Libérate de las dietas con la mejor asesoría nutricional

Publicado el 25 mayo 2020 por Marta Sánchez
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin

Consuelo Fraile, nutricionista en la provincia de Madrid, nació en un pueblecito alemán, pero sus padres enseguida se mudaron con ella para que creciera en otro pueblecito de la sierra de Madrid. Se siente afortunada de poder vivir en este entorno, rodeada de naturaleza y tranquilidad. La nutrición llegó a su vida casi por casualidad para convertirse en su pasión. Cursó los estudios de Técnico superior en Dietética y Nutrición y después la Diplomatura en Nutrición Humana y Dietética.

A la primera formación, llegó casi por casualidad y por curiosidad; a la diplomatura ya llegó con ganas de saber más, con la sensación de desconocimiento absoluto y con la ilusión y las ganas de aprender. Este afán por aprender perdura a día de hoy y Consuelo considera que es una de las mejores motivaciones que todos podemos tener, puesto que, en su caso, cada nueva formación en la que se inscribe le produce una emoción que hace que se mantenga en ella esa ilusión que se tiene cuando se descubre algo por primera vez y que hace que esa sensación le impulse a seguir avanzando.

Consuelo cree con firmeza que la alimentación es un factor tan determinante en nuestra salud que debemos de trabajar por mejorarla y ser promotores de un cambio en la sociedad que haga tomar mayor conciencia sobre cómo nos alimentamos. Comenzó a trabajar en consulta privada hace ya casi 9 años. Colabora con distintos centros y, por lo tanto, su consulta se mueve por varias ubicaciones, todas ellas en la sierra o cerca de la sierra de Madrid.

Trabaja en solitario, pero es consciente de la importancia del trabajo interdisciplinar, por lo que siempre tiene presente la posibilidad de derivar a los pacientes hacia otros profesionales cuando sus circunstancias lo requieren. Consuelo cree que es fundamental contar con la colaboración del área de psicología y de ejercicio físico y que muchos de los casos requieren un enfoque que ha de contar con estas disciplinas.

Explica que la alimentación es importante, pero que debemos ser muy conscientes acerca de que los comportamientos alimentarios muchas veces van más allá de la mera voluntad y se adentran en áreas que un nutricionista no puede trabajar, y que una buena alimentación sin una adecuada actividad física o sin el abordaje del área de psicología, se queda coja cuando lo que se busca es mejorar la salud de las personas, modificar y mejorar sus hábitos y que este sea un cambio perdurable.

Nada más terminar la carrera se especializó en sobrepeso y obesidad. Después ha seguido formándose en coaching nutricional, entrevista motivacional y le encanta trabajar desde la perspectiva de la educación alimentaria, lejos de prescripciones que no involucren a la persona que las ha de llevar a cabo. Cada vez está más convencida de que, en un área como la alimentación, es adecuado alejarse de las pautas cerradas y hacer más partícipe en el proceso de elección de dichas pautas a la persona que las va a llevar a cabo, partiendo de unos conocimientos, por supuesto.

Asimismo, Consuelo cree que es necesario buscar los motivos que le impulsan al cliente a tomar las acciones para así conseguir mayor adherencia en el tratamiento y que esto no se convierta en un tratamiento más para la pérdida de peso (lo que se ha convenido en llamar “dieta”). Cree que la labor de los nutricionistas, además de la educación alimentaria, está en conseguir que cada vez haya menos personas convertidas en “dietantes crónicos”, personas que van saltando de una dieta en otra, subiendo y bajando de peso toda su vida.

Explica que hoy en día ya sabemos que las “dietas” (en su acepción de plan nutricional para bajar de peso que se realiza durante una temporada, en la que no se aprende nada y de la que estamos deseando salir para poder volver otra vez a comer como comíamos) están abocadas al fracaso y cree que, de alguna manera, son  perjudiciales por perpetuar patrones que desde un punto de vista de salud, se convierten en un arma de doble filo. Considera Consuelo que los nutricionistas deben ser promotores de un cambio que mejore la sociedad enfocándose en hábitos más saludables en lugar de trabajar y perpetuar el concepto “dieta”, tan malinterpretado y mal enfocado.

Consuelo, ¿qué te motivó a hacer este trabajo?

Tomar conciencia de lo importante que es cuidar nuestra salud desde la alimentación. Querer mejorar la salud de todos nosotros creo que es algo que puede cambiar nuestro futuro a medio y largo plazo. Me parece que es fundamental promover el cambio de hábitos y que todo esto sea un proceso de aprendizaje y también de autoconocimiento y disfrute para la persona.

Conseguir que haya adherencia a esos cambios es imprescindible para que dejen de confundirnos con dietas engañosas y productos que solo consiguen adelgazar los bolsillos de quienes los consumen y empobrecer su salud.

¿Cuál es la ventaja que ofreces a tus clientes como coach nutricional? ¿Cuál es el enfoque de los planes de nutrición que promueves?

 La ventaja de trabajar bajo la perspectiva del coaching nutricional es que las personas empiezan a cambiar el foco y a buscar lo que realmente les motiva a hacer ese cambio, empezar a tomar más consciencia de la importancia que tiene para ellos el objetivo que se proponen alcanzar y reconocerse como los verdaderos protagonistas de ese cambio y sobre todo, que se trabaje en coherencia con la persona, considero que esto hace que el camino sea más fácil y no la lucha en la que acaban convirtiéndose las prescripciones típicas de “yo te digo lo que tienes que hacer y tú lo haces”.

Creo que esto ofrece ventajas sobre otros tratamientos más directivos, en los que el profesional de la salud toma las riendas y dirige a la persona. Este abordaje es mucho más enriquecedor para la persona, pero también para el profesional. No olvidemos que antes que profesionales somos personas y también padecemos frustración cuando queremos ayudar a alguien y vemos que no somos capaces de hacerlo porque la perspectiva es equivocada.

¿Te inclinas por algún tipo de productos en particular a la hora de diseñar los planes de alimentación? ¿Qué herramienta te gusta utilizar para trabajar y por qué?

No utilizo ningún tipo de productos, si te refieres a “ayudas para la pérdida de peso”. Me gusta hablar de alimentos, y fundamentalmente promuevo el consumo de alimentos de origen vegetal, puesto que considero que nuestra sociedad, en general, los ha dejado de lado y nuestro patrón de alimentación se basa en otro tipo de productos.

He podido comprobar que lo que más les cuesta a las personas es entender y comprobar, que una alimentación donde los alimentos de origen vegetal sean los principales protagonistas, puede ser fácil de preparar, rápida, rica y divertida incluso. Por eso me gusta trabajar la parte de cocina, porque considero que cocinar es básico para comer mejor y tener mejor salud. Y todo esto bajo la perspectiva de la gran herramienta que es la educación alimentaria. Me gusta que mis pacientes sepan por qué hacen las cosas, esto es lo que yo les puedo aportar,  ya que el para qué lo hacen es algo suyo.

Y, volviendo al tema cocina: para mí este aspecto es fundamental. Difícilmente podemos alimentarnos bien sin pasar por la cocina. Por este motivo me encanta impartir talleres de cocina en los que los participantes, a la vez que cocinamos, aprendan sobre alimentación y comprueben de primera mano cómo se puede conseguir un plato delicioso sin ser un cocinero experimentado, además de hacerlo de forma rápida y sencilla.

¿Cuál creéis es la clave del éxito de un programa de alimentación saludable? ¿Cómo se determina el plan de alimentación del modo más adecuado para una persona?

La clave del éxito es la adherencia al plan de alimentación, pero no entiendo este plan de alimentación como algo rígido. Considero que para tener éxito y crear esa adherencia hay que introducir la flexibilidad y la consciencia a la hora de comer.

No pasa nada por comer algo no saludable, si al paciente le va a aportar beneficios de otro tipo, que no sea nutricional; si con esto conseguimos que no tenga una sensación de pérdida y de restricción y con ello empezamos a darnos cuenta de que cualquier catalogación de un alimento como prohibido, seguramente tendrá como consecuencia la pérdida de control y la desconexión.

Considero que para determinar el plan de alimentación más adecuado a la persona, tenemos que tener en cuenta sus antecedentes: de dónde viene, si ha hecho multitud de dietas a lo largo de su vida; qué le rodea: su entorno, horarios, trabajo, familia, tiempo de ocio y descanso; sus gustos y aversiones alimentarias, sus conocimientos culinarios, la práctica de ejercicio y, sobre todo: dónde va, cuál es su objetivo y sus motivaciones, qué quiere y necesita.

¿Cuáles son los problemas que ayudas a sobrellevar en tus consultas nutricionales? ¿Cómo se puede solicitar una cita?

Los problemas que ayudamos a solucionar son, sobre todo, la pérdida de peso de forma progresiva, el cambio de hábitos, proporcionamos herramientas que facilitan el cambio y los problemas que suele ocasionar la falta de tiempo para organizar mejor la alimentación, y promoviendo ideas de cocina para disfrutar de lo que se come.

En los próximos meses tendré también a disposición de los usuarios del servicio de nutrición un servicio de salud digestiva, área en la que estoy especializándome actualmente.

Pueden ponerse en contacto conmigo a través del formulario de mi web en el que encontrarán también las ubicaciones de la consulta para que elijan cuál de ellas les queda más cerca de su domicilio o trabajo: https://www.cfnutricion.es/contacto/

También tengo disponible consulta en modalidad online, mucho más cómoda y práctica y de hecho, más recomendable en los tiempos que estamos viviendo.

Conocimiento científico para construir hábitos alimenticios correctos

Consuelo Fraile quiere ofrecer a sus clientes y pacientes algo que va más allá de un tratamiento ocasional y transitorio, por exitoso que este resulte a priori, puesto que no va a ser beneficioso para la salud ni mantenido a largo plazo. Consuelo apuesta por imprimir en sus clientes los conocimientos adecuados para que entiendan la influencia real de la alimentación en nuestras vidas y en nuestra salud, ofreciéndoles así una llave de acceso al saber nutricional que ella ha ido acumulando en toda una vida profesional de estudio, trabajo, formación y especialización.

Comparte el artículo:
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin
Publicado el 25 mayo 2020 por Marta Sánchez
Publicado en: Salud y Bienestar
Últimos Artículos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo funciona ProntoPro

Haz una solicitud
1

Haz una solicitud

Dinos que te hace falta en pocos clics
Compara los presupuestos
2

Compara los presupuestos

En poco tiempo recibirás 5 presupuestos personalizados.
Elige al profesional
3

Elige al profesional

Elige al profesional más adecuado para ti después de haber comparado las ofertas y consultado los perfiles.