Una caja de herramientas para gestionar tus emociones

Publicado el 14 noviembre 2019 por Marta Sánchez
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin

David Garrido Díaz es un sevillano de 41 años. Hace 14 años perdió su pie derecho en un accidente de motocicleta y su vida peligró durante un tiempo. Éste hecho cambió su enfoque vital y supuso un antes y un después en su desarrollo como persona a todos los niveles. Buscando ayuda para superar dicho golpe encontró la terapia gestalt, y fue en la formación de dicha terapia y después de muchas horas de sesiones cuando vio claro que éste era el camino para enfocar la vocación de ayuda que siempre había tenido.

David es autónomo y en ocasiones colabora en algunos trabajos coordinándose con equipos, pero su trabajo es fundamentalmente individual. Comenzó a ejercer como terapeuta en 2011 y en 2013 pasó a hacerlo de manera exclusiva. Se inició compaginando esta profesión con otras, pero en 2013, tras un estudio profundo de su actividad profesional, corrigió fallos de constitución y funcionamiento y pudo notar un crecimiento exponencial de clientes que le permitió la exclusividad profesional como terapeuta.

Está especializado en la gestión de las emociones, lo que puede entenderse como Inteligencia Emocional. Este asunto, tan básico e inevitable para el ser humano, se ha intentado sustituir por la razón. Afirma David que hoy en día existe mucha desinformación sobre qué son las emociones, para qué sirven y cómo gestionarlas. David nos explica que, aunque el bienestar que todo ser humano busca se esté intentando lograr desde la comprensión y el entendimiento, el estar en paz y en consonancia con lo que uno siente es mucho más importante y efectivo para conseguir bienestar/felicidad.

David, hoy en día la inteligencia emocional juega un papel importante en el crecimiento personal de cada individuo, ¿cuál es el papel que ocupa en tu vida? ¿Cómo trabajas sobre tu propia inteligencia emocional antes de enseñar a los demás?

La inteligencia emocional juega un papel central en mi vida, aparte de porque la enseño a diario, porque también la aplico en mi día a día. Para mí es mi forma de entender la vida. La forma de trabajar la inteligencia emocional es primero comprender y entender cómo funcionan las emociones. Esto es importante, como he dicho, antes y después practicar. La práctica trata de observar qué sientes en cada momento y permitírtelo.

Esto, al principio, parece muy complicado, pero con el tiempo lo incorporas en tu forma de vivir y de una manera automática vas incluyendo lo que sientes a tus decisiones del día, y aunque sean pequeñas decisiones, tienen un gran valor y potencia, ya que te estás teniendo en cuenta en cada cosa que haces. Esta honestidad proporciona mucha tranquilidad y equilibrio y, sobre todo, no buscar de manera inconsciente en otras personas, experiencias u objetos aquello que crees que te falta. 

Saber gestionar las emociones y gestionarlas cuando aparecen en ti, sean cuales sean, te permite vivir de otra manera, más feliz, más honestamente, con muchas menos cargas.

¿Qué parte de tu equipo de trabajo es esencial? ¿Hay algún elemento que nunca debería faltar?

La principal herramienta de mi profesión soy yo mismo. Mis encuentros con los clientes son todos ellos únicos y distintos porque no trabajo en base a un esquema fijo. Cada persona necesita una cosa y utilizo mucho mi intuición y lo que siento con esa persona, y en función de ello, oriento el trabajo, las propuestas y las recomendaciones. Así que, respondiendo a la pregunta, el elemento que nunca puede faltar es la conexión conmigo mismo, puesto que es mi guía principal.

¿Qué es la ira y cómo se manifiesta? ¿Cómo se puede controlar la ira y el enojo?

La ira es la emoción de la defensa. Las emociones tienen un uso adecuado y original y otro uso menos sano. En el caso de la ira aparece cuando nos sentimos atacados y gracias a ella nos defendemos para que no nos dañen. También podemos utilizar esta ira para poner un límite con fuerza, que a veces es necesario. Éstos serían unos usos lícitos de la ira.

El juego manipulativo sería un mal uso de esta emoción. Es decir me mosqueo para conseguir algo. O bien puede haber otro desorden que consiste en tomarme todo lo que pasa de un modo personal, como si fuera un ataque, si no hay un ataque real existe una dificultad que incomoda mucho a todos y que puede provocar mucha malestar y desasosiego. Nadie es feliz cuando está iracundo. No es normal estar mucho tiempo mosqueado o cabrearte muy a menudo. 

La mejor manera de poder controlar el enojo es tener el vaso de la ira lo más vacío posible. ¿Qué quiero decir con esto? Quiero decir que las emociones hay que expresarlas, siempre. Una emoción no expresada se queda dentro de ti buscando salir y ser expresada. Muchas de ellas, y la ira es una de ellas, se van acumulando hasta que llega un día, un momento que salen. Como la ira suele tener una expresión muy explosiva, si la vamos acumulando llegará un momento que no la podemos controlar y explotamos, a veces en el lugar o con la persona menos apropiada.

Por esto la mejor manera para controlarla es expresarla de manera sana cada vez que aparezca. Para ello tienes que conocer bien cómo y dónde sientes tú la ira y estar atento para procurar su expresión natural. ¿Cómo expresamos la ira de una manera sana? Hay una regla básica e ineludible en este asunto y es que NUNCA nos hacemos daño ni a nosotros, ni a nadie, ni a nada. Sabiendo esto busca la manera que mejor te vaya para permitir que salga. Puede ser gritando, pegando a la cama o a un cojín, o saco de boxeo, insultado cuando estés solo y nadie te escuche, mordiendo algo blando.

Muchas personas me dicen «yo hago deporte». Hacer deporte te cansa y puede parecer que hemos sacado la ira, pero no es así a no ser que en el deporte hagas un ejercicio explosivo, como un sprint cuando corres, siempre en contacto con lo que te ha mosqueado. Esta emoción acumulada puede provocar muchas somatizaciones. Por ejemplo personas que aprietan los dientes por ira acumulada, o que comen de manera impulsiva para de alguna manera poder dar salida y expresarla a través de la mordida.

¿Qué aspectos negativos pueden surgir en la vida de una persona que no puede controlar su ira? ¿Qué dificultades pueden encontrar en su día a día? 

En parte ya he respondido a esto en la pregunta anterior. Vivir en continuo cabreo no permite la felicidad, significa siempre estar en contacto con la insatisfacción, con lo que está mal, y esto es muy negativo y agobiante. Sin duda, esto te puede afectar en todo, primero consigo mismo/a, en todas sus relaciones; laboralmente afecta en todo porque lo dificulta todo, tanto si es en la relación con otra persona o si es consigo mismo porque esa persona se enfada porque las cosas no le salen como quiere. La ira está muy relacionada con la exigencia, y una persona muy exigida puede sufrir agobio, desasosiego, agotamiento y, sobre todo, infelicidad.

Lo interesante de esto es que es un asunto muy trabajable; es decir, una persona que se sienta así, debe saber que le ocurre esto por una mala gestión de las emociones y por un mal enfoque y visión de lo que sucede. Y en absoluto es un aspecto inamovible de su carácter, que aunque puede tener tendencia al cabreo, cuando se entiende y se practica una gestión sana, deja de interferir negativamente en su vida. He visto casos de personas con ira muy fuerte que han cambiado radicalmente. 

La gestión emocional como camino hacia tu bienestar

David Garrido Díaz nos ha explicado cómo la terapia gestalt en la que está especializado y que utiliza consigo mismo nos proporciona una serie de herramientas que nos facilitan la gestión emocional. A través del conocimiento profundo en lo relativo a la utilidad de las emociones y por qué es perjudicial reprimirlas o negarlas, David nos da a conocer las ventajas de saber encauzarlas para evitar que nos perjudiquen e incluso para usarlas en nuestro beneficio. Todo ello supone un camino de aprendizaje que podemos transitar avanzando hacia nuestro deseado bienestar.

Comparte el artículo:
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin
Publicado el 14 noviembre 2019 por Marta Sánchez
Últimos Artículos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo funciona ProntoPro

Haz una solicitud
1

Haz una solicitud

Dinos que te hace falta en pocos clics
Compara los presupuestos
2

Compara los presupuestos

En poco tiempo recibirás 5 presupuestos personalizados.
Elige al profesional
3

Elige al profesional

Elige al profesional más adecuado para ti después de haber comparado las ofertas y consultado los perfiles.