Pedazos de historia recuperados del olvido

Publicado el 20 agosto 2019 por Marta Sánchez
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin

Montserrat Aja Viadero nació en Santander hace 53 años y siempre tuvo pasión por lo relacionado con el arte y el patrimonio en general. Por eso, desde joven encaminó sus pasos hacia este sector, lo que le llevó a estudiar la carrera de Bellas Artes con especialidad de Restauración y Conservación de Obras de Arte en la Universidad del País Vasco.

 

Desde que finalizó su carrera se ha dedicado a la restauración. Entre 1992 y 2002, Montserrat trabajó en Santander en un taller de restauración (Tratteggio) creado por un grupo de restauradoras. Este fue el antecedente de su empresa actual, Anobium Restauración, fundada en el año 2002 cuando Montserrat comenzó a residir en Oviedo.

 

Desde el primer momento, Montserrat Aja ha querido que su empresa pudiese hacer un seguimiento de cada proceso implicado en las labores de restauración y conservación. Por ese motivo, prefería que su empresa fuera pequeña y así la ha estructurado. Hoy en día está formada por dos personas, un empleado y ella misma. El objetivo primordial, también relacionado con el tamaño de la empresa, es poder ofrecer el mejor servicio a sus clientes, incluyendo un trato directo y cercano con estos.

¿Cuáles son las normas de trabajo que seguís diariamente en ANOBIUM?

 

Nuestra norma clave es el máximo respeto a la obra que tenemos delante. Conservar y restaurar cada pieza para que perdure en el tiempo pero sin eliminar la huella que éste, inevitablemente, va dejando. Cada mueble, cuadro, imagen que restauramos es único y especial para el cliente que nos la cede para su restauración. Y como tal la tratamos.

 

¿Con qué herramientas preferís trabajar? ¿Habéis elegido estas herramientas por su marca y, en caso afirmativo, por qué os gusta esta marca? ¿Cuáles son los requisitos que deben cumplir las herramientas de trabajo que realizáis?

 

Nuestro trabajo es sobre todo manual, usamos muy muy poca maquinaria. Las herramientas que empleamos son muy variadas, ya que usamos desde herramientas de carpintero, algo que es bastante evidente, hasta otras de médico, pero también de escayolista, pintor, tapicero… Cada herramienta la elegimos en función de la restauración que tengamos que hacer. En primer lugar elegimos la herramienta y después la marca. Es decir, la herramienta la elegimos porque responde a nuestras necesidades y si funciona y nos da el resultado deseado, entonces repetimos con esa marca.

¿Cuál es la diferencia entre conservar y restaurar un mueble? ¿El proceso de trabajo es el mismo?

 

Conservar es básicamente eliminar las causas de deterioro del mueble, sin grandes intervenciones. Por ejemplo un tratamiento antixilófagos o una limpieza superficial. En los procesos de restauración ya se hacen intervenciones más profundas, como pueden ser sustituciones de piezas, colocación de injertos, eliminación de repintes o barnices modernos que no se corresponden con la edad del mueble etc.

 

En general, tanto en muebles como en cuadros o tallas, el proceso de trabajo consiste en primero conservar para frenar el deterioro que puedan estar sufriendo los objetos y después restaurar para recuperar la funcionalidad e integridad de las obras.

¿Por qué creéis que es importante conservar el patrimonio cultural? ¿Cuál creéis que es la mejor manera de hacerlo?

 

Conservar el patrimonio es fundamental: el patrimonio es nuestra historia. Somos fruto de la historia de nuestros antepasados; su historia y su patrimonio es el legado que ellos nos dejaron y nuestra obligación es conservarlo para que también sea el legado que dejemos a nuestros descendientes.

 

¿La mejor manera de hacerlo? Pues habría que empezar por que seamos capaces de entender e interiorizar que el patrimonio, como acabo de decir, es nuestra historia, de todos y cada uno de nosotros. Debemos empezar por lo pequeñito, la base: conservar nuestro entorno más cercano, nuestro pequeño patrimonio familiar, que es muy importante y después continuar hacia arriba: que todas las instituciones realmente sean sensibles a esa necesidad de conservar el patrimonio y que lleven a cabo esta labor.

Recuperando el pasado para dejar un legado al futuro

 

Montserrat nos ha descrito con pasión los motivos por los que cuidar, conservar y restaurar el patrimonio. . La memoria no subyace solo en nuestros recuerdos, sino en la herencia material que recibimos de tiempos pretéritos. Esos objetos ―artísticos o no― que nos llegan a través de los tiempos nos hablan de usos y costumbres que han contribuido a definir nuestra identidad y nuestra realidad. Su conservación y restauración supone recuperar el pasado y estar en disposición de enriquecer el legado de las futuras generaciones.

 

Para más información: anobiumrestauracion.com

Comparte el artículo:
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin
Publicado el 20 agosto 2019 por Marta Sánchez
Publicado en: Hogar
Últimos Artículos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo funciona ProntoPro

Haz una solicitud
1

Haz una solicitud

Dinos que te hace falta en pocos clics
Compara los presupuestos
2

Compara los presupuestos

En poco tiempo recibirás 5 presupuestos personalizados.
Elige al profesional
3

Elige al profesional

Elige al profesional más adecuado para ti después de haber comparado las ofertas y consultado los perfiles.