Uniendo lenguas y culturas mediante la traducción

Publicado el 8 noviembre 2019 por Marta Sánchez
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin

Georgiana tiene 34 años y nació en Rumanía. Es licenciada en idiomas y lleva 10 años en España. Desde pequeña le gustaron los idiomas. En el instituto siguió el itinerario humanidades, en la universidad también estudió español y francés y al finalizar la carrera se especializó en traducciones. Le apasiona su trabajo y lo lleva a cabo con gusto. 

Desde el año 2007, Georgiana se dedica a las traducciones y trabaja de forma autónoma (GP Traducción Legal es un nombre comercial). La mayoría de los proyectos con los que trabaja tienen al idioma rumano como protagonista, pero también lleva algún proyecto con otra combinación de idiomas, tales como el inglés, francés, ruso o italiano. En estos casos, también trata de atender la solicitud, bien poniendo en contacto directamente al cliente con el traductor de dicho idioma, bien ocupándose personalmente de gestionar el proyecto. 

Su área de especialización son las traducciones juradas del rumano al español y del español al rumano. Aunque traduce documentos de todo tipo, los más habituales son los jurídicos, económicos y académicos. En los últimos años también ha registrado una demanda más amplia de traducciones de marketing, páginas web y tiendas online. 

¿Qué es lo que os motiva en GP Traducción Legal para ofrecer un servicio de traducción legal?

En colaboración con otros compañeros traductores de rumano y de otros idiomas respondemos a la demanda de las personas que necesitan presentar una traducción que tenga carácter oficial, en España conocida como traducción jurada, que tenga plena validez ante los organismos españoles.

¿Qué equipamiento no debe faltarle a cualquier trabajador de GP Traducción Legal? ¿Hay algún equipo o herramienta con que vosotros os guste trabajar especialmente?

En cuanto a equipos o herramientas, podría decir que nuestras traducciones no requieren de mucha tecnología ya que nos basamos sobre todo en el factor humano. Ordenador e impresora con escáner y poco más. No solemos trabajar con programas TAO, aunque eso no significa que los descartemos. Para proyectos grandes, sí que hacemos uso de ellos.

¿Cuáles son las diferencias principales entre las traducciones legales y las traducciones no legales? ¿En algunos casos son complementarias entre sí?

Las traducciones legales son traducciones hechas por traductores debidamente acreditados en el país destinatario, es decir en el que se van a utilizar dichas traducciones. En el caso de España y Rumanía, yo cuento con ambos reconocimientos, tanto con el del Ministerio de Justicia de Rumanía, como con el del Ministerio de Asuntos Exteriores de España.

La traducción no legal es una traducción simple, que se puede entregar en cualquier formato (digital o en papel) y que no requiere de certificación, sello, ni firma del traductor. En cambio, la traducción legal, de carácter oficial, se debe entregar en papel, con firma, sello y certificación del traductor jurado.

¿Cuál es el procedimiento que seguís a la hora de hacer una traducción legal? ¿Cuánto tiempo invertís?

El tiempo que se invierte depende del documento, número de palabras, terminología, calidad del texto y varios otros factores. No es lo mismo traducir un certificado de una página que una sentencia de diez páginas.

En algunos casos también se necesitan trámites adicionales, como reconocimiento de firma, incluso a veces apostilla para que dicha traducción tenga plena validez fuera del territorio español, como es el caso de las traducciones que son utilizadas en los Consulados o directamente en Rumanía. Incluso, en ocasiones, es imprescindible que el traductor sea reconocido también por el ministerio del país de destino.

Traducciones de alta calidad con la mejor garantía

Georgiana, a través de su marca comercial GP Traducción Legal, contribuye al acercamiento entre dos países, España y Rumanía. Asimismo, también trabaja con otros idiomas, ya sea directamente o poniendo en contacto al cliente con el traductor que necesite. Mediante su condición de traductora jurada reconocida tanto en Rumanía como en España, Georgiana permite a empresas y particulares de ambos países la realización de negocios y trámites de toda índole en las dos naciones. De este modo, las lenguas nacionales dejan de ser una barrera infranqueable y las culturas que representan pueden comunicarse mejor entre sí.

Comparte el artículo:
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin
Publicado el 8 noviembre 2019 por Marta Sánchez
Últimos Artículos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo funciona ProntoPro

Haz una solicitud
1

Haz una solicitud

Dinos que te hace falta en pocos clics
Compara los presupuestos
2

Compara los presupuestos

En poco tiempo recibirás 5 presupuestos personalizados.
Elige al profesional
3

Elige al profesional

Elige al profesional más adecuado para ti después de haber comparado las ofertas y consultado los perfiles.