Las nuevas tecnologías como apoyo para la enseñanza

Publicado el 5 diciembre 2019 por Marta Sánchez
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin

La madrileña Montse Zurrón Prieto estudió Ciencias Empresariales en la Universidad Complutense de Madrid y desde hace bastantes años es empresaria y ha estado vinculada en diferentes proyectos. En todos ellos ha podido aprender mucho y se ha sentido ilusionada, lo que considera muy importante a la hora de decidir en qué se invierte el tiempo, ya que, siempre se logra ser más productivo trabajando en algo en lo que crees. En este caso, dirige y conduce junto con los socios de Rockbotic un proyecto educativo dirigido a la formación de niños, jóvenes y adultos.

Rockbotic es un proyecto iniciado hace ya casi 7 años, sin ninguna ambición concreta, pero con la ilusión de aportar a los niños, jóvenes y también al sistema educativo, una nueva forma de enseñar y aprender a través de la tecnología. Buscaban que esta sirviera para aprender nuevas competencias y para acercar el conocimiento en diferentes ámbitos y se entendiera como lo que es: un medio para ayudar a las personas en su vida. A día de hoy, cuentan con 7 unidades Rockbotic en toda España e imparten clases en más de 250 centros y a más de 8000 alumnos semanalmente, además de participar en muchos otros programas formativos y actividades en empresas privadas y en la administración pública.

Rockbotic diseña, produce y conduce actividades educativas para niños, jóvenes y adultos en los que las Tecnologías Exponenciales son el vehículo y en los que trabajan el Aprendizaje Cooperativo, el Aprendizaje Basado en Proyectos y el Aprendizaje-Servicio con un claro objetivo: entender cómo las Tecnologías Exponenciales están transformando el mundo y que estas deben servir para cambiarlo a mejor. Estas tecnologías son la robótica, la programación, los videojuegos, la fabricación Digital con impresoras 3D, la realidad virtual, el Video Inmersivo 360º, la realidad aumentada…

¿Qué fue lo que os motivó en Rockbotic a dedicaros a ofrecer formación de profesores y ayudas para introducir nuevas tecnología en las aulas?

Este es un asunto que nosotros hemos considerado siempre fundamental. Si nos dedicamos a formar a niños y jóvenes en nuevas tecnologías, que cada día aprenden más y más rápido y no disponemos de docentes capacitados en estas materias ni de medios en los centros educativos que lo permitan, el modelo se nos queda muy cojo.

Nosotros consideramos que todos tenemos la obligación de aportar en la sociedad lo que podamos para contribuir a una mejora, en este caso en el sistema educativo y nos teníamos que meter de cabeza en esto acompañando a los profes y a los colegios en todo aquello en lo que nos puedan considerar útiles.

¿Qué parte de vuestro equipo de trabajo es esencial? ¿Hay algún elemento que nunca debería faltar? ¿Por qué?

En Rockbotic hay un equipo ya grande de personas que trabajan en las diferentes áreas: metodología, administración, RRHH, coordinadores en los centros educativos, formadores, nuestros delegados… y considero que todos somos esenciales e importantes, porque es verdad que alguien hace nacer la idea en su día, pero que sin el equipo nosotros no hubiéramos llegado donde estamos, tampoco sin nuestros clientes y colaboradores que en estos últimos años nos han empujado y ayudado a mejorar… nosotros siempre decimos que ¡Rockbotic somos todos! 

Y el elemento que nunca nos falta es la ilusión, el cariño y la dedicación porque creo que en el fondo todos pensamos que estamos creando algo que tiene sentido y que aporta valor.

¿En qué consisten los cursos de robótica para niños y jóvenes que ofrecéis? ¿Cuáles son los beneficios de aprender robótica?

Lo cierto es que hoy en día y gracias a la experiencia acumulada, tenemos un programa formativo y de entretenimiento muy amplio porque trabajamos con muchas tecnologías.

Nuestras actividades suelen tener unas temáticas o hilos conductores sobre los que nos interesa trabajar, por ejemplo los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) de Naciones Unidas. Sobre estos trabajamos mucho. O, por ejemplo, este año con todo lo relacionado con la conmemoración del 5º centenario de la muerte de Leonardo da Vinci. Y para profundizar en el mayor conocimiento de esos temas que elegimos, proponemos actividades y retos a resolver con diferentes tecnologías.

Tener conocimientos de robótica y de cualquiera de las tecnologías con las que trabajamos ofrece muchas ventajas para los alumnos. Por ejemplo, estimula la organización de tareas, promueve la experimentación y facilita que el hecho de equivocarse, en vez de ser un problema, forme parte del aprendizaje; también desarrolla habilidades de trabajo en grupo y de oratoria o exposición en público, por lo que es una herramienta muy potente de motivación para el aprendizaje de otras materias curriculares, desarrolla creatividad… y además nos divierte muchísimo.

Según vuestra experiencia en el entretenimiento y educación infantil mediante la robótica, ¿de qué manera se complementan los estudios y los juegos a la hora de enseñar cosas nuevas a los niños?

Nosotros pensamos que son o deberían ser herramientas vehiculares que nos permitan adquirir el conocimiento. Es decir, que no debería ser algo aparte sino que forme parte del aprendizaje.

Trabajar con tecnología es algo muy motivador para los niños y jóvenes y si aprovechamos esa motivación, el aprendizaje de lo que sea será mucho mayor. De hecho, Rockbotic ha participado en estos dos últimos cursos en el proyecto de la Samsung Smart School sobre competencia digital en las aulas y la estadística que se ha obtenido tras el estudio realizado en unos 200 centros educativos es una mejora sustancial en los alumnos en diferentes competencias como son la matemático-científica, el aprender a aprender…

Apostando por el aprendizaje tecnológico para mejorar la educación

En Rockbotic tienen la firme creencia de que todos tenemos que aportar algo para mejorar la sociedad en la medida de nuestras posibilidades. La apuesta de este proyecto empresarial es fomentar el uso de las tecnologías exponenciales en las aulas para que niños y jóvenes desarrollen competencias educativas de alto valor añadido. No se trata solo de que sepan manejar las tecnologías que van a ser parte de sus vidas, sino que, gracias a ellas, desarrollen también destrezas muy valiosas como la organización de tareas, el trabajo en equipo, la motivación, la exposición de ideas y proyectos y muchas otras que tienen un efecto beneficioso en todas las áreas educativas,

Comparte el artículo:
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin
Publicado el 5 diciembre 2019 por Marta Sánchez
Últimos Artículos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo funciona ProntoPro

Haz una solicitud
1

Haz una solicitud

Dinos que te hace falta en pocos clics
Compara los presupuestos
2

Compara los presupuestos

En poco tiempo recibirás 5 presupuestos personalizados.
Elige al profesional
3

Elige al profesional

Elige al profesional más adecuado para ti después de haber comparado las ofertas y consultado los perfiles.