Fotografías sin poses: imágenes que muestran el alma de las personas y los productos

Publicado el 4 marzo 2020 por Marta Sánchez
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin

Ismael Embid, nació y reside en Zaragoza. Estudió Fotografía en el CPA y empezó en este mundillo en una empresa de Marketing. Su empresa y su forma de trabajar, son producto de una experiencia personal. Siempre había sentido afición la fotografía, pero en principio ese gusto solo lo cultivaba por placer.

Sin embargo, una reflexión crucial le llevó a tomar otro rumbo en el terreno fotográfico. Unos años después de celebrar su matrimonio, falleció su padre, y un día, revisando el álbum de su boda, se dio cuenta que sí, que estaban muy guapos todos, pero no había ni una foto que evidenciara que su padre lo había pasado bien. No tenía ni el mínimo recuerdo de su padre en la fiesta, ni en la cena, solo fotos de posados.

Sin duda esto marco su vida y su estilo fotográfico. Decidió no hacer fotos de posados durante una boda, si no a conseguir capturar esos momentos que son los que realmente constituyen recuerdos.

Para Ismael,  es más importante esas fotos de un novio llorando, el padre cantando, la tía Juana riéndose…. Que llevarse a los novios a un parque a usarlos de maniquís. Para él los recuerdos son lo más importante de esta vida, y qué mejor forma de contar esa historia de la unión de dos familias, que no perderse ningún momento, dejarlos plasmados  en fotografías.

Así se fue especializando en ese tipo de fotografía que hoy define su trabajo: la fotografía que cuenta algo, ya sea sobre un evento social o sobre un producto. Y lo que motiva su labor es el acto de contar una historia desde el corazón, no solo desde los ojos. 

Para los profesionales de La Sal de la Vida Fotografía, ¿cuán importante son las fotografías para comercializar productos? ¿Cómo realizáis vuestras propias fotos para vuestra estrategia de marketing?

Para mí todas las fotografías tienen que mostrar el alma de una empresa y su imagen corporativa. Así que las considero muy importantes. Tengo muy claro que las fotos de producto para catálogo, son eso, de catálogo. 

En ocasiones, es muy complicado salirse de las típicas fotos de fondo blanco y fondo negro, realmente son fotos en las que prima más el producto, y la idea es que el cliente se sienta satisfecho con lo que ve. Pero cuando nos centramos en hacer esas fotos mostrando el alma de la empresa, no solo sirven para un catálogo, sino también para una buena campaña de marketing.

¿Qué equipos preferís utilizar para realizar las fotografías de producto y por qué?

Es una buena pregunta. Todo depende de qué tipo de fotografía voy a hacer y en qué locación. No es tarea fácil establecer un equipo estándar. Salvo en la óptica, siempre prefiero utilizar un objetivo que me aporte una buena nitidez, y si es en estudio prefiero luz continua con un buen difusor a un flash.

¿Cuáles son las técnicas de fotografía que utilizáis para lograr fotos de calidad?

Como siempre intento contar historias desde el punto de vista humano, mi única técnica aparte del revelado final es siempre usar composición Gestal, es decir, no me concentro en las partes, sino en el todo, en la armonía que da el conjunto.

Las empresas que deseen fotografiar sus productos, ¿qué deben tener en cuenta al momento de buscar un fotógrafo? ¿Cuáles son las características que distinguen a un fotógrafo de productos profesional?

En este tema pasa lo de siempre, que hay una tendencia a pensar en la fotografía de productos en plan de catálogo, con fondo blanco y fondo negro. Mi recomendación es buscar que esas fotos de producto se puedan tocar, sentir, que la gente le entre hambre cuando ve una foto de comida, que se imaginen un producto en su poder, a la vez que puedan contar el alma de ese producto, su historia en una foto.

Para este tipo de fotografía, no sirve simplemente el apretar un botón. Hay que invertir mucho tiempo en conocer a la empresa, conocer el producto, y diseñar la escena idónea para esa foto.

Aquí entran muchas cosas en juego y de distintas áreas de conocimiento, como son la fotografía, el marketing y la psicología. Y sobre esto no cualquier fotógrafo tiene experiencia o sensibilidad. Nunca debéis pensar que basta con que sepa apretar un botón o contratar al que ofrezca los servicios más económicos. Hay que elegir muy bien al fotógrafo, debéis pensar que esas fotos no son las fotos de un producto, reflejan a la empresa. Y eso nunca es un gasto, es una ganancia.

Imágenes que permiten tocar, sentir y conocer a fondo lo fotografiado

Ismael Embid es el creador de La Sal de la Vida Fotografía, una empresa dedicada a prestar servicios fotográficos de alto nivel, capturando con su lente el alma de las personas y los productos registrados. Apuesta por una fotografía sin poses, por ir más allá de simplemente apretar el botón para activar una cámara. Su misión es aprehender la esencia, producir imágenes que muestren realmente quiénes son las personas y dejar para la historia recuerdos auténticos, así como, en el plano del marketing, captar las cualidades de un producto y la identidad de la empresa que lo ha concebido, haciendo de la imagen un punte entre el producto y los sentidos.

Comparte el artículo:
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin
Publicado el 4 marzo 2020 por Marta Sánchez
Publicado en: Eventos, Fotografía, Matrimonios
Últimos Artículos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo funciona ProntoPro

Haz una solicitud
1

Haz una solicitud

Dinos que te hace falta en pocos clics
Compara los presupuestos
2

Compara los presupuestos

En poco tiempo recibirás 5 presupuestos personalizados.
Elige al profesional
3

Elige al profesional

Elige al profesional más adecuado para ti después de haber comparado las ofertas y consultado los perfiles.