Montaje y edición audiovisual para comunicar con más eficacia

Publicado el 10 marzo 2020 por Marta Sánchez
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin

Óscar Chuecos, montador y realizador audiovisual en Barcelona, nació en Manresa (Barcelona) en 1979. Desde que era muy pequeño le gustaba el cine y el mundo audiovisual en general y en un momento concreto de su vida decidió que iba a convertir esa pasión en una profesión. Empezó montando los ejercicios de sus compañeros de clase en la universidad, porque era quien tenía el ordenador más potente del grupo y al que le gustaba más esa parte del proceso.

Después estuvo montando reportaje social, pequeños vídeos promocionales, y en la actualidad se dedica sobre todo a hacer vídeos para empresas, instituciones, organizaciones, etc. Le gusta y se le da bien encontrar el punto de contenido interesante  más allá de la promoción de un producto o servicio, y valora el trabajar para diferentes ámbitos empresariales e institucionales, porque le permite ver cosas nuevas y conocer todo tipo de gente cada día. Óscar es autónomo, no tiene una empresa propiamente dicha, pero la naturaleza de su trabajo exige trabajar en equipo siempre. Cuando edita, que es lo que más hace, recibe el trabajo de otros; y cuando realiza o colabora en rodajes, es un trabajo inevitablemente colaborativo.

Además, ha desarrollado una carrera paralela complementaria como formador en su área, dando cursos de edición, lenguaje, motion graphics, etc., en todo tipo de instituciones (centros públicos de inserción laboral, institutos de Formación Profesional, Universidades…). Su especialidad es, sobre todo, la de montador, aunque también realiza ocasionalmente, y se divierte mucho haciendo animaciones de Motion Graphics como complemento a los vídeos, o como piezas propias.

¿Desde cuándo te has apasionado por el mundo de la animación, el diseño de sonido y la edición? ¿Qué trabajos te han dado especiales satisfacciones?

Yo quería, supongo que como todos, ser director. Pero en la facultad dio la casualidad de que yo tenía un ordenador muy bien preparado para editar, y me ofrecía para hacer esa tarea a mis compañeros. Así aprendí muchas cosas: adquirí soltura con el proceso, aprendí muchos conceptos técnicos, y también entrené la habilidad de trabajar para dar resultados a otras personas, poniéndome a su disposición, lo cual me ha servido mucho en mi carrera profesional.

Desde muy pequeño me fascinaban las películas, los dibujos animados, las series… Pronto me aficioné a ver los reportajes de cómo se hacía todo eso. Viví la época de la explosión de los DVDs cargados de extras con ese tipo de contenido, y me enganché ahí. Luego, al estudiar y conocer a más gente interesada, me di cuenta de que me gustaba explicar cosas en formato audiovisual, y me interesé por el documental, el reportaje, el mundo periodístico… 

Con la animación el interés me vino más tarde, cuando descubrí el programa After Effects, que llegó a ser como un videojuego para mí: de vez en cuando lo abría sólo para trastear, a ver qué podía hacer…

Siempre disfruto mucho con casi todo lo que hago, porque creo que es una de las claves de ser un buen profesional, y en especial de un buen montador: implicarte con el material, entender para qué se está haciendo, comprender por qué es importante para quien lo hace o para quien lo va a ver. De esa manera puedes juzgar y trabajar el producto no cómo creador, sino como el futuro espectador, y al verlo acabado sientes que es para ti.

¿Qué recursos técnicos empleas para realizar tus trabajos de edición y posproducción? ¿Qué es lo que jamás debe faltar en este tipo de trabajos?

Yo uso cualquier programa de edición profesional que haya en el mercado. Me formé con Avid, pero en la facultad usaba Premiere, y actualmente mi elección es Final Cut Pro, pero soy “agnóstico” respecto al software: si los conoces bien todos, puedes elegir el mejor para cada trabajo, eso te da versatilidad y te hace muy competitivo. A mis alumnos siempre les digo que no se enamoren de la máquina, que la usen como una herramienta, que los profesionales son ellos.

Sin embargo, hay un software que, en mi opinión, es imprescindible saber tocar en casi todos los niveles y sectores de mi profesión, que es Adobe After Effects. Casi siempre tienes que acabar haciendo algo en él, y recomiendo conocerlo siempre.

¿Qué solicitas a cada cliente antes de realizar un trabajo de edición? ¿Qué requisitos debe cumplir para comenzar el trabajo?

Conceptualmente solicito saber cuál es la idea clave y quiénes son los espectadores objetivo del vídeo; eso lo define casi todo: el tono, la duración, el contenido que cabe o se queda fuera, el estilo…

Técnicamente: cuál es la duración, cuál va ser el canal de difusión. Eso te ayuda a pulir el formato, escoger incluso el software.

Logísticamente: cuáles son los plazos, y las posibles versiones de prueba y control. A veces te dan una fecha de lanzamiento, pero una semana antes tiene que estar el contenido aprobado para poder hacer pequeños teasers, enseñarlo a responsables, etc., y eso, si no se prevé, puede llevar al desastre.

Económicamente: siempre pregunto qué presupuesto tiene, aunque sea una horquilla. Es raro el cliente que te responde a esta pregunta, pero me gustaría hacerles entender que partiendo de la respuesta, todo puede quedar mucho más claro desde el principio. 

Deberíamos acostumbrarnos a hablar de dinero sin miedo; somos profesionales y todos trabajamos por dinero, lo cual no quiere decir que sólo lo hagamos por eso. Pero ayuda a definir tiempos, recursos, posibilidades… y a no perder y hacer perder el tiempo.

¿Cada producto entregado tiene unas especificaciones precisas? ¿Qué exactamente es lo que recibe el cliente?

En mi caso suele ser un máster para archivo y una versión de compresión de alta calidad para difusión en YouTube o Vimeo. Muchas veces hago versiones cortas o adaptadas para redes tipo Facebook, Instagram, etc. Y otras veces hago versiones para ser proyectadas en eventos, como congresos, conferencias, etc. Rara vez entrego nada físico, en mi sector casi todo es digital.

El poder de la imagen para colocar tu mensaje

Vivimos en una sociedad cada vez más audiovisual y cuanto más jóvenes son los clientes potenciales, mayor importancia tiene la comunicación mediante la imagen y el sonido. Por eso, el montaje y la edición audiovisual son servicios cada vez más demandados y con cada vez mayor relevancia empresarial. Los formatos de vídeos abarcan prácticamente todas las vías de comunicación mediante la imagen, por lo que Óscar Chuecos se ha especializado en gran diversidad de formatos, editando siempre de la mejor manera para que su cliente logre comunicar del modo más eficaz.

Comparte el artículo:
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin
Publicado el 10 marzo 2020 por Marta Sánchez
Últimos Artículos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo funciona ProntoPro

Haz una solicitud
1

Haz una solicitud

Dinos que te hace falta en pocos clics
Compara los presupuestos
2

Compara los presupuestos

En poco tiempo recibirás 5 presupuestos personalizados.
Elige al profesional
3

Elige al profesional

Elige al profesional más adecuado para ti después de haber comparado las ofertas y consultado los perfiles.