La gestión inmobiliaria que te hará notar la diferencia

Publicado el 13 abril 2020 por Marta Sánchez
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin

Markus López Weikl, arquitecto técnico en Sevilla, en relación a las edificaciones ha ejercido tanto como profesional de la construcción como de administrador de fincas colegiado, de modo que, antes de llegar al sector inmobiliario, ya había realizado todo tipo de actuaciones sobre los edificios; ha participado en su construcción, restauración, rehabilitación, demolición, los ha administrado y ha gestionado su explotación, por lo que cuando se introdujo en el mundo inmobiliario resultó como llegar al destino final de un largo camino, a la última forma de interactuar con las construcciones (participar en su compraventa).

Sus inicios en el sector inmobiliario fueron guiados bajo el paraguas de una franquicia, y tras formarse en ella y configurar su propia visión del sector y establecer la filosofía de cómo debe prestarse este servicio, hace tres años inició su andadura en solitario con una marca propia que se consolida en un esfuerzo diario de plena dedicación. 

Si bien por conocimientos y formación tiene un especial conocimiento del sector industrial y comercial, la principal actividad del sector está actualmente en el mercado residencial en el que, desde un principio, la mayor parte de su cartera ha estado en la segunda vivienda. Este es un sector que trasciende del bien en sí, requiriendo un conocimiento más amplio del entorno geográfico y cultural por su mayor influencia en la toma de decisiones del comprador de este tipo de vivienda.

Markus, ¿qué te motivó a hacer este trabajo?

Si bien ya tuve interés en este sector años antes y tuve varias entrevistas de trabajo, es cierto que cuando definitivamente me decidí a dar el paso fue un poco guiado por una confluencia de factores, teniendo como principal empuje la crisis financiera de 2007/2008. Esta redujo mucho la actividad que desarrollaba en aquellos momentos en la construcción como especialista en PRL, pasando a ser en los años siguientes mi principal actividad la de administrador de fincas. En este trabajo era en el que tenía un trato directo con el público general (hasta entonces, siempre había trabajado BtoB [Business to Business]), algo que me gustaba, pero no me llenaba porque era una actividad no finalista con funciones repetitivas y monótonas que no la convertían en una actividad gratificante.

Todo esto me llevó a buscar una actividad que cubriera ambas facetas: la vocación de servicio con trato directo con el cliente final y la culminación de proyectos finalistas (un objetivo claro como es la venta o el alquiler cuando trabajas por encargo del propietario o la localización del bien idóneo cuando trabajas para el demandante).

¿Cuáles han sido los más grandes retos afrontados por el equipo de vuestros servicios inmobiliarios en el terreno de la compra-venta de bienes inmuebles?

El primero fue entrar en una actividad sin experiencia anterior ni tutor en la que no hay una formación reglada o conocimientos básicos que por sí mismos te faculten a ejercerla. La única manera de ser un buen profesional en este sector es a base de experiencia, la formación continua ayuda, pero, por sí misma no es suficiente, debes mantener un trato continuo y constante con las personas, pues tras cada operación hay un mundo con motivaciones y casuística totalmente distintas. Incluso en un mismo edificio, no es lo mismo vender el 1º C que el 2º A, porque la base de este trabajo es el trato con las personas.

¿Cuáles son los elementos determinantes para que vuestra empresa preste un servicio de calidad?

Centrarnos en las personas. Nuestra actividad es un servicio profesional a personas. Quienes venden, alquilan o compran las propiedades son nuestros clientes, nosotros estamos para ayudar a esas personas a lograr su objetivo, bien porque no pueden o porque no saben cómo gestionarlo por sí mismos, bien porque no han sido capaces de lograrlo por sus medios.

¿Qué tipos de bienes inmuebles son los más cotizados en las localidades donde trabajáis?

Bueno, ese es un término relativo y variable en el tiempo, pues la cotización de un tipo de inmueble o una zona determinada tiene una parte importante de subjetividad. No tiene nada que ver el precio de mercado con una tasación técnica. Las tasaciones sí marcan unos estándares de precio por metro cuadrado y su evolución es más lineal en el tiempo; en cambio, el valor de mercado funciona de un modo más volátil, pues al final, el valor de mercado no es más que el punto de encuentro de las aspiraciones de comprador y vendedor, lo que para unos es un handicap, otros lo valoran favorablemente. En cierto modo, se puede hacer una analogía con el mundo de los libros.

Un libro nuevo lo saca la editorial en miles de ejemplares iguales a un precio tasado (lo que ocurre con las VPO y en cierto modo, cada vez menos, con las viviendas de obra nueva); pero del libro antiguo, quedan pocos ejemplares de cada opción y su valor depende tanto del que le ponga su vendedor (a veces aquí surge una importante componente emocional o sentimental) y de lo que esté dispuesto a pagar el comprador por ese libro en concreto; esto es lo que ocurre más con la vivienda de segunda mano sobre todo, y con más fuerza en la residencia vacacional.

¿Cuáles son, desde vuestro punto de vista, las condiciones más favorables para concretar la compra-venta de un bien inmueble?

Es fundamental conocer con la mayor profundidad posible a las partes, tanto a la vendedora como a la compradora. Por eso, para nosotros es imprescindible una entrevista personal previa. Cuanto más les cuesta abrirse en este momento, menos probabilidades hay de lograr el encuentro.

Luego entran los datos más fríos y objetivos: hay que cuadrar la realidad económica del momento con las aspiraciones del cliente, es frecuente que el vendedor aspire a un precio de venta en el que la realidad social y económica del momento hace que no haya compradores con capacidad para llegar a él, o que la capacidad económica del comprador no le permita alcanzar su inmueble idealizado y hay que exponerle la opción más cercana a ese objetivo que puede permitirse en ese momento puntual de su vida. 

Conoce la diferencia de la buena gestión inmobiliaria

La prestación de servicios inmobiliarios por parte de Markus López Weikl y su empresa conlleva la ventaja de que Markus ha trabajado en prácticamente todas las facetas relevantes del mercado inmobiliario. Esto le proporciona un conocimiento exhaustivo del sector y del área geográfica donde trabaja, convirtiéndole en un verdadero experto cuya pericia y experiencia pone a disposición de sus clientes. Markus sabe que es imprescindible entender las necesidades de los compradores y vendedores para satisfacer las aspiraciones de ambos sin que ninguna parte salga perjudicada con las transacciones, por eso procura mantener una cordial proximidad con sus clientes y comprender lo que buscan.

Comparte el artículo:
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin
Publicado el 13 abril 2020 por Marta Sánchez
Últimos Artículos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo funciona ProntoPro

Haz una solicitud
1

Haz una solicitud

Dinos que te hace falta en pocos clics
Compara los presupuestos
2

Compara los presupuestos

En poco tiempo recibirás 5 presupuestos personalizados.
Elige al profesional
3

Elige al profesional

Elige al profesional más adecuado para ti después de haber comparado las ofertas y consultado los perfiles.