La mejor versión de ti mismo, con ayuda de la psicoterapia

Publicado el 3 octubre 2019 por Marta Sánchez
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin

Javier Gutierrez Igarza, bilbaíno de 41 años, se licenció en Psicología en la Universidad de Deusto y se formó en gestión de Recursos Humanos y en Psicoterapia Analítica Grupal, la cual considera decisiva para haber encontrado otro modo de abordar las dinámicas grupales y la naturaleza humana. Asimismo, se formó en fotografía, disciplina artística que  utiliza en sus tratamientos e intervenciones en diversas instituciones y clínicas.

Desde que se licenció con 21 años acumuló experiencias laborales que le hicieron saber que la clínica y el trabajo dinámico con grupos era a lo que quería dedicarse. Hoy en día trabaja como Psicólogo Sanitario en una comunidad terapéutica para pacientes graves y en su consulta privada de psicoterapia, donde lleva la parte clínica con niños y adultos pero también realiza intervenciones en el ámbito de la creatividad y la educación, así como la consultoría para organizaciones y equipos.

En este último campo, trabaja para ayudar a las organizaciones a mejorar su gestión y organización, tratando de mejorar la salud laboral y la prevención de riesgos laborales junto con un equipo especializado de profesionales. Su consulta es un centro pequeño, ya que considera que es ventajoso para mantener la cercanía con el cliente. Comenzó su andadura en el 2012 tras haber desempeñado empleos como psicoterapeuta en un centro de psiquiatría y como técnico de recursos humanos, entre otros.

¿Qué fue lo que te motivó a dedicarte a la psicología y ofrecer mejoras en la salud mental de tus pacientes dentro de la Consulta de Psicoterapia?

La motivación es clara. Cada caso o cada grupo con el que trabajamos es una manera única de plantear cuestiones vitales a las que todos tenemos que dar respuesta. La vida, con todas sus cosas fantásticas, también tiene una parte negativa a la que todos estamos sometidos de alguna manera y que necesita de nuestra participación. En eso consiste nuestra vida. Cada persona lo hace a su manera y en nuestra consulta ayudamos a comprender qué es lo que hacemos y por qué.

A partir de ahí, a través de una relación fiable y terapéutica, ayudamos a producir los cambios que por alguna razón la persona no puede realizar por sí misma en un momento concreto de su vida. Se trata de que los pacientes entiendan su mindo subjetivo que por alguna razón se les ha complicado bien por un hecho externo, bien por un manejo inadecuado de algunas cosas o por establecer relaciones tóxicas. Muchas veces, las personas no tienen la distancia suficiente para poder ver a los demás, para poder diferenciarse o para poder pensar.

Es a esto a lo que nos dedicamos, es una aventura muy motivante porque hablamos de procesos que también nos atañen a nosotros. Hay otra parte de nuestro trabajo que también es muy sugerente y es la prevención. Es un campo muy amplio, pero a través de nuestras intervenciones podemos prevenir muchos daños tanto en individuos como a nivel organizacional.

Ni que decir tiene que esto tiene especial importancia en la intervención con niños y con familias donde podemos proporcionar un espacio muy importante para abordar toda una serie de angustias que potencialmente pueden ser muy destructivas. Todo esto tiene un coste muy importante para nosotros. Debemos estar muy formados y en permanente desarrollo, pero, a la vez, es muy satisfactorio.

¿Qué parte de vuestro equipo de trabajo es esencial para garantizar la salud mental? ¿Hay algún elemento que nunca debería faltar?

Trabajar en equipo es esencial para nuestra profesión. De esta manera contrastamos nuestros criterios y hacemos abordajes enriquecidos por la diversidad del propio equipo. También esto tiene un coste. Es necesario contexto de justicia interna y unos niveles altos de sinceridad para que funcione.

De otra manera, el equipo tenderá al sometimiento y a la escisión, repitiendo las dinámicas de las familias y de las organizaciones que acuden a nosotros. Correríamos el riesgo de repetir las dinámicas de nuestros clientes. La diversidad, la formación y la intervisión (una supervisión colegiada) de nuestro trabajo en equipo es esencial.

Según vuestra experiencia profesional, ¿cuáles son las recomendaciones que daríais a vuestros pacientes para garantizar la efectividad de los tratamientos psicoterapéuticos que ofrecéis? ¿Cuándo y en qué condiciones le recomendaríais a un posible paciente que debe buscar tratamiento psicológico?

En psicoterapia es esencial mantener cierta continuidad y estar abiertos a lo que la experiencia de la psicoterapia pueda ir aportando. En psicoterapia no pretendemos establecer nuevas verdades o dar recetas de qué hacer y qué no hacer. Es un espacio en el que el trabajo conjunto permite elaborar significados distintos a los que ya tenemos y, por lo tanto, abrir una posibilidad a un cambio.

La angustia, el sufrimiento o la pérdida no pueden ser negadas como parte del desarrollo humano, debemos poder integrarlas en nuestras vidas y para ello a veces es necesario poder pensar sobre todo esto de una manera acompañada. Nosotros trabajamos de una manera dinámica y relacional porque entendemos el ser humano, como una organización, cambia y está en constante relación con los demás.

Para buscar ayuda no hace falta “tocar fondo” o esperar a que cristalice un cuadro clínico que nos impida vivir. Como decía antes, a veces, se trata de un momento concreto en el que no podemos gestionar alguna circunstancia. A veces hay señales que uno percibe, como estar más triste o más enfadado, no poder superar una pérdida que nos ha afectado profundamente o entrar en una crisis por nuestra carrera profesional.

El problema suele ser que para sobrevivir tendemos a negar y a no contactar con todos estos sentimientos, además de la presión social existente para no sentir. Estamos en un momento donde prevalece la actuación sobre el pensamiento, así que es habitual que las personas arrastren muchos duelos y mucha angustia antes siquiera de ser conscientes de ello. Se debe desestigmatizar la psicoterapia, la locura no es patrimonio de unos pocos, está presente en la vida de todos y, a veces, va bien darle un espacio para trabajar con ella.

Es más, una parte muy auténtica de nosotros suele estar encapsulada en eso que llamamos locura, es una parte que nos diferencia de los demás y que muchas veces la necesitamos para seguir adelante. También es habitual que hayamos tenido situaciones traumáticas que nos someten de manera inconsciente y que deben de ser tratadas para poder seguir viviendo y encontrar un sentido a lo que vivimos.

¿Cómo integráis el desarrollo personal y el Arte como vía de expresión y maduración para mejor la salud de vuestros pacientes? ¿Cuál es el procedimiento que seguís?

Cuando hablamos de lo creativo hablamos de desarrollo. Innovar en nuestra vida, dar soluciones creativas a nuestros problemas es una manera sana de avanzar. A través de la creatividad, la fotografía sobre todo en nuestro caso, aportamos un espacio donde lo complicado de la vida se puede desenredar y dar paso al crecimiento y al sentido. Lo genial de todo esto es que se hace de manera indirecta, proyectando en lo que hacemos aspectos de nosotros mismos de los que no somos conscientes.

Las palabras no llegan a todos los sitios y es necesario el Arte o la creación para dar un cauce que puede resultar en una distensión meramente, o en un espacio de crecimiento y de comunicación tan importante como cualquier otro de los que tenemos disponibles. Hay muchas personas con un enorme talento expresivo pero que no están acostumbradas a darle un espacio con lo que hay muchas cosas que quedan atrapadas. No sólo hablamos de aspectos individuales que cada uno pueda tener, también hablamos de cómo nos relacionamos con los demás y cómo percibimos el mundo.

Todo esto es muy importante en instituciones educativas. A través de este tipo de trabajos podemos prevenir el bullying por ejemplo: además de la actividad creativa, planteamos una situación grupal en la que la comunicación y la relación con los otros se pone de manifiesto y entonces podemos trabajar en ella. Atraemos la aparición de los aspectos aparentemente negativos de las relaciones que, además, tienden a negarse en todas partes sólo logrando hacerlas más fuertes.

Por ejemplo: La exclusión, la competición o la envidia ¿Qué logramos cuando intervenimos sólo hablando de ellas y explicándolas de manera intelectual? Muy sencillo, la cosificamos y desarmamos a las personas ante sus propias emociones. Aprender a manejar estas emociones complicadas a través del aprendizaje vivencial y de la psicoterapia nos ayuda a progresar y abrir un camino auténtico de solidaridad y cooperación con los demás.

El autoconocimiento y la prevención como bases para una vida más feliz

Javier nos ha explicado con minuciosidad cómo en la vida actual solemos negar muchas facetas de la existencia y de nosotros mismos que nos fuerzan a acumular traumas o elementos negativos. Mediante la psicoterapia podemos manejarlos mejor y eliminar sus efectos perjudiciales. Además, en Consulta de Psicoterapia se proporcionan elementos útiles para la gestión de grupos y organizaciones, incluyendo la prevención de riesgos y situaciones potencialmente dañinas. Tanto el autoconocimiento individual como la gestión adecuada de las dinámicas de los grupos en los que participamos, nos ayudan a mejorar nuestra vida y encauzarla en unos parámetros más saludables y felices.

Comparte el artículo:
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin
Publicado el 3 octubre 2019 por Marta Sánchez
Últimos Artículos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo funciona ProntoPro

Haz una solicitud
1

Haz una solicitud

Dinos que te hace falta en pocos clics
Compara los presupuestos
2

Compara los presupuestos

En poco tiempo recibirás 5 presupuestos personalizados.
Elige al profesional
3

Elige al profesional

Elige al profesional más adecuado para ti después de haber comparado las ofertas y consultado los perfiles.