La fugacidad convertida en recuerdo imborrable

Publicado el 31 diciembre 2019 por Marta Sánchez
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin

Chema Sánchez, fotógrafo de bodas en Zamora, ejerce su profesión en su ciudad natal, donde reside. Su principal motivación es el sinfín de emociones y sentimientos que las parejas le regalan en cada enlace cuyo reportaje realiza. Explica que, a través de la fotografía puede revelar a los protagonistas aquellos recuerdos que no mantuvieron en su memoria debido a la fugacidad del instante, por ejemplo sus emociones, risas y lágrimas, son captadas para que ningún momento se pierda.

La fotografía es parte de la vida de Chema desde que era joven. Desde pequeño le apasionó preservar momentos, instantes y sentimientos, entendiendo que una imagen se convierte en parte de nuestra vida para siempre. Vivió y se adaptó al cambio de la fotografía analógica a la digital, y ha aprovechado al máximo las ventajas de esta nueva tecnología. Los resultados que busca siempre apuestan por una fotografía personal y muy íntima, y esto lo logra con sus propios conocimientos y destrezas.

Chema trabaja siempre junto con un asistente sin el cual sería imposible realizar las imágenes más creativas en las que se trabajan con uno o varios flashes. Está especializado en fotografía de boda. Para él es una de las facetas del arte fotográfico más emotiva. Vive y retrata momentos de alegría única que son vividos no solo por la pareja nupcial sino también por sus familiares y amigos. Asimismo, también desarrolla otros tipos de fotografía como books de modelos, sesiones de familia entre otros temas.

Chema, ¿cómo logras narrar historias en tus fotografías de bodas? ¿Hay alguna técnica que sigues para obtener resultados tan grandiosos? ¿Qué te inspira a renovarte cada día? 

La única técnica es tener siempre la mente muy abierta y dejar que todo fluya en libertad. No me gusta llevar nada prefijado, sino transformarme en una especie de esponja que absorbe todo. Observo lo que me rodea en el momento sin escatimar detalles, pues considero que todo debe ser importante para la pareja y familiares para quienes trabajo.  Me gusta desarrollar una fotografía simple, natural, no participo ni hago ningún tipo de intervención en los desarrollos de cada momento, y me aseguro que cada imagen sea artística y única para cada evento

Una vez acabada la temporada, contacto siempre a algunas parejas para probar y experimentar técnicas y enfoques novedosos en materia fotográfica. Me gusta que cada año las parejas que me contratan, obtengan un plus de primicia en el reportaje que reciben. 

¿Qué cámara prefieres utilizar para realizar fotos de bodas y por qué? Además de estas, ¿qué equipos utilizas para perfeccionar la calidad de tus fotos? 

He sido fiel a Nikon desde que empecé en la fotografía, con mi primera réflex analógica pues me ha dado excelentes resultados en mi trayectoria. Actualmente tengo también una Sony a7m3 que me encanta por su ligereza y sus nuevas funciones, pero, tengo que reconocer, que tener mis réflex Nikon en las manos me da sensaciones que las mirrorless no me dan. 

Siempre me acompañan mis flashes a todas las sesiones, así como reflectores y otros difusores, geles de colores, modificadores varios de luz. Poder crear con la luz en cualquier momento me encanta, aunque si la luz natural es buena, estos accesorios quedan apartados y trabajo con ella.

Entre los diferentes servicios de sesiones de fotografías que ofrecéis de parejas, bodas, postbodas y de familia, ¿cuál es el que más te gusta realizar y por qué?

Sin duda prefiero sobre todo la fotografía de boda, aquella que recoge los momentos de la ceremonia y se convierte en un regalo y un recordatorio para los novios y sus seres queridos.

Según vuestra experiencia en el área, ¿qué elementos garantizan la foto perfecta de una boda? ¿Alguna recomendación en la vestimenta, iluminación o escenarios?

No creo que existan las fotos perfectas, salvo que las preparemos muy minuciosamente e incluso así es complicado lograrlas. Trabajamos con parejas reales y no con modelos y eso hace que esa “perfección” sea difícil de lograr. 

Para mí, son más importantes los momentos espontáneos que suceden sin más. Ya que un evento nos aporta tantas anécdotas y situaciones, debemos estar siempre alerta para captarlas (ese es nuestro principal valor) y cuando la emoción llega, se debe captar el momento, tal como este ocurre.

Si la luz no nos acompaña, tenemos los flashes, para dar ese plus de calidad visual que aportará más a cada imagen pero este elemento no debe restar protagonismo al momento en sí.

Construyendo recuerdos indelebles

Chema Sánchez utiliza la fotografía con un propósito que va mucho más allá de la realización de un reportaje fotográfico de una ceremonia nupcial. Busca entregar a los novios un conjunto de imágenes que pasarán a formar parte de su colección de recuerdos favoritos. Para ello, su estilo intimista y su ojo entrenado de fotógrafo están siempre a punto para capturar el momento adecuado, ese que transmite los sentimientos vividos en un día inolvidable.

Comparte el artículo:
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin
Publicado el 31 diciembre 2019 por Marta Sánchez
Publicado en: Eventos, Fotografía, Matrimonios
Últimos Artículos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo funciona ProntoPro

Haz una solicitud
1

Haz una solicitud

Dinos que te hace falta en pocos clics
Compara los presupuestos
2

Compara los presupuestos

En poco tiempo recibirás 5 presupuestos personalizados.
Elige al profesional
3

Elige al profesional

Elige al profesional más adecuado para ti después de haber comparado las ofertas y consultado los perfiles.