (y lo seré, no lo puedo negar) una persona tímida y de pocas palabras, disfruto conociendo gente de diferentes edades, culturas, clases. Todas aportan algo interesante.

Recién casados corriendo.
Eduardo disfruta de conocer a las personas cuando realiza sesiones de familia.

¿Qué cámara prefieres utilizar para hacer fotos de familias y por qué?

La verdad que la cámara ideal sería una que no se viese y que no se oyese, pero mientras se inventa, trabajo con cámaras réflex y ópticas diversas, aunque me inclino por las fijas siempre que puede ser.

Niña en su comunión.
Eduardo trabaja actualmente con equipos réflex y distintos tipos de ópticas que utiliza según las condiciones que se presentan.

¿Cómo adaptas tu estilo de fotografía a lo que necesitan tus clientes? ¿Cómo es tu relación ellos desde el momento en el que te contratan?

Es inevitable tener un estilo personal, como en cualquier actividad o profesión. Pero el cliente tiene también sus gustos y hay que escucharlo y adaptarse, en la medida de lo posible, a su estilo. El trabajo profesional, al final, no es más que una confluencia del estilo del fotógrafo con el del cliente. Cuando esto se produce, es que se ha hecho un trabajo satisfactorio.

Iglesia y novios.
El desafío de Eduardo es lograr la conjunción entre su estilo personal y los gustos del cliente.

¿Qué incluye cada paquete que ofreces y cuánto cuesta cada uno?

Hay distintas opciones según sea el tipo de trabajo, intentamos mantener siempre una opción básica de entrada, para que cada cliente pueda, luego, personalizar el trabajo a su gusto y posibilidades.

El enfoque correcto

Entre los fotógrafos los estilos y modos de enfocar su trabajo son muy diversos; los hay que priman el que la toma refleje su estilo personal, otros prefieren una neutralidad en la que exclusivamente recogen el gusto e indicaciones del cliente y por último, están los que, como en este caso, prefieren conjugar ambas perspectivas en el resultado final.

Comparte el artículo:
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin
Publicado el 15 julio 2019 por Marta Sánchez
Publicado en: Eventos, Fotografía, Matrimonios
Últimos Artículos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo funciona ProntoPro

Haz una solicitud
1

Haz una solicitud

Dinos que te hace falta en pocos clics
Compara los presupuestos
2

Compara los presupuestos

En poco tiempo recibirás 5 presupuestos personalizados.
Elige al profesional
3

Elige al profesional

Elige al profesional más adecuado para ti después de haber comparado las ofertas y consultado los perfiles.