Sinceridad absoluta en la relación abogado – cliente

Publicado el 19 noviembre 2019 por Marta Sánchez
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin

José Ramón Felipe Condés nació hace 44 años en Madrid y considera que la abogacía es una profesión apasionante. Para José Ramón, este trabajo es uno que te obliga a aprender cosas nuevas cada día, con cada nuevo caso. Aunque afirma que nadie le dijo lo que suponía ser abogado, ahora que lo sabe de primera mano, no lo cambiaría por nada.

Su proyecto profesional se trata de un despacho de abogados en Madrid que nació en el año 2006 a base de esfuerzo, trabajo y constancia permanente cada día. Explica José Ramón que los inicios del despacho no fueron nada fáciles, pero sabe que ese es el sino de cualquier empresa que un emprendedor quiere levantar de la nada. 

En el despacho trabaja un equipo bien coordinado de abogados y procuradores que llevan mucho tiempo juntos. Su especialidad es el derecho Civil y Penal. En especial los casos de divorcios y separaciones, pensiones de alimentos, custodias compartidas, desahucios, herencias, contratos, violencia de género, alcoholemias, lesiones, daños…

¿Cómo hacéis en Abogado Alcalá de Henares para manteneros actualizados con las modificaciones legislativas y normativas que corresponde a vuestra área?

La labor del letrado es un contínuo reciclaje, hay miles de normas y cada poco cambian. Nuestra biblioteca no para de crecer. No obstante gracias a la tecnología lo tenemos todo informatizado: legislación, jurisprudencia, formularios, todo ello en una gran base de datos.

¿Qué parte de vuestro equipo de trabajo es esencial? ¿Hay algún elemento que nunca debería faltar?

Lo importante debe ser el conocimiento y la experiencia. Sin esos dos ingredientes en la mesa, el plato estará incompleto.

Otro punto fundamental es saber escuchar al cliente y exponerle las soluciones de manera clara y con un lenguaje bien sencillo, lejos de tecnicismos legales. Todo el mundo debe salir del despacho habiendo comprendido perfectamente el mensaje del abogado.

¿Cómo creéis que un buen abogado debe resolver un problema legal? ¿Cuál es la manera correcta de proceder en cada caso, de acuerdo a vuestra experiencia?

No todos los problemas legales tienen una solución satisfactoria para el cliente. Por ejemplo, si nuestro cliente es acusado de un delito de lesiones y hay 3 testigos que le han visto “pegar” a un tercero, el objetivo es minimizar los daños de la sentencia. También ocurre con las alcoholemias por ejemplo.

El buen abogado tiene que razonar los hechos de manera objetiva y ofrecer las mejores alternativas para el cliente. Esas alternativas pasan por informarle del coste y de las consecuencias jurídicas que le pueden acarrear como., por ejemplo, la condena en costas.

Al cliente hay que decirle la verdad. Es la mejor manera de ganarse su confianza.

La confianza es fundamental en la relación abogado-cliente, ¿cómo afianzáis esa confianza con vuestro clientes? ¿Cómo es la relación que os gusta tener con cada cliente?

En muchas ocasiones, el cliente viene con una idea clara, con unos argumentos tajantes de los que no se quiere desprender y solo espera que nosotros le demos la razón y escuchemos lo que quiere oír.

Sería fácil para nosotros seguirle la corriente, pues tendríamos garantizado llevarle el proceso al estar alineado con sus “tesis”. Bien, eso no pasa con nosotros; no le regalamos los oídos a ningún cliente. Si tiene razón en lo que dice, no tenemos inconveniente en decírselo, pero si creemos que está equivocado, también se lo decimos, aún a riesgo de perder el cliente.

Es mucho peor llevarle la corriente y que el juzgado te dé un “baño de realidad”. Si no hay posibilidades de ganar un juicio, el cliente lo sabrá de antemano, aunque no le guste oírlo.

Honestidad como base de la confianza

En Abogado Alcalá de Henares, tanto José Ramón Felipe Condés como el resto de abogados que forman parte del equipo del despacho, apuestan por basar la relación con sus clientes en una confianza recíproca sólida y bien fundada. La forma en la que la consiguen es siendo honestos con el cliente desde el principio, explicándole los riesgos del proceso, los límites del mismo y las opciones más posibles. El cliente podrá asumir sus posibilidades desde el principio del proceso y, de este modo, prepararse mejor para lo que pueda obtener, sobre todo en el caso de que la defensa legal solo pueda aspirar a reducir las consecuencias negativas del proceso legal.

Comparte el artículo:
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin
Publicado el 19 noviembre 2019 por Marta Sánchez
Últimos Artículos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo funciona ProntoPro

Haz una solicitud
1

Haz una solicitud

Dinos que te hace falta en pocos clics
Compara los presupuestos
2

Compara los presupuestos

En poco tiempo recibirás 5 presupuestos personalizados.
Elige al profesional
3

Elige al profesional

Elige al profesional más adecuado para ti después de haber comparado las ofertas y consultado los perfiles.