Yoga y masaje tailandés: una combinación ideal para cuidarte

Publicado el 8 octubre 2019 por Marta Sánchez
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin

Alberto Ros López nació en Jaén 1992 pero reside en Granada desde los 14 años. En un momento determinado de su vida que luego resultó ser vital, recibió clases de Yoga durante diez días en un monasterio en el sur de Tailandia. Allí pudo experimentar los grandísimos beneficios que esta práctica ancestral proporciona. Pasados los años, una vez se formó como profesor de Yoga, quiso facilitar que mucha más gente pudiera sentir lo mismo.

Alberto y su pareja tailandesa emprendieron su empresa Sabai Salud. Su pareja se formó en masaje tailandés, mientras que Alberto vivió en Asia durante varios años y ejerció como profesor de Yoga. Finalmente decidieron instalarse en Granada para poder compartir todo lo que habían aprendido y, de este modo, ayudar a la gente realizando lo que mejor saben hacer.

Alberto es el profesor de Yoga en Sabai Salud. Está especializado en las modalidades de Yoga Iyengar y Yoga Hatha. Por su parte, Par, su pareja, está especializada en las dos modalidades de masaje tailandés, (masaje tradicional y masaje para la realeza), así como en masajes de spa occidentales.

¿Qué es lo que más os apasiona en Sabai Salud de practicar y difundir información sobre el masaje tailandés y del yoga? ¿Por qué decidisteis dedicaros a esto para beneficiar el plano físico, mental y emocional de vuestros clientes?

Nos apasiona ver cómo solamente con el conocimiento correcto, y con la única herramienta del cuerpo de uno mismo, se puede mejorar la salud de las personas; es muy gratificante.

Habiendo experimentado nosotros mismos los cambios que tanto el yoga como el masaje tailandés nos produjeron, pensamos que dedicarnos a trabajar en este campo nos haría útiles en la sociedad a la vez que nos permitiría seguir creciendo como personas.

En una época en que el conocimiento está viajando en ambas direcciones oeste –este y este-oeste, nos alegraba poder ser parte de esa conexión.

¿Qué parte de vuestro equipo de trabajo es esencial para impartir clases de yoga? ¿Hay algún elemento que nunca debería faltar para aplicar masajes tailandeses?

En nuestros centro somos dos personas y cada una está especializada en su campo. En este caso, yo, Alberto Ros, soy el encargado de impartir las clases.

Para un masaje tailandés, en el plano físico, solamente utilizando el cuerpo se puede hacer una buena terapia. Sin embargo, es muy importante el plano emocional para la masajista. Pues hace falta mucha empatía para poder dar un buen masaje. Asimismo, la masajista debe tener un trabajo interno importante para poder convertirse en un ser sanador.

Según vuestra experiencia, ¿es necesario prepararse mental y físicamente para introducirse en la práctica del yoga? Además, ¿cuánto tiempo debe invertir un principiante para ver resultados en el bienestar físico y mental?

El yoga es una disciplina muy amplia y de una larga tradición. En nuestra escuela creemos que es la misma práctica del yoga la que poco a poco te proporciona esa preparación. Siempre y cuando el practicante busque esos cambios. El cambio viene a raíz de la práctica; no es necesario prepararse mental y físicamente, aunque si lo haces, por supuesto que te va a ayudar.

Los cambios a través del yoga o del masaje tailandés son inmediatos. Aunque es muy importante la constancia para que esos cambios perduren en el tiempo.

¿Cuáles son los beneficios que proporcionan la combinación del yoga y los masajes tailandeses? ¿Qué recomendaciones les darías a quienes nunca han incursionado en estas prácticas y estilos de vida beneficiosos para el cuerpo y la mente?

El yoga es un trabajo activo y el masaje tailandés es un trabajo pasivo. Ambos parten de una misma filosofía, aunque enfocan el trabajo de manera diferente.

El masaje tailandés puede tratar a personas cuya salud no es la mejor y ayudarles a recuperarse. Igualmente, ponerse en manos de un buen masajista nos ayuda llegar a zonas de nuestro cuerpo que por nosotros mismos serían muy difíciles de alcanzar. Por último, al requerir una actitud pasiva al recibir el masaje, hace que todas nuestras expectaciones y deseos se diluyan, de manera que el trabajo es doblemente beneficioso.

En el yoga, uno toma conciencia directa de sus limitaciones y desarrolla las herramientas físicas y emocionales para poder lidiar con ellas. Tomar parte activa en la curación de uno mismo tiene un doble beneficio: el primero son los resultados del esfuerzo de uno mismo; el segundo consiste en que uno toma conciencia del esfuerzo necesario que hace falta para recuperarse de sus problemas, por lo que aprende a no repetir los mismo errores.

La práctica del yoga junto con el masaje tailandés no solo son complementarias, sino que, es prácticamente necesario unir ambas para sanar  aquellas limitaciones que puedan aparecer en la práctica o aquellos escollos que no sabemos superar. Tanto el cuerpo como la mente son una herramienta de un potencial enorme. Su potencial puede ser destructivo para las personas si no se trabaja; o bien puede ser un objeto liberador. 

Entonces, ¿por qué no aprovechar la oportunidad y usarlos en nuestro beneficio?

Un camino de liberación para el cuerpo y la mente

Alberto nos explica que tanto él como su pareja, quienes nos atienden en su centro Sabai Salud, desean poner al servicio de sus clientes y pacientes todos los conocimientos que tanto bien les han hecho a ellos. En ese sentido, explica Alberto que el Yoga y los masajes tailandeses tienen efectos espléndidos cuando el alumno se implica en aprovechar todas las ventajas de estas actividades. De este modo, la práctica de ambas puede ofrecer un camino de liberación a quien las lleva a cabo, mejorando su salud física y mental.

Comparte el artículo:
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin
Publicado el 8 octubre 2019 por Marta Sánchez
TAG: ,
Últimos Artículos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo funciona ProntoPro

Haz una solicitud
1

Haz una solicitud

Dinos que te hace falta en pocos clics
Compara los presupuestos
2

Compara los presupuestos

En poco tiempo recibirás 5 presupuestos personalizados.
Elige al profesional
3

Elige al profesional

Elige al profesional más adecuado para ti después de haber comparado las ofertas y consultado los perfiles.