La búsqueda de tus antepasados: una aventura sobre tu identidad

Publicado el 11 febrero 2020 por Marta Sánchez
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin

Víctor M. Cantero, experto en genealogía en Valencia, nació en esta ciudad en 1980. Es técnico especialista delineante, técnico en diseño de interiores y estudió dos cursos de Arquitectura. Después de trabajar en varios despachos de arquitectura decidió dar un giro a su formación pasando a las Humanidades. Se graduó en Historia del Arte en 2016 e hizo un Máster de Conservación de Patrimonio Arquitectónico y recientemente acaba de terminar el Máster de Formación de Profesorado en Educación Secundaria por la especialidad de Geografía e Historia.

Ha trabajado los últimos años en una librería y actualmente en una escuela de música. Después de muchos años de estudio, formación e investigación, sin becas ni ayudas, vio la posibilidad de ofrecer sus servicios de forma autónoma como investigador privado a personas, empresas o instituciones del ámbito de la Historia, la Cultura y el Patrimonio.

Su proyecto Genearthis nació como idea en 2017 a raíz de varios encargos de personas cercanas a él para  ayudarles en la realización de su árbol genealógico. Cuando estos encargos rebasaron el ámbito de la amistad, es cuando pensó que podría ofrecer servicios de investigación personalizados de una forma más profesional. Trabaja solo cuando se trata de genealogía, y en equipo cuando es un trabajo de investigación de patrimonio. 

Son dos los ámbitos en los que Víctor trabaja más a gusto. En primer lugar, el de la Historia familiar. Más de diez años de experiencia en investigación hacen que se sienta muy cómodo a la hora de escribir biografías de antepasados de cualquier persona. Escribe sobre su formación, residencias, trabajo, miembros familiares y todo lo que los archivos puedan ofrecer. El resultado final son relatos de vida muy completos y bien contextualizados en su época.

La segunda área es la del patrimonio arquitectónico y cultural. Su formación en Historia del Arte y en el Máster de Conservación de Patrimonio Arquitectónico, unido a su formación técnica, le permiten elaborar informes históricos de inmuebles de casi cualquier época. Sus especialidades son el análisis urbano, la arquitectura residencial y la industrial. 

Víctor, ¿tu pasión por la genealogía nació con la investigación de tu familia o era ya algo que te llamaba la atención?

Fue algo que empezó a llamarme la atención sin tener conciencia de ello. Me explico. Empecé  interesarme por la historia de mi ciudad, lo que me llevó a conocer los personajes relevantes de la misma. Alguna figura relevante captó mi atención y sin esperarlo me vi en bibliotecas buscando la biografía de algún determinado personaje. Así llegué a la genealogía de la Casa Real.

Remontando generaciones no fue muy difícil llegar a los Reyes Católicos y, de ahí, hasta los reyes de la España medieval. Cuando lo terminé, apareció una tía mía que guardaba documentos de mi difunto abuelo, y me ofreció construir nuestra propia genealogía… Hasta hoy.  

¿Por qué crees que es importante conocer nuestras raíces y genealogía? 

Por dos cosas, principalmente.

La primera es que, sin saberlo, heredamos conductas, virtudes, defectos y bloqueos de nuestros antepasados, directamente de nuestros padres, pero también de abuelos, bisabuelos y muchas generaciones atrás, es decir, de personas a las que no hemos conocido personalmente. Herencias transgeneracionales. Por eso, llegando a conocerles a ellos, podemos profundizar en nuestro propio conocimiento e identidad.

El segundo motivo es porque, como en otras disciplinas, el conocimiento del pasado, recuperar la memoria y hacerla crecer, nos hace crecer como personas. Sin conocimiento no hay memoria, y sin memoria no hay identidad.

¿Qué herramienta te gusta más usar para tu trabajo?

Vivimos en la era digital, rara es la persona que no utiliza un ordenador, un smartphone o una tablet en su trabajo diario. Sin embargo, muchos historiadores coincidirán conmigo en que no hay herramienta que produzca mayor satisfacción que la de un archivo histórico y la enorme documentación que conserva.

Encontrar un nombre o un expediente buscado y conocer nueva información sobre algo o alguien, es una sensación indescriptible.

¿Por qué empezaste a usarla y qué lo hace especial? 

Empecé a acudir a los archivos cuando me di cuenta de que al final, todo lo que existe en internet y los libros sobre Historia, alguien, algún día, lo sacó de un antiguo expediente conservado en un archivo histórico. No podía construir la historia de una persona anónima sin acudir a un archivo.

¿Me lo recomendarías también como principiante en el campo de la genealogía?

Absolutamente sí. Es más, difícilmente podrás reconstruir los pasos de tus antepasados sin investigar horas, días o semanas en un archivo histórico.

¿Cuál es tu forma de trabajar la genealogía? 

Cada persona tiene su propia forma de trabajar, pero en Genealogía, en principio, todo sigue un patrón bastante evidente y del que es complicado salirse. Hay que recurrir sí o sí a los certificados del registro civil y a los libros parroquiales.

¿Cómo comienza la investigación?

Todo debe dar comienzo con una conversación inicial entre el investigador y el cliente. El cliente debe aportar la máxima información posible sobre sus antepasados, padres abuelos, bisabuelos… hasta donde sea capaz. Supongamos que no sabe absolutamente nada. No hay problema, el punto de origen es él mismo.

El certificado civil de nacimiento de una persona proporciona información detallada sobre los padres del bautizado y sus cuatro abuelos, como edad, naturaleza, residencia. Gracias a los certificados de Registro Civil, podemos remontarnos hasta casi los inicios del siglo XIX, ya que existe un pre-registro civil entre 1840 y 1870, (dependiendo de la localidad) y el Registro Civil que hoy conocemos desde 1870.

Además de nacimientos, existen también registros de matrimonios o casados, y defunciones o muertos. Previo al registro civil, existen los conocidos Quinque Libri de las parroquias, existentes desde la segunda mitad del siglo XVI, cuando tras el Concilio de Trento quedaba obligado registrar los sacramentos celebrados en las iglesias.

¿Cuánto tiempo puede tardar en completarse el árbol familiar de una persona? 

Puede no terminar nunca, todo depende de cuál sea el nivel de profundidad que se pretenda alcanzar. Voy a exponer algunas opciones.

Si nos conformamos con un simple esquema en árbol genealógico con nombres y fechas, dependiendo de lugar y con relativa facilidad podamos remontarnos hasta el siglo XVI. Con la suerte de lado y dedicando un par de horas al día, en un mes podremos remontar hasta los siglos XVIII o XVII, y muy afortunados seríamos si lo lográramos construir al completo hasta mediados del siglo XVI.

Si además queremos construir el árbol genealógico también en horizontal, es decir, incluyendo a hermanos, primos, tíos, abuelos, tíos abuelos, etc. algo más de tiempo, o mucho más tiempo, existen múltiples variables. En cualquiera de los dos casos, difícilmente lograremos abarcar a todos los miembros de una familia.

Otra cuestión es aceptar que no va a ser fácil remontarse muchas generaciones, pues requerirá mucho tiempo, esfuerzo y dinero, ya que nos va a tocar viajar casi seguro. Como digo, la suerte juega un papel muy importante. 

Personalmente, aunque me gusta llegar cuanto más lejos mejor, en muchos casos prefiero conocer a las personas más de cerca. Reconstruir su vida más allá de un nombre y unas fechas concretas, es decir, elaborar un perfil biográfico, conocer a qué se dedicó, donde vivió, y cuál fue su trayectoria vital. Me gusta abrir y cerrar el círculo.

¿De qué manera crees que tus servicios de genealogía ayudan a otras personas a recordar a sus antepasados? 

Por lo que a mis servicios se refiere, de una forma ante todo respetuosa. Mis investigaciones son absolutamente rigurosas, nada es inventado por lo que mis informes de historia familiar y árboles genealógicos, son reflejo de la realidad que tuvo lugar hace años, décadas o siglos.

Eso sí, una cosa conviene dejar clara, los archivos hablan sin tapujos, nos cuentan cosas agradables y cosas que no lo son tanto. A veces nos dicen cosas que no queremos escuchar, solo hay que estar preparado y no ver con los ojos de hoy, lo que ocurrió entonces.

¿Cómo pueden contratarse tus servicios?

Hoy en día, internet y las redes sociales lo son todo a la hora de querer establecer contacto con un profesional sea del sector que sea. La creación de blogs, webs y perfiles de redes sociales ponen en contacto a cualquier persona con otra, en partes muy distantes del mundo en cuestión de segundos.

A mí particularmente se me puede encontrar en facebook, twitter e instagram con el nombre de usuario @genearthis. Respondo en pocas horas a cualquier consulta.

Sondeando el pasado para recuperar su memoria

Víctor M. Cantero, a través de su proyecto Genearthis, se sumerge en el pasado para averiguar quiénes fueron los predecesores de sus clientes. A Víctor le gusta ir más allá de la retahíla de nombres y fechas y procura averiguar algo que nos aporte un mayor conocimiento sobre aquellos que nos precedieron, cómo vivieron, en qué trabajaron y, en definitiva, traer parte de su memoria al presente para conocerla y rescatarla de los legajos y los archivos.

Comparte el artículo:
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin
Publicado el 11 febrero 2020 por Marta Sánchez
Últimos Artículos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo funciona ProntoPro

Haz una solicitud
1

Haz una solicitud

Dinos que te hace falta en pocos clics
Compara los presupuestos
2

Compara los presupuestos

En poco tiempo recibirás 5 presupuestos personalizados.
Elige al profesional
3

Elige al profesional

Elige al profesional más adecuado para ti después de haber comparado las ofertas y consultado los perfiles.