Terapia Breve Estratégica para avanzar con eficacia y rapidez

Publicado el 16 diciembre 2019 por Marta Sánchez
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin

Joan Vallbona Sallent, psicólogo en Barcelona, nació en la ciudad condal en 1964 y es padre de dos hijos. Su pareja, también psicóloga, comparte con él la inquietud por trabajar por el bienestar emocional de sus pacientes en la medida en que entienden ese bienestar como la clave para la transformación de los problemas humanos. Actualmente, en su despacho, Joan trabaja con el modelo de la Terapia Breve Estratégica (a partir de ahora: TBE). En el año 2005, nada más terminar el Master en TBE, dieron un vuelco a su despacho profesional. La formación, como acostumbra a pasar, fue una verdadera bocanada de aire fresco.

Se acabaron las caras serias, los pacientes eternos, las conversaciones sin horizonte. Poner “Estrategia”, tiene que ver con acordar con el paciente unos objetivos y poner rumbo hacia ellos. Explica Joan que esto supuso una dosis de eficacia; un nuevo sello de entusiasmo para transmitir al paciente la idea de que “podemos caminar juntos”; “conseguiremos éxitos en un tiempo breve“; pues “no hay noche que no acabe en día”. Una vez se consigue la resolución del problema, (habitualmente, en menos de siete sesiones) ofrecen al paciente, la oportunidad de tener una continuidad, ya sin tanta presión, para seguir ahondando en su bienestar emocional con otros modelos; como es el caso de la Terapia Gestalt, el Coaching emocional, la relajación con hipnosis, etc., dependiendo del caso. Así pues, realizan un trabajo en equipo y manteniendo los casos bajo supervisión.

Con el tiempo, los mismos pacientes y los éxitos les han ido marcando el camino para especializarse. Aunque el modelo de la TBE resulta eficiente en la mayoría de las disfunciones más comunes (depresiones, baja autoestima, problemas relacionales y de pareja, ludopatías y adicciones al móvil u otras) se han especializado en los diferentes Trastornos de Ansiedad; que es uno de los trastornos más comunes en las “sociedades inmediatas” y avanzadas: Ansiedad Generalizada; ataques de pánico, Trastornos Obsesivos Compulsivos TOC y Fobias, comportamiento Obsesivo, así como otros trastornos que tienen a la Ansiedad como elemento acompañante. En todos estos casos el índice de éxito en tiempo breve es muy alto.

Joan, ¿qué te motivó a hacer este trabajo?

Esta pregunta me gusta mucho. Habitualmente, quien mejor conoce nuestras habilidades, aquello que sabemos hacer mejor, es quien está cerca de nosotros. Pues bien; va por ahí. De joven, yo era el típico muchacho del grupo de amigos/as a quien todos los/las amigos/gas iban a explicarle sus problemas; la relación con sus padres, con sus incipientes parejas, incluso consigo mismos.

De una manera u otra, acudían a mí, esperando mi consejo, mi punto de vista. Yo les escuchaba, con toda humildad, y les daba mi opinión que normalmente incluía pautas de gestión emocional. Cuando llegó el momento de escoger mis estudios superiores, pienso que nadie hubiera entendido que hubiera optado por otro camino. Pasados ahora más de 30 años o más de todo aquello, pienso que fue buena mi elección; para mí y para los demás. No me veo de otra manera que no sea cerca de las personas y sus conflictos emocionales. 

¿Qué fue lo que os motivó a trabajar con el modelo de intervención psicológica de la Terapia Breve Estratégica?

La TBE supone un cambio de paradigma muy importante. (Giorgio Nardone; Arezzo 1958, Italia). Me explicaré en mi afirmación: en los inicios de la psicología moderna, alrededor de 1879 en Leipzig con W. Vundt, el objetivo de la psicología era lograr el estatus de Ciencia. Así pues, por aquel entonces, imitar los esquemas metodológicos y de razonamiento de la física, la ciencia por antonomasia, nos fue muy bien. El poder predictivo de la rigidez de las relaciones causa-efecto de la física, otorgó a la Psicología la bata blanca. Adoptar el aura fisicalista del positivismo lógico, fue premiado. Hoy, sin embargo, el reto, es otro. 

Desacralizada la Ciencia y bajo el paradigma de la “Complejidad”, el verdadero reto de la Psicología es: “la eficiencia”. La necesidad de ser eficientes, resolver los conflictos en un tiempo breve, nos cautivó. La TBE es breve en el tiempo por que no centramos la estrategia en dar con la causa. 

Siguiendo la física, si buscamos la causa de los trastornos emocionales, normalmente en la infancia o adolescencia de los pacientes, ocuparemos muchas sesiones hablando de lo que recuerda del pasado y de cómo lo recuerda. Si llegamos a alguna conclusión, para ser rigurosos, es cierto que deberemos ponerla en cuarentena puesto que, hoy ya sabemos, que la memoria tiene mucho de reconstrucción creativa.

La TBE se centra desde la primera visita en descubrir “cómo funciona el trastorno”; no en buscar la causa oculta en el pasado, sino en buscar en el presente inmediato del paciente qué comportamiento o creencia sostiene en equilibrio disfuncional la situación. El esquema de nuestro trabajo se centra, por tanto, en la idea de que hay algo en el presente que sostiene el problema. Así pues, en la medida que la investigación inicial es más fiable, tiene también más garantías de éxito. Ese es el nuevo paradigma (Giorgio Nardone) y significa aceptar la multicausalidad de los fenómenos complejos o la retroactividad de los fenómenos.

Qué interesante y siguiendo con ello, ¿cuáles serían las principales diferencias entre este tratamiento psicológico y otros?

El constructo de las “Soluciones Intentadas” (Paul Watzlawick;1921-2007, Palo Alto, California; Giorgio Nardone; Arezzo 1958, Italia) es el verdadero reductor de complejidad y la clave de las primeras maniobras.

Si analizamos cómo se ha construido el problema que trae el paciente, nos damos cuenta de que la insistencia y la falta de operatividad de las soluciones que pone en marcha inicialmente para resolver el problema, se han convertido en el elemento que sostiene el problema; dicho de otro modo: son la causa de que el problema se mantenga pasado el tiempo, más allá de la causa inicial, y de que se perpetúe hasta que no cese esa causa.

La primera maniobra del terapeuta será, por lo tanto, crear una nueva mirada sobre el problema en el que suspender las Soluciones Intentadas sea percibido por el paciente como el único paso posible y viable para superar la situación; deshacer el equilibrio patológico en el que se ha instalado y interpelar para encontrar una nueva manera de responder que suponga un nuevo y más saludable planteamiento.

Se trata, pues, de crear un escenario donde el equilibrio saludable sea la única y nueva opción para el paciente. Bloquear pues las soluciones intentadas provoca una nueva e imaginativa respuesta adaptativa del paciente, su experiencia sobre el problema variará, lo cual genera una nueva percepción del problema y, a su vez, una nueva respuesta.

Así pues, la prescripción inicial que el paciente debe realizar hasta la próxima visita trabaja en ese sentido y supone que el paciente trabaja no solo el día de la visita. Si conseguimos, por ejemplo, bloquear la solución intentada de la “evitación” y “la petición de ayuda” a un paciente con una fobia, provocaremos la necesidad de un nuevo e imaginativo posicionamiento ante el problema que supondrá un nuevo equilibrio funcional y saludable.

Según vuestra experiencia profesional, ¿cuándo y en qué condiciones le recomendaríais a alguien que buscara tratamiento psicológico? O, dicho de otra manera, ¿cuáles son las recomendaciones que daríais a las personas que se enfrentan a situaciones estresantes que, mal gestionadas, pueden derivar a situaciones disfuncionales?

Las recomendaciones, son solo eso: recomendaciones. Quien debe decidir pedir ayuda es la misma persona; si no lo hace, nos enfrentaremos a sus resistencias sin ningún éxito. 

Dicho sea de paso que cada vez las personas se están volviendo más exigentes sobre su bienestar emocional, y eso, bajo mi punto de vista, es importantísimo. Es una activo; sin ninguna duda, una inversión. Nos preocupa la cantidad de vida, la esperanza de vida, y la calidad de ésta, el bienestar emocional. Este cambio ya es imparable.

En cuanto a qué hacer ante según qué situaciones, tengo una muletilla que quisiera compartir: “No hay a priori, buenas ni malas soluciones; sino soluciones que funcionan y soluciones que no”.

Puede parecer de sentido común, que insistir en sermonear a un adolescente sobre algunos aspectos es una buena manera de tratar un problema. Bien, el sermón tiene un componente informativo muy interesante, y no está mal intentarlo; lo que quizás está mal en términos de eficacia, es insistir. (El problema no es tropezar con una piedra sino encariñarse con ella). 

Esa solución intentada sin éxito (el sermón) con la insistencia se transforma y se vuelve cómplice del esquema persistente del problema; y, finalmente, como hemos dicho, se convierte en la causa del problema.

Echarle un cable a un adolescente puede ser una buena solución, pero sacarle siempre las castañas del fuego acaba siendo la causa de su falta de responsabilidad. Busquemos estrategias que obliguen a cambiar; seamos imaginativos más que reproductores. El consejo es, por tanto: trabajemos sobre el problema, no sobre un manual teórico apriorístico de procedimientos buenos y procedimientos malos.

Si nuestro hijo se deja repetidas veces el bocadillo en casa; el primer día estará bien que se lo llevemos al colegio; el tercero lo que estará bien es que meriende un bocadillo de jamón dulce mejor que no la “Nutella” que él prefiere. Esta respuesta puede parecer de mal padre/madre, pero solo lo parece. Lo que nos convierte en buenas madres /padres es aquello que hace a nuestros hijos autónomos; no aquello que nos reconforta estéticamente a nosotros.

Una terapia centrada en la eficacia

Joan Vallbona Sallent, experto en Psicoterapia Breve Estratégica, dio un giro a su práctica profesional cuando conoció y se formó en este tipo de atención al paciente. Mediante ella, se centran en encontrar soluciones que demuestren eficacia probada. Esta terapia les permite abarcar una amplio abanico de problemas psicológicos con herramientas eficientes para hacer que el paciente se enfrente a ellos con determinación y éxito. Además, otra de las ventajas de la TBE es la rapidez con la que el paciente comienza a realizar progresos sustanciales.

Comparte el artículo:
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin
Publicado el 16 diciembre 2019 por Marta Sánchez
TAG:
Últimos Artículos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo funciona ProntoPro

Haz una solicitud
1

Haz una solicitud

Dinos que te hace falta en pocos clics
Compara los presupuestos
2

Compara los presupuestos

En poco tiempo recibirás 5 presupuestos personalizados.
Elige al profesional
3

Elige al profesional

Elige al profesional más adecuado para ti después de haber comparado las ofertas y consultado los perfiles.