Los beneficios del agua de mar, al descubierto

Publicado el 13 septiembre 2019 por Marta Sánchez
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin

Oriol Arnal nació en 1984 en Barcelona. Hace tiempo empezó a descubrir, tras conocer experiencias de distintas personas, el impacto positivo del agua del mar en la salud. Fue reuniendo información acerca de los beneficios del agua marina en la recuperación de muchas patologías y enfermedades y llegó a la conclusión de que era ilógico vivir en un mundo rodeado de agua marina sin utilizarla mejor. A raíz de ello, él y su equipo empezaron a introducir los minerales del agua de mar en sistemas de riego de cultivos y jardines.

Oriol se ha especializado en la aplicación del agua marina en jardinería y agricultura. En el 2003 se crea la fundación Aqua Maris para aglutinar toda la información posible sobre el uso de agua de mar en terapéutica y promover la creación de dispensarios marinos en Sudamérica, sobre todo en países con elevados índices de desnutrición infantil. El mayor dispensario de este tipo en la actualidad se encuentra en Nicaragua.

Desde el año 2009, Aqua Maris se centró en la investigación y difusión de las propiedades y aplicaciones del agua de mar. En el marco de la investigación los esfuerzos se focalizaron en la utilización de agua de mar para el riego, proyecto en el que se sigue trabajando a día de hoy. Gran parte del trabajo, especialmente el de investigación, se realiza en equipo, colaborando estrechamente con el CRESCA (Centro de Investigación en Seguridad y Control Alimentario) de la UPC.

¿Qué es lo que más os apasiona de investigar y divulgar las propiedades terapéuticas y nutritivas del agua de mar?

Personalmente lo que más me motiva es el feedback recibido al cabo de un tiempo de las personas que me han pedido consejo para tomarla. La mayoría de personas que empiezan a tomarla y buscan información sobre el tema suelen tener algún problema de salud, normalmente arrastrado durante años y no resuelto. Ver cómo vuelven al cabo de 6 meses explicando maravillas respecto a cómo se sienten y de lo contentos que están, para mí no tiene precio. Debo decir que no siempre el resultado es el mismo, y de cada persona aprendes algo nuevo. Llevo más de 15 años en este ámbito terapéutico y cada día aprendo cosas nuevas.

¿Qué parte de vuestro equipo de trabajo es esencial? ¿Hay algún elemento que nunca debería faltar?

Creo que todas las partes son esenciales, ya que una da sentido o fuerza a la otra y se retroalimentan entre sí. Algo importante es no tener miedo a ir contracorriente y por más descabellada que sea una idea, probarla. Gracias a esto hemos logrado regar un jardín con agua de mar o cultivar acelgas saladas entre otras cosas.

¿Cómo funciona el riego con agua de mar y cuáles son sus características?

Se trata de un riego freático. Hasta ahora nosotros creábamos una capa freática artificial por donde hacíamos circular agua de mar, que sube por capilaridad y suministra la humedad y nutrientes necesarios. Actualmente estamos desarrollando nuevos sistemas que permitan reducir los costes de implementación y sean escalables para grandes extensiones de terreno.

¿Cómo podemos saber si el agua que tomamos del mar está contaminada o no?

La única forma de saber seguro que el agua que tomamos está garantizada es comprándola, ya que las empresas que la comercializan se encargan de hacer todos los análisis y tratamientos necesarios. No obstante, para el que la quiera directamente del mar, el consejo es muy simple: buscar una zona lo más limpia posible y extraer agua de una profundidad media (entre la superficie y el fondo). También es importante recordar que tenemos olfato, vista, y gusto… Debemos fiarnos de nuestros sentidos a la hora de ir a buscar o incluso de tomar agua de mar. Si huele mal, si tiene partículas flotantes, si está turbia, etc. Todos estos son indicadores de que algo no está bien, por lo que sería una insensatez proveerse de un agua en este estado.

Para saber si hay patógenos se puede realizar un análisis microbiológico básico, que puede costar alrededor de unos 40-80€. No obstante, analizar otras sustancias como microplásticos o metales pesados en partidas pequeñas de agua no tiene sentido y resulta demasiado costoso.

Los regalos sorpresivos de la naturaleza, desentrañados con las últimas tecnologías

En la fundación Aqua Maris, como nos ha explicado Oriol, no tienen miedo a ir contra la poderosa corriente de las opiniones mayoritarias. De hecho, apuestan por el método empírico de la experimentación, ensayo, prueba y error para fundar sus conclusiones. Esto les ha permitido observar los beneficios de algo tan abundante como el agua marina en agronomía y terapéutica. A día de hoy, la naturaleza aún nos sorprende con regalos inesperados. En la fundación Aqua Maris trabajan para encontrar nuevas soluciones a problemas que nos afectan a todos.

Accede a más detalles sobre Fundación Aqua Maris en su web oficial.

Comparte el artículo:
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin
Publicado el 13 septiembre 2019 por Marta Sánchez
Últimos Artículos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo funciona ProntoPro

Haz una solicitud
1

Haz una solicitud

Dinos que te hace falta en pocos clics
Compara los presupuestos
2

Compara los presupuestos

En poco tiempo recibirás 5 presupuestos personalizados.
Elige al profesional
3

Elige al profesional

Elige al profesional más adecuado para ti después de haber comparado las ofertas y consultado los perfiles.