La música como herramienta de desarrollo personal y social

Publicado el 24 enero 2020 por Marta Sánchez
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin

El Ateneo Musical de Bembrive (Vigo) nace el 1 de octubre de 1994 a través de la iniciativa de varios vecinos de Bembrive con el objetivo de formar una banda de música en esta parroquia viguesa. Galicia y especialmente Vigo es una zona de muchísima tradición musical y bandística, concretamente Vigo es la ciudad de España con más bandas de música. Los vecinos de Bembrive crearon el Ateneo Musical de Bembrive como punto de formación y encuentro musical donde poder disfrutar tanto las personas de la parroquia como de otros puntos de la ciudad. Cada año aumentan sus alumnos y la influencia y presencia de la música en la vida de las personas, junto con los beneficios que aporta este arte y que quieren seguir inculcando en la sociedad.

Tras la banda de música, se creó la escuela de música del AM de Bembrive en febrero de 1996, asumiendo este reto D. Javier González Lamas. En 1999, el Ateneo Musical de Bembrive se presenta oficialmente tanto en el Centro Cultural Helios de Bembrive como posteriormente en el Auditorio Municipal del Concello de Vigo. A partir de aquí la actividad del Ateneo empieza a ser cada vez más intensa y con el paso de los años va aumentando de forma considerable, lo que les lleva a crear en 2009 la Banda Juvenil AM Bembrive y en 2019 la Banda de Iniciación y la Banda Infantil.

El trabajo que se desarrolla en el Ateneo es posible gracias al esfuerzo colectivo de su Junta directiva, el Director Musical de la banda titular, los 20 profesores de la plantilla docente de la Escuela de Música, de sus músicos, así como el apoyo de las empresas patrocinadoras, colaboradores y, cómo no, de sus socios. Uno de sus fines es la enseñanza de cualquier instrumento que forme parte de la plantilla instrumental de una banda de música como son: Flauta, Oboe, Fagot, Clarinete, Saxofón, Trompeta, Trompa, Bombardino, Trombón, Tuba, Violonchelo, Contrabajo y Percusión. Además de estas especialidades, también imparten clases de canto y piano complementario.

Su principal objetivo es iniciar a los alumnos, independiente de su edad, en el mundo de la música favoreciendo el desarrollo de capacidades como la percepción auditiva, la memoria, las habilidades sociales, la expresividad. Un ejemplo de ello son las clases de música y movimiento que van orientados a niños y niñas desde los 3 años, con aulas llenas de pequeños jugando y aprendiendo música a la vez. Asimismo, reciben a muchos alumnos que buscan clases de apoyo para sus estudios del conservatorio o para preparar pruebas de acceso a estudios oficiales u otras pruebas, así como también a personas que simplemente quieren aprender lenguaje musical  como desarrollo personal o formar parte de otras agrupaciones como bandas de gaitas, corales, etc…

¿Cómo creéis que influye la música en el desarrollo de una persona? ¿Qué os aportó a vosotros el Ateneo Musical de Bembrive?

La música contribuye a un desarrollo integral en las personas que la practican, además de mejorar aspectos socializadores, comunicativos y emocionales. Ya la UE sitúa a la música como un instrumento vital para el desarrollo de las competencias básicas “combinación de destrezas, conocimientos, aptitudes y actitudes y la disposición de aprender, además del saber cómo.

Las competencias representan un paquete multifuncional y transferible de conocimientos, destrezas y actitudes que todos los individuos necesitan para su realización y desarrollo personal, inclusión y empleo, y deberían actuar como la base para un posterior aprendizaje, como parte de un aprendizaje “a lo largo de toda la vida” que toda persona debe conseguir a lo largo de su formación, y precisamente la música es la disciplina que toca todos esos aspectos: comunicación lingüística, razonamiento matemático, competencia digital, aprender a aprender, destrezas sociales y cívicas, sentido de la iniciativa y espíritu emprendedor, conciencia y expresiones culturales.

Cuando tocas un instrumento trabajas la coordinación de los dedos, mejoras la capacidad respiratoria, coordinación entre pies, manos, ojos, respiración, por citar algunas. Estas habilidades son valiosas, y son transferibles a muchas otras áreas de actividad. Hacer música fomenta la creatividad y la imaginación y nos proporciona herramientas para el resto de nuestras vidas, hagamos lo que hagamos.

A destacar de nuestra propia experiencia con alumnado y componentes que han empezado a aprender música a raíz de las indicaciones de pedagogos y psicólogos para tratar temas como la concentración, memoria, problemas de habla y respiración, dificultades para relacionarse con otras personas, problemas en el razonamiento matemático o para mejorar trastornos como el TDA, hiperactividad, y sí, se nota una mejora muy importante en todos estos casos.

¿Qué parte de vuestro equipo de trabajo es esencial? ¿Hay algún elemento que nunca debería faltar?

Lo más importante es conseguir que cada alumno salga de clase con una sonrisa en la cara y queriendo venir el siguiente día, que vea una progresión y mejora tanto con el instrumento como en sus conocimientos musicales. Es básico involucrar a los padres haciéndoles ver la importancia de su trabajo preocupándose por el seguimiento de sus hijos, así como el trabajo psicológico que tendrán que hacer en ciertos momentos con ellos, audiciones o conciertos, por ejemplo.

Tienen que ser conscientes, además, de que la música no es ir al parque a pasar el rato donde se deja el niño y que haga lo que quiera, puesto que el niño va a invertir una parte de su tiempo aprendiendo a hacer algo, en este caso aprender música. Desde el Ateneo, lo que queremos es que ese tiempo sea fructífero tanto para el alumno como para sus padres.

Lo que buscamos es hacer el aprendizaje lo más ameno y flexible posible, pero teniendo en mente la exigencia y la evolución del alumnado, y adaptándonos a cada caso ya que cada alumno aprende a su “tempo” y de una forma distinta.

Enseñáis saxofón entre otros instrumentos musicales, ¿hay algún instrumento que sea más complicado de tocar que otro? ¿Cuál es el instrumento más recomendable para comenzar en la música?

No hay instrumentos más fáciles o más difíciles , aunque entre los niños siempre hay ese “pique” de que “el instrumento que toco yo es más difícil que el tuyo”. Sí hay que tener en cuenta que algunos instrumentos tienen ciertas ventajas respecto a otros a la hora de empezar, ya sea por la forma de hacerlos sonar o por otras características técnicas, hacer sonar un saxofón es por ejemplo más fácil que hacer sonar un oboe, las primeras canciones de piano son más agradecidas de escuchar que las que puede un niño hacer sonar con un violonchelo, etc., pero esto solo ocurre al principio del aprendizaje ya que después cada instrumento tiene sus inconvenientes y ventajas, también depende de las habilidades y facilidades que tenga el alumno.

Lo más importante es que cada uno elija el instrumento que más le guste, que los pruebe y se asegure de su elección, y sobre todo tener en cuenta que aprender un instrumento es una carrera de fondo, no se consigue de un año para otro, hay que tener paciencia y constancia, porque tocar un instrumento a cierto nivel llevará su tiempo y sacrificio pero que al final, y a medida que avanza, se convierte en una experiencia muy gratificante y enriquecedora.

¿Cómo influye la música en las personas que estudian en el Ateneo? ¿Qué futuro veis para vuestros estudiantes?

Dentro del Ateneo, así como en sus agrupaciones, conviven personas de distintas generaciones, edades, alumnos que están empezando, otros con más experiencia o músicos profesionales, es decir un gran abanico de diferentes puntos de vista, opiniones y vivencias, lo que hace que unos aprendan de los otros y sirvan de guía para su futuro, además de convertirse en una gran familia donde se realiza todo tipo de actividades, tanto musicales como de otra índole. 

La música sirve como eje socializador y punto de encuentro y refugio del día a día. Lo anterior se da gracias a la flexibilidad educativa que ofrecemos y que permite que unos alumnos decidan estudiar música solo como una afición, otros como terapia y otros decidan prepararse para hacer estudios reglados en el conservatorio o estudien con una vocación más profesional, por ello estamos muy orgulloso de que aquí salgan músicos y profesionales que nos representan tanto aquí como por fuera de nuestras fronteras.

Agrupación musical para dinamizar la sociedad

El Ateneo Musical de Bembrive fue creado por los vecinos de esta parroquia viguesa con el ánimo de convertir la música y la afición ciudadana por este arte en un elemento de cohesión social. Además, la función del Ateneo facilita el desarrollo de habilidades y destrezas individuales para todos los practicantes a diversos niveles, favoreciendo su desarrollo emocional y personal. Por este motivo, el Ateneo Musical de Bembrive sigue creciendo, organizando nuevos grupos musicales y bandas y acogiendo a más alumnos cada año.

Comparte el artículo:
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin
Publicado el 24 enero 2020 por Marta Sánchez
Publicado en: Tiempo Libre y Aficiones
Últimos Artículos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo funciona ProntoPro

Haz una solicitud
1

Haz una solicitud

Dinos que te hace falta en pocos clics
Compara los presupuestos
2

Compara los presupuestos

En poco tiempo recibirás 5 presupuestos personalizados.
Elige al profesional
3

Elige al profesional

Elige al profesional más adecuado para ti después de haber comparado las ofertas y consultado los perfiles.